Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Palabras movedizas

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El domingo pasado vi los vestigios de un grave accidente de tránsito: dos cuerpos de motociclistas yacían muertos uno a pocos metros del otro. Se sabía de su muerte por las extremidades desgonzadas, por los rostros tullidos, por la crispación de los testigos… Fue una imagen terrible que me quedará un buen tiempo en la memoria porque, aunque viva en un país violento, no es tan común encontrarse de frente con la muerte.  

El accidente recién había ocurrido, por la posición de los muertos y de las motos estropeadas, no era difícil especular sobre cómo fue el golpe mortal: las calles están mojadas, la moto de alto cilindraje va a gran velocidad, pierde el equilibrio y se va encima de la pequeña. Pudo ser, digo. Los cuerpos magullados se chocan contra el pavimento, fracturas múltiples, trauma craneoencefálico, paro cardiorespiratorio.

Tampoco es difícil adivinar lo que pasó después: algún transeúnte se acerca, revisa un cuerpo, luego el otro, hace una llamada al número de emergencia. Llega una mujer corriendo, dice que sabe de primeros auxilios, intenta reanimar al menos muerto, no lo logra, se unta de sangre, saca su celular…

No sé a ciencia cierta cómo fue el accidente, si fue culpa de uno o de otro, si la ambulancia se demoró mucho, como suele ocurrir. Lo cierto es que cuando paso hay muchísimas personas alrededor de los muertos, algunas lloran, otras tejen teorías que nadie ha solicitado, los pocos testigos no se cansan de repetir una y otra vez su versión de los hechos, los chismosos observan consternados, fascinados. Uno de ellos saca su celular y, mientras escucha la historia, se acerca a un cuerpo, al más desfigurado, y le toma fotos en un espeluznante primer plano. Como una reacción en cadena, otros hacen lo mismo. Toman fotos a las muecas de la cara, a los ojos abiertos que ya no miran, a las piernas muertas… los carros que van por el otro carril se detienen, algunos conductores, los más morbosos, se bajan, toman fotos y se van. Otros llaman por teléfono: “sí, un accidente, se mató, ya te envío una foto”.

Todos ellos y todos nosotros somos pequeños Creontes que, con celular en mano, decidimos arbitrariamente hacer de un drama privado un asunto público en lugar de optar por la solemnidad del silencio. Me voy de la escena pensando en que seguramente hay dos Antígonas en camino que, además de enfrentar el dolor por el fallecimiento de sus seres queridos, tendrán también que exigir a los espectadores el mínimo respeto que merecen sus muertos.

¿Habrá que agradecer que al menos esta vez no grabaron un video robando a los muertos o que sus cadáveres no fueron usados para ganar likes en alguna página de Facebook? En esta tragedia griega, que es la vida, algún día nos corresponderá asumir el rol de Antígona, mientras tanto, seguiremos actuando como aves de carroña.

Twitter: @andresburgosb

 

(Visited 3.800 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Muchos seres humanos buscan la felicidad de una u otra forma, otros(...)

3

Aunque a muchos les duela, la Selección no debe jugar al toque(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. edgardo172716

    La “celurización” nacional, no solo irrespetan muertos, sino que calienta camas, muestra basuras, ríos sucios, carreteras pésimas y cuanta pendejada hay por todas partes. El caso de Valledupar hasta con las parrandas acabó. o que debiera producir soluciones, produce desesperanza de a humanidad.

  2. Sierto,el morbo de los colombianos es como nuestra indolencia,por qué nadie dice nada del asesinato por parte del ejercito y la policia a los cocaleros,ojo mataron a nueve campesinos…que nos pasa há..

  3. williamtoro0526

    Infortunadamente eso somos nosotros los Colombianos , no tenemos escrúpulos de ninguna clase , todos estos males viene desde la cuna, entonces la recomendación respetuosa , enseñar desde niños , y ahí empezamos a darle claridad a nuestros grandes errores.

  4. hernando.g.barrios.1

    Arman un espectáculo en torno a una tragedia, sin el mas mínimo respeto, encimandole a los familiares, el dolor adicional que produce la conducta morbosa y desenfrenada de estos personajes

  5. esos miserables que toman esas fotos y luego las suben a las redes sociales, me gustaria verles la cara cuando algun allegado a ellos sufra un accidente igual, eso se llama bajeza respeten para cuando les toque no hagan lo mismo con ustedes

  6. olfancalderon0516

    Hasta cuándo se verán estas escenas? cuando educaran a los trogloditas motociclistas que andan como locas; porque siempre deben de estar en primer lugar y a como dé lugar.

  7. Siempre la misma causa, querer ganarle unos minutos al tiempo y bien sea el motociclista, el conductor de automovil, etc., comenten un error fatal que cobra una o mas vidas, Todo es consecuencia del maldito afán que no permite conducir de forma precavida y segura.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar