Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

juan fernandezPor: Juan Carlos Fernández Andrade

Entre abril y mayo se definirá el futuro de casi 80 millones de personas, incluidas nuestras familias y amigos. Las elecciones presidenciales en Venezuela y Colombia serán claves en las nuevas relaciones de poder del continente. Qué difícil es aceptar, que quien era el principal aliado de Colombia en materia económica y social, es ahora su principal problema.

Cada vez se hace más evidente que los temas que generan mayor impacto en la opinión pública colombiana están relacionados con el país vecino y por supuesto que están siendo utilizados por los candidatos presidenciales para ganar votos. Por ejemplo, el fallido modelo económico implementado por Chávez y Maduro preocupa a todos los sectores de la sociedad. Y más aún, cuando quienes lideran las encuestas de opinión a la presidencia, han demostrado tener coincidencias ideológicas con la dictadura.

Otro asunto que llama la atención del país, es la ya perdida guerra contra las drogas, de la cual el régimen Maduro es cómplice. La relación de su gobierno con rutas del narcotráfico lideradas por las Farc y el Eln, sigue poniendo en problemas a Colombia ante la comunidad internacional.

Pero el tema que más toma fuerza es el de la llegada de más de 796.000 venezolanos, en el año 2017 según migración Colombia. Sin contar los que llegan por las más de 250 trochas ilegales en 2219 kilómetros de frontera. Sobre todo, es en el departamento de Norte de Santander, donde se percibe la dificultad por la que atraviesan los venezolanos que han huido de la miseria impuesta por el régimen. Santos pasará a la historia como el presidente que reaccionó tarde ante la peor crisis humanitaria de la época en nuestra región.

Absurdo resulta, que hasta ahora se estén buscando recursos ante la comunidad internacional para frenar el impacto económico y social de la migración venezolana. A pesar de que todo el mundo sabía lo que iba a pasar en la frontera, Santos reaccionó tarde y el problema deberá asumirlo quien llegue a la casa de Nariño.

Nunca antes había sido tan importante las decisiones que se tomen en materia de política exterior. El futuro presidente de Colombia deberá poner orden en las zonas fronterizas, pero, sobre todo deberá ejecutar proyectos que dinamicen la economía de éstas. Con grandes inversiones económicas, es hora de saldar esta deuda histórica con las fronteras que no han recibido más que migajas de todos los presidentes.

En suma, quienes gobiernan parecen querer condenarnos a la inestabilidad política y económica. Sin mencionar la inseguridad que provocan los grupos ilegales que siguen de paseo entre el Táchira y Norte de Santander.

El atraso en el debate electoral es evidente. Mientras nuestros países continúan estancados hablando de grupos armados ilegales y dictaduras, el mundo habla de inteligencia artificial, energías renovables, economía circular y ciudades inteligentes. Mientras la Unión Europea impulsa las startups y atraen talento a sus ciudades, en nuestros países peligra la seguridad jurídica y aumentan los impuestos. Es hora de subir el nivel de debate y elegir a quien nos inspire a construir un país moderno, un país en el que podamos vivir mejor.

Twitter: @fernandezjca

(Visited 231 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Venezolano, siga que esta es su casa

    Por: Cristian Torres Rodríguez Es imposible demostrar una cifra certera de cuántos venezolanos residen en Colombia o de cuántos cruzan(...)

  • Opinión

    Entre juicios y mentiras

    Por: Carlos Ossa En estos días se está desarrollando el juicio contra Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe.(...)

  • Opinión

    A propósito de Germán Vargas Lleras y los jóvenes

    Por: Sebastián Zapata Callejas  En medio de la expectativa latente por las elecciones presidenciales que se le avecinan al país(...)

  • Mundo

    ¡Cuidado con lo que dice!

    Por: Cristian Torres Rodríguez “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”, “¡Es la invasión(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar