Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

963071e9-7402-4dea-88c4-ab118d6b7555Por: José Vicente Villazón G.

Las ciudades de la región Caribe a lo largo de su historia se han estructurado con distintos planes en pro de su desarrollo; sin embargo, la falta de continuidad de algunos de estos proyectos ha mermado el progreso y la transformación de ciertas ciudades. Los planes, incluidas las políticas públicas que se pretenden realizar, conllevan resultados, siempre y cuando sean ejecutados sin suspensión alguna, indistintamente de quien sea el gobernante de turno y su partido político.

Desafortunadamente, en la normativa colombiana actualmente no existe regla o exigencia en la cual se obligue a los mandatarios a culminar los planes y las obras. Solamente la Ley Orgánica del Plan de Desarrollo (L. 152 de 1994) establece en su artículo tercero los principios, entre ellos la continuidad, tendiente a asegurar la real ejecución de los programas y proyectos que se incluyen en los planes de desarrollo, y exige que las autoridades de planeación propendan porque aquellos tengan cabal culminación. No obstante, al ser mero principio, este no tiene carácter obligatorio, por lo tanto su cumplimiento es nulo.

La no continuidad de distintos proyectos y obras en curso tiene como resultado los numerosos elefantes blancos (construcciones inconclusas, cuya lista es extensa), detrimentos patrimoniales y el estancamiento de nuestras ciudades. Impresiona y decepciona ver como se abandonan proyectos de gran magnitud debido a los cambios de gobiernos, quienes en la mayoría de los casos están sesgados por los egos y limitan el crecimiento de nuestros pueblos.

Al contrario, cuando la continuidad es una prioridad de los gobiernos, las ciudades comienzan a mostrar significativos avances. Tal es el ejemplo de Barranquilla, Montería y Medellín, centros poblacionales en donde han prevalecido los proyectos independientemente de quienes hayan sido los precursores de dichas ideas. Los gobernantes deben tener claro que tanto las políticas públicas, como las obras de infraestructura toman tiempo y cuatro años de periodo constitucional no son suficientes. En ese sentido, es indispensable propender por la culminación de políticas públicas y proyectos realizables que estén en curso, incluso cuando se hayan agotado etapas de estudios previos y factibilidad.

Así estaríamos preservando las arcas públicas y evitando detrimentos patrimoniales. Es claro, que la democracia implica elecciones periódicas de nuevos mandatarios que son escogidos según sus propuestas. En consecuencia, llegarán a cumplirle a sus electores. A pesar de ello, deben primar las condiciones del pueblo, verdaderos beneficiarios de las obras y políticas públicas que ya se vienen desarrollando.

Frenar la discontinuidad es dejar atrás el retroceso generado por cambios abruptos, disputas y egos políticos. Continuidad significa progreso y desarrollo. También eficiencia, ahorro y resultados.

@chentevillazon 

(Visited 416 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar