Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 Josué Martínez FPor: Josué Martínez

No puedo recordar con exactitud cuál de los dos era más recurrente, si el sueño o el pensamiento, lo que de verdad importa es que es el recuerdo más triste que tengo en mi memoria, no solo de la infancia, porque me sucedía también en la adolescencia y aún después.

Mi mamá moría. En eso consistía ese maldito sueño, de distintas maneras, por distintas circunstancias, en diferentes escenarios, a veces ni siquiera había un hecho en sí, solo lo sabía, me enteraba, lo sentía. Me despertaba el llanto incontenible, la desolación, el dolor profundo. Me daba rabia, impotencia, me preguntaba por qué la vida podría ser, si llegaba a pasar, tan despiadada, tan malvada; no podía concebir la vida en ninguna de sus formas sin mi madre viva.

Al despertar no acababa el dolor, no llegaba la calma por el hecho de asegurarme de que todo había sucedido en la ficción de un sueño. El malestar continuaba y era porque eso, la muerte de mi madre, sucedería tarde o temprano. No era hoy, pero sí iba a llegar el día y no tendría la fuerza suficiente, no tendría razón alguna, no tendría ganas, no aguantaría el vacío, no tendría la capacidad, no entendería, no continuaría…

En alguna ocasión el sueño fue mucho más vívido, con muchos más detalles. Estábamos en la terraza de un edificio como de unos cuatro pisos, recostados en el borde mirábamos hacia la calle, el ambiente era muy raro, todo lo que ocurría estaba difuminado en una especie de nube y todo se movía como en cámara lenta, de pronto, mi madre se estiró hacia uno de los cables que pasaban cerca del muro de la terraza, el gato había saltado desde dentro y había resbalado en el borde. Ella intentó agarrarlo, resbaló y cayó.

Pánico absoluto sería la definición más acertada de lo que sentí en ese momento. De forma muy nítida vi como una de sus piernas soportaba todo su cuerpo al caer, recuerdo haber entendido y pensado el grave daño que había sufrido. Bajé corriendo por las escaleras, desesperado, aterrado, incrédulo; como en la mayoría de los sueños, no avanzaba a un ritmo normal, cada movimiento se hacía tan lento, por más que me esforzara no avanzaba casi nada, moría por llegar abajo, por atenderla.

Una vez con ella, si algo me quedaba de alma se desvaneció por completo. Estaba medio sentada, inclinada hacia su pierna mal herida, se la tomaba con ambas manos, el aspecto de su cara evidenciaba lo peor. Era la cara del dolor, de la derrota, del final. Daba entender su semblante que sufría horrores y era eso precisamente lo que me hacía hervir la sangre, lo que me hacía despertar llorando a chorros, casi sin poder respirar, lo que me partía el alma en dos y me hacía explotar el corazón de impotencia; cómo un ser tan noble, tan bondadoso, tan tierno, tan indispensable, tan puro, tenía que pasar por ese calvario.

Seguía llorando después de despertarme por largo rato sin poder contenerme. Recuerdo haber comenzado a trabajar en controlarme porque en varias ocasiones alguien de la familia se daba cuenta y me preguntaba qué había pasado y desde luego no era algo fácil de contar, máxime si se trataba de un hermano. Trataba también de controlarme porque no encontraba razones suficientes para lo que soñaba y pensaba, mi madre no había estado enferma de gravedad, no la recuerdo nunca en un hospital o en situación de convalecencia, al contrario, la gente siempre le ha resaltado su aspecto joven y vivaz.

Le atribuyo todo el dolor que sentía por esos sueños diabólicos también a la conexión que siempre existió entre ella y yo. Dicen que las madres sienten por sus hijos pero lo de ella se va al extremo. En mis noches más oscuras, y he tenido varias, ella ha llegado a saber que estoy pasando por un mal momento al punto de llamarme a la mañana siguiente, estando muy lejos de donde estoy y preguntarme: qué pasó anoche hijo…

Por estos días circuló en redes sociales un video infame: un niño llora, grita, lanza patadas al aire, al suelo, a una puerta, se agarra la cabeza incrédulo, desesperado, desesperanzado, impotente. Un grupo de personas asiste a la escena a unos metros de distancia, indolentes, pasivos, tal vez acostumbrados, anestesiados de tanto ver la misma escena, habituados a convivir con la muerte como si fuera un familiar más. La madre del niño yace sin vida en frente de la puerta de su casa, fue asesinada delante de sus hijos.

Me vi en ese niño. Su agudo dolor lo pude sentir, era el mismo que sentía yo al despertar en medio de lágrimas cuando soñaba que mi mamá moría. Vi como en un compatriota se hacía realidad el peor miedo del que me acuerde hasta ahora. Sentí como mía su desolación por ver sin vida a la persona que un ser más puede amar en la tierra. Y la desolación más profunda es que este asesinato de personas inocentes es algo que se practica como un deporte en nuestro país. La rabia y la impotencia es saber que ese no es un hecho aislado. El miedo es que, tal y como las personas que aparecen en el video, al parecer estamos todos acostumbrados a ver esto día a día y muy posiblemente ya nada nos sorprenda.

Mientras tanto el gobierno en cabeza de ese pseudo presidente se pasea por reuniones inútiles, festivales de cine y cuanta vitrina ridícula tiene para dar a conocer unos supuestos buenos resultados de su tal economía naranja que, solo ve él y sus secuaces, porque a ciencia cierta no ha podido dar un solo dato correcto en lo que va de gobierno, al contario, cada vez que sale a dar cifras enviado por su patrón, el del mal, cae y vuelve a caer en error tras error, en información equivocada, en falta de verdad.

Deberían dejar ya de mentir, deberían dejar ya de ir a mostrar la cara de Colombia que les interesa que vean. No pueden esconder la podredumbre, no es posible ocultar la realidad de una sociedad en descomposición. Salen a hablar de lo bien que va el país, pero los gritos desesperados de una sociedad que agoniza lentamente no los deja escuchar.

El eslogan de no sé qué entidad hace un tiempo era: Colombia, el riesgo es que te quieras quedar. Aunque no alcanzo a entender qué clase de persona sintiera algún deseo de quedarse hoy por hoy en nuestro saqueado, corrompido, adoctrinado y maltratado país; lo que sí representaría el momento que vivimos, si se es muy sincero sería: Colombia, el país en el que las peores pesadillas se hacen realidad.

@10SUE10

(Visited 428 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El próximo lunes 26 de agosto me voy de Colombia, pues(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El resentimiento y la alienación que sufre el señor Martinez son muy grandes. En vez de destilar odio hacía un presidente que está tratando de recomponer la herencia maldita que le dejo Santos, debería analizar las causas de ésta violencia en ciertas zonas del país. Zonas que fueron inundadas con coca gracias al pésimo acuerdo que se hizo con las farc. Cuando en el último año del anterior presidente, mataban lideres sociales casi a diario, ningún manipulado como nuestro bloguero decía una palabra sobre estos hechos.
    Revise los números señor Martinez y para su dolor encontrara que las muertes violentas han bajado durante el 2019. Haga un esfuerzo y no se deje manipular por los que utilizan éstas muertes para su beneficio y quienes además apoyan a los principales asesinos como son las disidencias, el eln y las bacrim

  2. Todos somos mortales, cada ser sobre la tierra trae una ruta trazada que tarde o temprano tiene que frenar. Debemos estar agradecidos con Dios, con el cielo que nos cubre y nos regala su belleza el breve andar. No debemos entristecernos, pero sí agradecer por cada instante que logramos pasar aceptando el designio que traemos. Padres, hermanos y amigos, la caridad y aceptación entra desde el fondo del corazón del ser humano. No olvidemos agradecer y aceptar lo que Dios dice. Porqué queremos estancarnos en el tiempo pensando cosas y haciéndonos ilusiones falsas , perdiendo el tiempo criticando a cambio de ir disfrutando las cosas bellas que tiene la vida ? Nada es eterno, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista… cada ser obtiene apoyo en su momento y en su espacio, nada ganamos con apesadumbrarnos si no somos capaz de aportar. La voz de alerta al gobierno no es suficiente, pues no son magos, ni pueden albergar los problemas que el gobierno anterior deja, pero sí se los acomodan para que los solucione como buen mago. Gracias!

  3. j.andres846366

    La parte triste e irremediable de la vida… quisiera que la muerte no existiera es un dolor infinito, una falta irreparable de los seres que amamos en especial los padres, hijos, hermanos. El video del niño me ha causado una inmensa tristeza; ojalá el gobierno o alguna entidad privada les brindara bienestar.

  4. carmen437531

    Tristemente es muy cierto lo que escribes, pareciera que estamos en un país donde ya nada nos conmueve ni siquiera el dolor de ese niño lo peor es, que todos sabemos quien es el patron

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar