Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Laura AmayaPor: Laura Amaya

Durante las últimas semanas, Colombia nos ha tenido con los nervios de punta. En medio de este carrusel de emociones y eventos, nuestro país comienza a personificar de una magistral manera aquellas obras de Molière en donde no se sabe si reír o llorar.

Comencemos con la paradoja de Jesús Santrich y su improbable extradición…

Cuando la implementación de los acuerdos y la estabilidad de su Justicia Especial para la Paz (JEP) no podían estar en su  punto más critico,  el pasado 17 de mayo ocurrió, como en una historieta, la liberación del ex-cabecilla de las Farc en la puerta de la cárcel La Picota, en Bogotá… y pocos minutos después, su recaptura. 

Este acontecimiento se le atribuye, en primera medida, a la controversial decisión tomada por la JEP, al dictaminar la liberación del excombatiente por falta de pruebas, las cuales fueron solicitadas al Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre el posible conexo de este con el delito de narcotráfico, después de la firma de los acuerdos. En segunda medida actuó la Fiscalía, quien emitió la  recaptura de Santrich al señalar que tenía nuevas evidencias en su contra.

El efecto dominó de estas decisiones desencadenó una nueva crisis en la justicia del país, donde las posturas encontradas produjeron la intempestiva renuncia del Fiscal General y la Vicefiscal, argumentado su desacuerdo con el veredicto de la JEP y dejando acéfala a la entidad de la rama judicial. No obstante, el escenario es aún más complejo dado que detrás de este choque se esconden grandes interés políticos y económicos.

Entonces, cabe recordar las fuertes criticas del Gobierno y su bancada en el congreso a la JEP.  Primero, las seis objeciones a la ley estatutaria que hoy reposan en las manos de la Corte Constitucional, quien será la última instancia en dictaminar el futuro proceder de esta jurisdicción. Segundo, la solidaridad que presentó el Presidente Iván Duque ante la renuncia del Fiscal, quien ha protagonizado una serie de escándalos que lo vincularían con el mayor caso de corrupción en Latinoamérica, Odebrecht.

Sobre este punto vale la pena ahondar un poco, ya que este se considera un secreto a voces, su salida como cortina de humo, donde se evidenciaba su falta de prestigio para el cargo y caía, nuevamente, en la vieja costumbre de retirarse, como lo hizo cuando fue Ministro de Interior de Pastrana y Superministro de Santos.

Tercero, y no menos importante, la nueva propuesta del Centro Democrático (CD) de sacar adelante una Asamblea Constituyente, con la finalidad de realizar mayores reformas a los acuerdos de paz y a su marco de justicia transicional.  Es evidente el afán y el esfuerzo político de la ala más radical del partido de Gobierno por reestructurar la justicia colombiana, a pesar de que existen otras vías de diálogo y concertación entre los diversos actores, donde se garanticen las mejoras necesarias para sacar adelante la Paz y que haya tanto reparación integral, como justicia para las víctimas.

Ahora bien,  la cereza del pastel no es la disputa internacional entre la congresista María Fernanda Cabal y el periodista Nicholas Casey; sino lo que su artículo publicado por The New York Times denuncia. Este destapa un escándalo en las Fuerzas Armadas, el cual revive uno de los capítulos más aterradores de nuestra historia, el posible retorno a los falsos positivos en el país.

Sin duda, este artículo prendió las alarmas del Ministro Botero, a quien bien se le conoce por sus vacilantes declaraciones sobre el presunto asesinato del excombatiente de las Farc, Dimar Torres, presuntamente por miembros del Ejército. Contrario al admirable acto del General Villegas al reconocer la falta de sus oficiales y pedir perdón a la comunidad por el homicidio.

Es por tanto, que en sus declaraciones se mostró decepcionado con los altos mandos que pudiesen haber filtrado los métodos de incentivos de la institución y reforzó su argumento con las largas horas dictadas de cursos sobre derechos humanos a la fuerza pública. Pero, los incentivos son la parte más evidente en la ecuación, ya que en otros periodos de Gobierno existía una correlación entre ellos y  el indicador llamado “body count”.

Finalmente, es importante precisar que muchos de los Oficiales y Generales, como el caso de Villegas, se separan de las antiguas prácticas y tienen mayor conciencia sobre la protección de los derechos humanos. Por lo que sumado a ello, se debería hacer una revisión de las medidas impartidas por el Ejército y emitir órdenes claras ya que estos son dos factores claves para evitar lamentables episodios y confusiones de los altos mandos.

Twitter: Lau_amaya28

 

 

 

 

(Visited 427 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Hablemos de economía y empleo

    Por: Jorge Iván Cárdenas Ambientado por las preocupantes cifras de desempleo que entregó el DANE, la cuales llevan 1(...)

  • Opinión

    Galán 20/23

    Por: Sebastián Zapata Callejas Ad portas de realizarse las elecciones locales este 27 de octubre, los ciudadanos están expectantes(...)

  • Opinión

    No al fracking, no a la devaluación, sí al cannabis medicinal

    Por: Juan Duque El cannabis medicinal puede representar más exportaciones que el petróleo y sin dañar al medio ambiente.(...)

  • Opinión

    Maduro y los FARCsantes

    Por: Laura Amaya Meneses Últimamente han ocurrido toda clase de vicisitudes que ponen en jaque al régimen de Nicolás Maduro(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar