Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Juan-David-escobarPor: Juan David Escobar Cubides

Los modelos económicos prósperos son plenamente respetuosos de la economía liberal, el libre mercado, la creación de empresas y la propiedad privada. Estos son los baluartes inherentes de toda economía saludable en cualquier Estado desarrollado o en vía de desarrollo, pues no existen otras maneras para crecer positivamente.

La política económica de los países debe madurar de forma ostensible para cumplir con las necesidades que abundan entre los conglomerados. Pero, esto se obtiene únicamente cuando un gobierno determinado incentiva la generación de riqueza a través de la consolidación de un aparato productivo vigoroso para las finanzas del Estado.

El compromiso de los gobiernos radica en promover la libre empresa dentro del marco de la legalidad y la institucionalidad, toda vez que es esta la que genera mayores condiciones de riqueza, empleo y estabilidad en una sociedad determinada. Por tanto, encontramos que las empresas son instituciones que, obligatoriamente debemos proteger dado que sin estas la carencia de bienestar ocasionaría un caos enorme. Un país sin compañías sólidas o apabulladas por consecuencia del excesivo intervencionismo estatal está condenado a la miseria, al hambre y a la pobreza extrema en dimensiones exorbitantes. He ahí el fracaso del sistema socialista latinoamericano que, por fortuna está decayendo como el que más.

Dirigentes como Lula Da Silva, Cristina Fernández de Kirchner, Evo Morales, Los Castro, y Maduro, fueron, han sido y son peligrosamente malignos para sus países. Todos han tenido un común denominador y es el estatismo, desmesurado destructor del desarrollo y de la libre inversión de las compañías sostenibles.

En Brasil la corrupción y la ilegalidad pelecharon abruptamente; en Argentina la devaluación del peso fue vulgar y soterrado; en Bolivia la ignorancia económica de su presidente ha relucido de manera espantosa; en Cuba palabras sobran para exponer el degradante régimen totalitario opresor del patrimonio social de los ciudadanos, y en Venezuela pues ni se diga… el dictador Nicolás Maduro representa ‘la antología de la perversión y la miseria’, convirtiéndose así en un representante del hambre y de la escasez a nivel mundial.    

Es por esto, por lo que nos alegra sobremanera las buenas nuevas. En Brasil recientemente triunfó un candidato, tal vez algo imprudente con algunas de sus afirmaciones, pero sumamente racional en materia económica y fiscal, pues uno de los planes de Jair Bolsonaro será incentivar el emprendimiento, disminuir la carga tributaria y defender la economía de libre mercado dado que considera la misma como un instrumento efectivo de generación de renta, empleo, prosperidad e inclusión social.

En Chile, el empresario Sebastián Piñera se ha trazado importantes retos para acelerar su sistema económico- productivo de cara a la generación de rentabilidad y desarrollo sostenible. En Argentina, Mauricio Macri ha emprendido importantes medidas para sacar a su país del hoyo monetario en el que lo dejó Cristina Fernández.

En Perú, Martín Vizcarra ha llegado al poder  garantizando estabilidad institucional y económica. En Paraguay, el presidente y empresario Mario Abdo Benítez, cuenta con la visión apropiada para invertir y administrar los recursos de su Estado de manera idónea. En Uruguay, el presidente Tabaré Vásquez, ha sido un dirigente que se ha caracterizado por la eficiencia y la probidad en el manejo de los recursos públicos.

Finalmente, en Colombia, el presidente Iván Duque, recién posesionado, llega con buenas intenciones a la hora de materializar un programa de gobierno ambicioso, en el que pretenderá incentivar el emprendimiento, las industrias creativas, la conectividad de las regiones y la libre empresa con un sistema tributario más simple y más efectivo, encaminado a beneficiar el desarrollo empresarial, corrigiendo las inequidades. Claro está, teniendo en cuenta que medidas como la ampliación de la base gravable del IVA a la canasta familiar no deben, si quiera, considerarse toda vez que son nocivas para los menos favorecidos.

No obstante, encontramos un progreso innegable, no solo en Colombia sino también en los países más importantes de Latinoamérica. La transformación de esta región del continente es inminente, pues los electores han comprendido que el socialismo solo trae ruina y pobreza. Y nadie medianamente racional y razonable está dispuesto a soportar dicha condición. ¡En buena hora todo gira hacia la prosperidad!

Twitter: @JuanDaEscobarC

(Visited 1.000 times, 3 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Apuesta por el futuro de la movilidad

    Por: Juan Javier Baena   ¿Sabía que, en el mundo, Bogotá es la ciudad en la que las personas(...)

  • Opinión

    La urgencia es mitigar tres riesgos

    Por: Jorge Iván Cardenas Fuera de la incertidumbre política que vive el país en reconstruir unos criterios de institucionalidad,(...)

  • Economía

    El que nada debe…

    Por: José Jaime Uscátegui En Colombia cerca de 30 millones de personas cuentan con historial crediticio y tienen sus(...)

  • Opinión

    ¡Por fin se va Electricaribe!

    Por: Erasmo Zuleta El pasado 1 de mayo fue un gran día para la Costa Caribe. Después de más(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Más allá de que el final de Game Of Thrones represente la culminación de una era y el fin de una de las series más impresionantes de la cultura pop de la última década, para mí lo que significa es una tusa* de grandes proporciones. Cuando uno empieza una serie, tácitamente se establece una relación y un compromiso con los personajes y la historia en sí misma. Una relación que tiene fecha de vencimiento, pues uno sabe a conciencia que eso se va a acabar tarde o temprano, ya sea porque la serie tiene un número de temporadas establecido o porque un día cualquiera, por lo general en mayo, el canal decidió cancelarla. En el caso de Game Of Thrones, desde el 2017 sabía que eso iba a ocurrir, sabía que se iba a acabar, pero no estaba preparada emocionalmente para que terminará así. Adicional al hecho de que se acabó mi serie favorita, y no se ustedes pero yo me entuso cada que se acaba una serie a la que le había cogido cariño, en esta ocasión mi tusa se ha visto agrandada debido a lo poco satisfactoria que fue la última temporada.   [caption id="attachment_267" align="aligncenter" width="1049"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons[/caption]   Es por eso que, más allá de analizar en este post lo mal escrita que estuvo la temporada; cómo se tiraron el arco narrativo de personajes como Daenerys, Jaime y Jon; cómo desdibujaron otros como Cersei y Brienne; cómo primó la espectacularidad por encima de la historia; cómo las muertes que debían ser épicas fueron insípidas y sin sal;  o cómo desde el domingo 19 de abril, día en que Juego de tronos finalizó, la producción ingresó a las listas de Grandes series con finales desastrosos, lo que quiero compartir aquí es la tusa en la que ando por el final. Así que después de pensarlo por unos días, identifiqué que mi tusa está dada por los siguientes factores:

  1. No entendí qué le hicieron a una de mis series favoritas. No sé que pasaba por la cabeza de David Bnioff y D. B. Weiss, no es claro para mí cuál era la necesidad de acabar 'a lo maldita sea' una de las mejores series de la década, a la que la habíamos dedicado ocho años de nuestras vidas.
  2. Si Jon Snow se iba a convertir en el personaje más inútil de la última temporada, para qué revivirlo y armarle una trama diciéndonos que era el heredero del trono y el fruto del amor entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen si eso no le iba a importar a nadie y no iba a servir para nada.
  3. Esta temporada hizo algo que Game Of Thrones nunca había hecho: poner a los televidentes a suponer, especular y justificar lo que pasaría en el final. GOT siempre nos mostró por qué ocurrían las cosas.
  4. El impacto que tuvo GOT en la cultura popular y la conversación y comunidad que se creó en las redes sociales al rededor de la serie, es algo que muy pocas producciones han logrado. Esto es una de las cosas que más voy a extrañar: la conversación en tiempo real después de cada capítulo en las diferentes plataformas (Twitter, Facebook, etc.).
  5. La emoción que generaba la serie en sus primeras temporadas. En este final todo estaba tan anticipado, que no tuve ninguna emoción o sorpresa en el capítulo final.
[caption id="attachment_268" align="aligncenter" width="700"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94 Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94[/caption]   Frente al capítulo final solo tengo que decir que el momento que más me emocionó fue cuando salió el conteo regresivo en la pantalla del televisor antes de que iniciara el capítulo. Es triste que una serie termine, pero más triste fue la manera como terminó Game Of Thrones. Así que sin más preámbulos llegó la hora de darle play al vídeo y desahogarnos juntos. Gracias por ver y leer. *Tusa: Despecho

———————

Comparte este vídeo con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de clase y trabajo, pareja y en general con todos, todos, todos.

Conversemos en:

YouTube: Tiempo de Series By Cats 

Facebook: Tiempo de Series by Cats

Twitter: @CatsDeChocolart

Instagram: @CatsDeChocolart

2

El caso Huawei, a fondo Por un "ban" o restricción ordenada(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yo no creo que el modelo capitalista sea bueno ni traiga prosperidad, excepto para los pocos. Lo que si es completamente cierto es que eso que el Foro de Sao Paulo llama socialismo del Siglo XXI es inviable, caótico, represor y destructor.

  2. Que artículo tan facilista, falto de profundidad y de rigor. En materia económica no meta a Bolivia en el baile, que tiene mejor desempeño de crecimiento que gobiernos de centro y de derecha, así don Evo sea el adalid de defender los gobiernos nefastos de Nicaragua y Venezuela. Si usted fuera un verdadero democrata, no debería alegrarse por nada del Sr. Bolsonaro y debería darle el crédito al Partido Socialista del Uruguay al cuál pertenece el Sr. Tabaré Vasquez. Tendenciosas son sus omisiones que le quitan seriedad y credibilidad a su insulso artículo.

  3. El clásico NEOLIBERALISMO, CAPITALISMO SALVAJE, el régimen de Gobierno que siempre han aplicado en Colombia, la ‘ley del embudo’ lo ancho para un puñado, un minúsculo grupo de familias, y lo angosto para las mayorías, hoy día, 35 millones de colombianos de a pie

  4. esta ampliamente demostrado que la izquierda es sinónimo de corrupción, violencia, miseria, hambre, ignorancia y pobreza. pero no todos los electores han comprendido que el socialismo solo trae ruina y pobreza. en colombia todavía hay ingenuos, idiotas, estúpidos, estultos, ignorantes y despistados que se creen el discurso de petro, de las farc y del eln y sus secuaces.

  5. armando767874

    Hay 8 millones de colombianos que votaron por petro e insisten en convertir a Colombia en otro paraíso del socialismo del siglo XX1 con todo gratis, con abundancia de comida, educación, salud y libertad tal como sucede en venezuela.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar