Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

ana-gardeazabal-finalPor: Ana Gardeazabal

Por estos días de tanto vaivén político y tristemente sorprendida por la cantidad de personas desilusionadas de la política, decidí escribir este artículo. Quiero empezar diciendo que la corrupción no solo hace parte de la esfera política y aunque es muy común en este gremio, esta hace parte, algunas veces, hasta de nuestras vidas cotidianas. La corrupción es como la droga, si no hay consumidores, no hay vendedores.

Para esta época es muy común ver muchachos trabajando gratis con la ilusión de que su candidato político sea electo en algún puesto de influencia y ellos puedan trabajar, esta vez, eso sí, con sueldo remunerado. Lo cual no está mal puesto que su trabajo, en principio gratis, debería tener una recompensa, sin embargo, el asunto cambia cuando estos muchachos son utilizados por los antiguos políticos que “sí saben cómo se mueve la cosa”, y en vez de ser un voluntario de promoción de ideas terminan pagando a la ciudadanía veinte mil, cincuenta mil, etc, por “el votico”.

Es claro que el político que ve la necesidad de comprar el voto de sus electores, no tiene ninguna buena intención de legislar para los más necesitados, o de promover proyectos de tecnología e innovación en el país, ni de fortalecer el crecimiento económico de las regiones, evidentemente tendrá que devolver de alguna manera a sus bolsillos el dinero que invirtió en su campaña. Ya sea por contratos, por negocios o adjudicaciones. Y eso sí ahorrar, durante su periodo como congresista, los doscientos o trescientos millones que le costará su campaña de reelección dentro de cuatro años. Esto es un retrato bien conocido para todos los colombianos, que se ha repetido una y otra vez, específicamente en las elecciones de Senado y Cámara.

Sin embargo, veo sorprendida como el ciudadano se queja todo el tiempo de esta situación, eso no quiere decir que esté a favor de las prácticas corruptas o que quiera que la ciudadanía no muestre su inconformidad ante este escenario tan desalentador. Cuando digo sorprendida es porque creo que no toda la culpa termina siendo de los candidatos a Congresistas. El problema de la corrupción envuelve tanto al ciudadano que recibe dinero como al candidato que compra votos, es decir, si hipotéticamente no hubiera en Colombia alguien que recibiera veinte mil, cincuenta mil o cualquier otro dinero por su voto, a los políticos no les quedaría otra opción que luchar con ideas y no con dinero.

Pero lamentablemente ese no es el caso, ya que la excusa para recibir dinero de políticos corruptos siempre será la misma, “es que Colombia es un país muy pobre”; “es que la gente que recibe el dinero lo necesita”, etc, en ese sentido siempre existirán excusas para el político también. Como sociedad no podemos excusar al ciudadano por el hecho de ser pobre y crucificar al político por el hecho de ser rico, corrupción es corrupción independientemente de donde venga. De manera que el ciudadano que recibe dinero por su voto termina siendo tan corrupto como el candidato, la diferencia es que uno es pobre y el otro es rico.

Pero, ¿cómo erradicar los ciclos de corrupción repetitivos?,

  1. No aceptando ninguna clase de bien material por el voto, el voto es una expresión de la opinión, tan personal que no debería ser comprado por nadie.
  2. Denunciando socialmente a cualquier ciudadano que acepte estas prebendas. Esto no es una fórmula mágica, sin embargo, si cada uno de los ciudadanos tomamos conciencia de que el problema no solo es del político, sino que dentro de la cadena de corrupción también hace parte la ciudadanía, disminuiría el problema.

No esperemos que nuestros políticos dejen de ser corruptos cuando nosotros como ciudadanos promovemos o reproducimos prácticas de corrupción.

Twitter. @anamgardeazabal

 

(Visited 1.400 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Economía

    Entre Escila y Caribdis

    Por: Leonardo Urrea La tensión entre el Estado y el Individuo ha estado presente en las discusiones recientes a nivel(...)

  • Opinión

    Sin ímpetu y con riesgos

      Por: Jorge Iván Cárdenas Hace más de 2 años el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial ya predecían(...)

  • Opinión

    Se 'costeñizó' la política

    Por: Valeria Restrepo “Se ‘costeñizó’ la política”. Vienen a mi muchas ideas al escuchar esta frase, tal vez se refiera(...)

  • Opinión

    Dulce misterio

    Por: Josué Martínez Confieso que por estos días previos a la navidad a uno se le van quitando las ganas(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

3

Un artículo reciente de El Tiempo nos compartía cuánto gana un Youtuber(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar