Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A comienzos de semana tuve noticia de una nueva telenovela que transmite Caracol Televisión de lunes a viernes a las nueve de la noche. Se llama “La mamá del 10” y, al parecer, ha tenido una muy buena aceptación por parte del público. Yo no suelo ver televisión en las noches pero un buen amigo me recomendó verla porque le resultó sospechosamente parecida a una novela que yo había escrito hace algunos años llamada “No eres nadie Bernabé”, registrada en agosto de 2013 en la Dirección nacional de derecho de autor y publicada en este blog, dos años después de tocar puertas editoriales en vano.

Ayer estuve poniéndome al día con la telenovela y, en efecto, encontré muchas similitudes con la historia que escribí hace más de cinco años:

Para empezar, ambas obras tienen el mismo argumento: un niño oriundo de un pueblo pesquero llega a Bogotá junto con su madre tras superar un pasado violento que los tiene en la pobreza. Ya ubicados en la capital, su mamá tendrá que enfrentarse a la hostilidad de los bogotanos, al racismo y a sus  limitaciones sociales para conseguir que su hijo pueda cumplir su gran sueño: ser futbolista profesional.

Apelando al beneficio de la duda, habría que decir que el argumento es sencillo y que es muy posible que a dos personas se les ocurra la misma idea, más en el contexto colombiano, en el que la pobreza y el fútbol son pan de cada día. Al menos eso pensé yo cuando recibí la llamada de mi amigo, que no se trataba más que de una coincidencia, pero al devorarme los ocho primeros capítulos que esta telenovela lleva al aire, me encontré con un buen número de similitudes que me dejaron atónito.

La primera de ellas es el hecho de que varios de los personajes de ambas producciones son idénticos en cuanto a sus rasgos físicos y emocionales. Es el caso de los personajes Tina, Víctor, Clemente, Eugenia y Verónica, de la producción de Caracol, que resultan ser exactamente iguales a mis personajes Emperatriz, Bernabé, Antonio, Amanda y Alejandra, respectivamente. Y cuando hablo de que son exactamente iguales me refiero a una serie de elementos distintivos y a un juego de oposiciones complejo que parece calcado de mi novela, es decir, no me refiero simplemente a que la protagonista sea de raza negra, por ejemplo, sino que su forma de entender el mundo, su belleza, su carácter, su cosmovisión, la forma de interactuar con los demás y hasta su forma de caminar, son exactamente iguales a la protagonista de mi novela.

Las coincidencias no paran ahí. Además de que el argumento y los personajes principales sean prácticamente los mismos, muchas de las acciones narrativas de la telenovela son muy parecidas a las acciones de mi novela. En ambos casos la protagonista llega a Bogotá sin dinero, se consigue un trabajo en una casa de familia e impacta con su belleza al jefe del hogar, mientras tanto su niño se relaciona con una de las niñas de la casa, lo que causa la ira de Eugenia (mi Amanda). Igualmente, tanto en la telenovela como en el libro, el niño logra entrar a un colegio público después de muchos trámites pero no le va bien en los primeros días debido a su carácter fuerte y a su afición desproporcionada por el fútbol. Y estas no son las únicas acciones narrativas similares, hay muchas más que fueron ligeramente alteradas, como por ejemplo, la noche que los protagonistas deben pasar a la intemperie o la escena en que Tina (mi Emperatriz) sale de su alcoba en una pijama que deja entrever la ausencia de brasier…

Sumado a todo lo anterior, también hay ciertos rasgos de los protagonistas de mi libro que se extrapolan en personajes secundarios de la telenovela, por ejemplo, dos características fundamentales de Bernabé, protagonista de mi novela, son su musculatura estrepitosa y un problema articulatorio que no le permite pronunciar bien la letra r. Lo primero está proyectado en la telenovela a través de la contextura de Edwin, el papá de Víctor; lo segundo,  en un personaje secundario que sufre justamente el mismo problema de dicción.

Son demasiadas correspondencias, pienso yo. No soy experto en derechos de autor pero creo que alguna responsabilidad le cabe a Caracol por esta serie de desafortunadas coincidencias, así que mientras me consigo un abogado experto en propiedad intelectual (recibo sugerencias) y preparo mi demanda, le dejo al lector el enlace de mi novela para que saque sus propias conclusiones.

No eres nadie Bernabé

Twitter: @andresburgosb

(Visited 5.622 times, 5 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. DEMANDE MIJO, SI ES ASI LA JUSTICIA TARDARA PERO COMO ES EN NUESTRO PAIS LLEGARA, Y SI ES ASI AHI ESTA PINTADO CARACOL Y EL MONOPOLIO DE EMPRESAS QUE CREEN MANIPULAN AL PUEBLO CON SUS NOTICIAS FALSAS QUE HOY NADIE LES CREE

  2. claudio659545

    Andrés,

    Cuando usted escribió en su blog la “historia” de Bernabé, seguí completa y juiciosamente cada uno de las entregas. Tanto que las coleccioné y las tengo guardadas en mi Google Drive.

    Le cuento un poco de mi, soy un lector enfermizo, de los que leen hasta de pie en un transmilenio, y que admiran profundamente a García Marquéz.

    Me gustó mucho el trama y el drama de la historia y la forma cómo está escrita es muy parecida en su narrativa a como lo hacia nuestro Nóbel.

    Cuando Caracol Tv, empezó a anunciar su novela, mi cuñada y mi señora me preguntaban de que biografía se trataba la telenovela. Ésto porque los canales ahora lo único que hacen es hacer biografias chimbas de personajes colombianos.

    Como es la vida Andrés, en ese momento me acordé de Bernabé pero no dije nada. Lo que si hice fue poner a mi señora a leer su historia completa.

    Le confieso que no he visto nunca la telenovela, pero leyendo lo que escribió usted en su último blog, se dije anoche a mi señora … “Cuando anunciaron la telenovela me acordé de Bernabé .. le he debido escribir a su autor” , y ahora mire usted plagiado y yo con complejo de culpa por no avisarle.

    claudio_fco@yahoo.com

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar