Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ahora estoy temporalmente retirado de las calles, el estrés y los trancones, permitiéndome un tiempo para dedicarlo a proyectos personales y a escribir todas esas historias que me ocurrieron detrás de un volante durante los diez años que trabajé como conductor de servicio público individual. Historias que recopilé en un libro que espero pronto salga al mercado, porque aunque ya tengo editora, la mala fama de los taxistas me sigue afectando y los directivos piensan que tal vez el proyecto no sea exitoso por la animadversión que en general la gente tiene sobre los que realizamos esta labor en ciudades como Bogotá y en general en todo el país.

Un taxista tiene muchas historias que contar; he tenido que ser testigo de lágrimas, buenas noticias, alegrías, tristezas, despedidas, lecciones de vida que algunos clientes me han dado y hasta alguna vez me enamoré de una pasajera. Es precisamente por eso que he querido compartir con ustedes una de las más de cincuenta historias que escribí. Espero que sea de su total agrado y que pronto puedan tener en sus manos mi trabajo completo, porque se hizo con esfuerzo y dedicación escribiendo muchas veces desde el celular, un café internet, un ipad prestado o el computador de un familiar. 

Bogot


Son diez años que llevo dedicándome a este oficio y paso más tiempo con mis clientes que con mis propios seres queridos en jornadas diarias de catorce horas en promedio. He transportado a muchas mujeres bellas de este país; famosas y no famosas, inalcanzables y otras accesibles, rubias y morenas, jóvenes, maduras, ‘cuchibarbies’, operadas, naturales y hasta trozuditas. Pero quien realmente se robó mi corazón fue una mujer de quien no pienso develar muchos detalles por respeto. Solo ella sabrá que esta historia es suya y ojalá se tope en una de las librerías de este país con estas líneas.

Hice contacto con ella por primera vez como lo hacen casi todos mis pasajeros, en una esquina de la capital donde teníamos que coincidir ese preciso día. Me sacó la mano con un montón de paquetes saliendo de un centro comercial e inicialmente no me llamó la atención físicamente porque soy más de dejarme impresionar por el interior que por la apariencia externa. Tal vez no diría lo mismo si tuviera menos años y las hormonas hirvieran sin control. El caso es que con el diálogo que permitió el trancón, durante más de una hora supe más de la hasta ahora desconocida clienta, quien luego  se convertiría en la mayor frustración sentimental de mi vida. 


Siempre acostumbro dejar mis datos a los que considero posibles buenos pasajeros que pueden en dado caso volver a utilizar mis servicios, y obvio esa pasajera no fue la excepción; por eso digo que ella fue la culpable de que yo empezará a sentir cosas, ya que inesperadamente volvió a llamar. Esto sin saber que me haría daño con el pasar del tiempo. Muchas veces me atravesaba la ciudad vacío solo por ir a recogerla así perdiera plata en gasolina, lo importante era que no se subiera en otro taxi arriesgando su integridad. Nadie la iba a tratar mejor que yo, nadie iba a ser más diligente en la ruta para llevarla a tiempo a su oficina o a donde ella se le diera la gana. Ni yo mismo sé porque me enamoré porque nunca pasó nada, es como esos amores platónicos que uno cree inalcanzables y que por timidez pero sobre todo por respeto se guarda silencio. Uno siente que hay química debido a todas las cosas que le cuentan y todos los secretos que se develan mientras se va rodando en un carro de servicio público.


En esas no la pasamos más de dos años, años en los cuales compartimos en escenarios diferentes como almorzar, acompañarla a hacer compras, pagarle los servicios de su apartamento, llevarle su perro al veterinario porque ella no tenía tiempo por su trabajo, desvararle su carro porque había dejado las luces prendidas en el parqueadero de la oficina, despincharle la llanta que se había tirado por coger un hueco a gran velocidad, pagarle los impuestos etc. A todo eso estuve dispuesto, tal vez por querer volverme indispensable para ella y obviamente, buscando agradarle siempre. Pero no contaba con que ella podía tener una vida sentimental, es más, nunca le conocí pareja lo que me creaba una falsa seguridad que después me estrellaría de frente con la realidad.


Así fue hasta que una vez me citó muy temprano porque tenía un vuelo a primera hora de la mañana, bueno, por lo menos eso fue lo que me dijo. Pero el destino me tenía preparada tamaña sorpresa ese día al salir el sol. Llegué como siempre puntual y mejor arreglado que de costumbre (siempre que sabía que la iba a recoger me esmeraba aún más en mi presentación personal) y al anunciarme con la portería me indicaron que en cinco minutos bajaría. La respiración se aceleraba, las manos me sudaban mientras yo ensayaba cómo la iba a saludar o qué le iba a decir. Cuando por fin la vi salir del ascensor traía dos grandes maletas a las que no les presté mucha atención porque estaba embelesado con sus labios, a los que siempre admiraba por el retrovisor sin que se diera cuenta.


— Hola Hugo ¿cómo está? viene muy pispo hoy.


– Hola Adriana, siempre será un placer verla ¿esta vez a dónde viajamos?.

– Es largo de contar, vamos avanzando que lo quiero invitar a desayunar para contarle con detalle para dónde me voy.


– Usted manda mi querida señorita, yo honrado con su invitación.


Mientras fuimos dirigiéndonos al sitio que normalmente frecuentábamos cerca del aeropuerto y al que pensé íbamos a entrar, guardó un inusual silencio que me empezó a inquietar porque normalmente ella era muy dicharachera. Cuando de pronto despertó de su letargo y me dijo con voz melancólica.


— Vamos directamente al aeropuerto, allá me acompaña y buscamos que comer mientras esperamos el vuelo. No se preocupe que tiempo tenemos de sobra.

Ya en ese momento y sin saber por qué, me dejé contagiar por ese ambiente triste que pululaba entre los dos. Parqueamos el vehículo y presuroso me dispuse a ayudarle con sus maletas. Ella mientras chateaba, recibía llamadas mientras yo percibía que trataba de contener el llanto; todo era silencio en la fila de la aerolínea donde recibirían el equipaje y le entregarían el pasabordo. Luego de eso yo la seguía detrás sin saber que rumbo dentro del aeropuerto quería tomar, cuando por fin levantó su mirada del celular me dijo:

— ¿Cómo que quiere desayunar?

Con angustia respondí:

— No sé, lo que sea, en realidad lo que yo quiero es saber que es lo que pasa, su cara ya me está asustando.

Ahí fue cuando no pudo contener más el llanto, me tomó de la mano y entramos a un restaurante cualquiera del terminal aéreo. En ese momento yo también quise soltar la lágrima pero sería demasiado evidente si lo hacía, entonces tuve que controlarme conservando la calma mientras ella se decidía a hablar. 

Ordenamos el desayuno y de nuevo hubo un largo silencio que hacía que se me hiciera un nudo en la garganta: de pronto escuché un largo suspiro y sentí que clavo su mirada en mi diciendo: 

Hugo, esta es la última vez que nos vemos, este viaje no tiene retorno.

No le pude sostener la mirada mientras una lágrima delataba mi tristeza por la fatal noticia; amarrándome el corazón respondí:

— Pero por qué está triste, dichosa usted que puede salir del país, yo lo más lejos que he llegado es a San Andrés. 

— Usted no entiende, es una apuesta que estoy haciendo, es un acto de amor. Dejo a mi familia, a mi tierra, a mis seres queridos entre los cuales mi taxista favorito se logró colar, a mis costumbres, a todo. 

Cuando intenté contestarle me interrumpió diciéndome con la mirada que la dejara terminar.

— Me enamoré de un árabe, voy a convertirme al islam, no podré volver a utilizar la ropa que acostumbro, debo tapar mi cara y no puedo volver a mostrar mi cuerpo. Se preguntará entonces si esto me entristece para que acepto las condiciones. Él es una persona buena, me trata muy bien, nadie me había tratado así y yo soy complicada en el amor, no me ha ido bien hasta el momento y quiero apostarle a esto así renuncie a las costumbres de mi país. Pero venga, no llore que es más duro para mi, alégrese por su pasajera estrella y ore porque me vaya bien. ¿no cree?

Después de enterarme de la mala noticia y ya sin pena entregado al llanto respondí: 

— ¿A quién le rezo? ¿ A Jesús o a Alá? 

— Ay Hugo no me haga esto, mire que yo quiero irme en paz con todo el mundo y usted fue muy importante en mi vida, fue de gran ayuda y siento que dejo a un gran amigo.

Lo que ella no sabía era que estaba dejando con el corazón destrozado a un gran admirador, a su fiel servidor pero sobre todo a un hombre que la amaba en silencio y que por respeto y simple cobardía jamás se había atrevido a decirle nada. No me gusta demostrar debilidad en público pero ese momento era más fuerte que mi dignidad, parecía que el que se fuera a poner la burka para siempre fuera yo. Estaba inconsolable pero lo peor era que no podía decir por qué; ella tuvo que ofrecerme un servilleta para secar mis lágrimas y cuando finalmente pude hablar angustiosamente traté de justificar mi reacción diciendo:

— No se preocupe señorita, esto no es la primera vez que me pasa, soy de pocos amigos pero me apego mucho a las personas, soy bastante paternalista y el hecho de que usted se vaya me entristece demasiado. Mas sabiendo en las condiciones que lo hace y con la incertidumbre de saber si le va a ir bien, si será bien tratada, respetada y sobre todo si la van a hacer feliz.

No sé qué produjeron mis palabras pero intempestivamente se acercó como queriendo abrazarme pero sorpresivamente me tomó de la cara y me dio un beso en la boca que me dejó fuera de base. 

— No diga nada Hugo, solo quería hacerlo, es mi forma de agradecer lo caballeroso que ha sido conmigo, es mi regalo de despedida; ojalá encuentre algún día a su media naranja.

Enseguida miró el reloj, pidió la cuenta y salimos del lugar hacía la puerta de salidas internacionales. En ese momento mis lágrimas habían cesado, tuve 30 segundos de gloria para recordar toda la vida.

Cuando por fin llegamos al sitio donde nos teníamos que separar nos fundimos en un fuerte abrazo que todavía recuerdo; me quedé mirándola hasta que se perdió en la multitud y me quedé otro rato como esperando a que se devolviera pero eso nunca sucedió. Salí lentamente, como que me pesaban los pies, prendí un cigarrillo y con rabia dije en voz alta:

¡Me la robó un “jabuta”!!!

@HUGOLEONROJITO

(Visited 12.382 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Glamping y parapente muy cerca de Bogotá

    Hace muchos años que no voy a hacer el plan de acampar, eso ya se lo dejo a los muchachos que son los que aguantan condiciones climáticas adversas y les encanta la aventura. Mucho menos soy hombre de deportes extremos, pues cuando uno va envejeciendo le va cogiendo miedo a todas esas experiencias que implican separar los pies del piso, así sea en un parque de diversiones. Pero buscando hacer algo diferente no muy lejos de la capital, me encontré con la moda del glamping, que es un camping con las comodidades de un buen hotel. Cama confortable, ducha caliente, luz con páneles solares, wifi, bar, toallas limpias, conectores y todo lo que se necesita para pasar un buen fin de semana de descanso.   [caption id="attachment_3530" align="aligncenter" width="531"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   A una hora y 20 minutos de Bogotá está el Ecoglamping Tominé. Más exactamente por Sopó, detrás del cerro del Pionono por una carretera destapada pero transitable y en muy buen estado, se llega a este sitio que tiene una vista maravillosa que adorna el embalse de Tominé. Un buen plan para desconectarse del estrés de la ciudad y en donde los que se atrevan podrán disfrutar de los deportes extremos que se practican en la región, principalmente el parapente. Como recomendaciones principales, les cuento que deben llevar ropa muy abrigada que incluya gorro, guantes, bufanda, botas y una buena chaqueta pues en la noche baja la temperatura de forma considerable. En el sitio hay un restaurante en el que te atienden "a la habitación" de forma muy diligente y te suministran todo el tiempo bebidas calientes y, si lo deseas, también bebidas alcohólicas. El glamping, que es como una habitación en forma de iglú, tiene una gran ventana que permite ver el atardecer y el cielo estrellado cuando el clima lo permite, así que aplica totalmente como plan romántico. [caption id="attachment_3531" align="aligncenter" width="527"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   Como dije al principio, yo no soy de deportes extremos, pero no me podía dejar 'echar tierra' de mi compañía femenina, así que con el corazón a mil decidí aceptar el reto (ver video) y dirigirme al punto de partida en donde, tengo que decirlo, los profesionales de Parapente Guatavita, la empresa encargada de realizar los vuelos, me dieron mucha tranquilidad pues tienen amplia experiencia con personal capacitado y con muchas horas de vuelo. Y si de valores estamos hablando, a cada persona le cobran $125.000 que incluye grabación con cámara gopro para que chicaneen posteriormente en sus redes sociales y compartan la experiencia. Lo miedoso es el despegue, más para los que somos 'buñuelos', pero después que el paracaídas se estabiliza, se disfruta de un panorama maravillosa y allá arriba se siente una paz que no se puede describir. Así que si yo, con mis chocheras y mis kilitos de más, pude: ustedes también pueden, la experiencia vale totalmente la pena y espero repetirla. [caption id="attachment_3532" align="aligncenter" width="537"]Foto: Parapente Guatavita Foto: Parapente Guatavita[/caption] Ecoglamping Tominé  - reservas: 3138655180 Parapente Guatavita: 3132057699 (www.parapenteguatavita.co)

  • Bogotá

    'Campesinos Maestros': raíces gastronómicas en la comida rápida

    Siempre que visito un restaurante, además de ver su carta, me intereso por averiguar la historia detrás del emprendimiento. Esto lo hago porque, generalmente, encuentro un pasado lleno de sacrificios y derrotas que tuvo lugar antes de poder alcanzar el éxito. Y esta, precisamente, es la historia de Campesinos Maestros, un restaurante de cómida rápida ubicado al occidente de Bogotá, en el barrio Santa Rosita (muy cerca del Portal de la Calle 80). Les cuento un poco: Nelson Robles y su familia tenían un negocio de venta de celulares, y accesorios para estos dispositivos, en la localidad de Engativá. Estaban posicionados y no les iba mal pero, de un momento a otro,  la competencia aumentó y las ventas empezaron a bajar hasta que el negocio se fue a la quiebra. La situación era tan grave que al año siguiente de que el local quebrara, Robles no tenía los recursos para darle estudio a sus hijos, por lo que él y su familia tomaron la decisión de enseñar ellos mismos a sus pequeños mientras viajaban de pueblo en pueblo vendiendo la mercancía estancada que les había quedado. Dormir en el carro o en hoteles de camioneros fueron algunas de las incomodidades que tuvieron que pasar; afortunadamente los niños estaban pequeños y nunca vieron esto como una crisis sino, más bien, como una aventura. En esa vuelta a Colombia por necesidad probaron sabores nuevos, conocieron la gastronomía de otras regiones y fueron adquiriendo experiencia que más adelante les iba a servir. Orgullosos de sus raíces campesinas e influenciados por su abuela boyacense que los había criado en el barrio Kennedy mientras su mamá salía a trabajar por un mínimo, Nelsón, su hermano y sus respectivas familias iban craneando lo que hoy en día es el restaurante 'Campesinos'. Pero antes hicieron ensayos vendiendo carne en las carreteras de Colombia con la receta y los aliños de su querida abuela. Éxito efímero, pues la policía de carretera les hizo recoger el puesto ambulante cuando solo habían vendido cuatro porciones a los turistas que pasaban por el sector. No obstante, no desfallecieron. A su regreso a Bogotá, y con la plata que habían reunido de la venta de los repuestos para celular, montaron un pequeño negocio de bebidas y jugos artesanales en el que los clientes empezaron a pedir comida para acompañar, y ahí fue donde entraron las hamburguesas con el toque secreto de la abuela en la carne molida.   [caption id="attachment_3514" align="aligncenter" width="889"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption]   Hoy en día, los habitantes del sector de Quirigua y Santa Rosita saben que el mejor sitio para comer una buena hamburguesa sin tener que ir al norte, o a un centro comercial de la localidad, es el restaurante "Campesinos", cuyo éxito, aparte de el maravilloso sabor de la carne, es su concepto. Y esto ocurre porque en su carta ofrecen hamburguesas como la "Quillera" (chorizo artesanal, suero costeño atoyaguey, pimientos al carbón), la "frijolero" (salsudos fríjoles, chili,jalapeños verdes), la "picosa" (croquetas de jalapeños rellenas de queso cheddar, salsa de maíz y jamón pietrán), la "problemática" (porque tiene chicharrones, plátano maduro y miel mostaza), la "tropicampeche" (piña a la parrilla y doble jamón) y otras siete opciones igualmente buenas y con ingredientes novedosos.   [caption id="attachment_3515" align="aligncenter" width="697"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption]   Y es que, usualmente, cuando uno visita un sitio nuevo, se casa con algo que solo pruebe ahí o que sea exclusivo. Por eso en 'Campesinos Maestros' se inventaron una serie de muy buenas pizzas entre las que sobresalen mi preferida, "la cachaquísima", que es un ajiaco en forma de pizza (pollo desmenuzado, papa criolla, alcaparras, cuatro quesos y lo que no puede faltar, las guascas); "la catana" (peperoni, salami, cuatro quesos y hoja de coca deshidratada), "la chabacana" (salsa enchilada, pollo, totopos,cuatro quesos, cilantro) y una opción vegetariana que se llama "la solo matas" (pimientos asados, tomate cherry, champiñones, aceitunas rellenas, cuatro quesos).   [caption id="attachment_3516" align="aligncenter" width="802"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption] Como dije anteriormente, en este lugar empezaron con bebidas. Es por esto que sus jugos, malteadas, limonadas y "gazimbas" de lychee azul, blueberry, cold brew, lavanda, menta, dátiles, manzana verde y pepino son una maravilla (fabricadas artenasalmente en el lugar, en donde no venden gaseosas comerciales). También tienen la opción de acompañar las pizzas o hamburguesas con cervezas artesanales bogotanas como Chelarte, Apóstol y Tres Cordilleras. Y de igual forma ofrecen "el porro", que es una infusión de cerveza Chelarte Zenaida, masmelo tostado, whisky y cold brew. Realmente me gusta que a la gente a la que le ha tocado duro en la vida pueda lograr el éxito sin que se olvide de sus orígenes humildes. "El cura no se acuerda de cuando fue sacristán" decía mi mamá, y ella era hija de campesinos de Cundinamarca. Luego se casó con mi padre, hijo de campesinos del Tolima... Así que el que les escribe también tiene sangre campesina... ¡todos somos campesinos!

  • Bogotá

    Sobre el restaurante El Galápago y su famosa hamburguesa al champiñón

    Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

  • Bogotá

    La Casa de Andrei, 5 opciones gastronómicas en un solo lugar de la Zona G (Bogotá)

    Mi ciudad, mi Bogotá, la capital de los colombianos, se posiciona día a día como destino turístico y, sobre(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Twitter: @jeroriveracine Quentin Tarantino es, sin lugar a dudas, uno de los(...)

3

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

16 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Recuerdo una historia similar con una amiga, también decía lo mismo, “ningún hombre me ha tratado como el árabe” pero eso le duró hasta que se fue para el país de el, de ahí en adelante no supimos de ella durante unos 3 años, hasta que se le pudo volar y nos contó una historia de maltrato, abusos y vejaciones, quizá la recupere, pero para esa época sera lo que los gringos llamarán “mercancía dañada” vendrá arrepentida, cansada de los hombres y demás, pocas colombianas pegan con los árabes y musulmanes en general.

  2. jairoatleta

    Una historia muy normal.No valia la pena.Este taxista deberia estar agradecido que esa mujer se fue bien lejos.Ella no estaba enamorada de ninguno,simplemente eligio al arabe por que le garantizaba un buen futuro economico,el taxista no.Lo que son capaces de hacer ciertas personas por el dinero,cambiar su patria,su cultura,su religion,su idioma,sus familias y su taxista favorito para irse a engañar sus propios sentimientos.

  3. Me encantó el relato. Siempre he pensado que los taxistas deberian escibir libros complrtos sobre las historias que viven, ven o escuchan. Ojalá le publiquen su libro! Me quedé fue pensando en la mujer…será realmente feliz ahora que anda cubierta hasta la cabeza y caminando seguramente detrás de su – también seguramentr- millonario marido árabe?

  4. juanfelipe.moralescardona

    Esas situaciones así son bastante incómodas, al igual que lo de la “friend zone”. Definitivamente a las mujeres no les es suficiente con que las traten bien.
    Yo creo que ahí era obvio que ella sabía que algo estaba pasando, o sino ¿por qué le dio el beso al final? Tal vez también sentía algo importante por él, pero fue más grande su ambición.

  5. opinionesvarias

    Su narración es libre y acertada, felicitaciones. Tiene errores gramaticales y de puntuación: estos se corrigen con un editor. Me pregunto: ¿qué significa jabuta?

  6. viviana498802

    Buena historia, pero mira…. lo que a ti te pasó es lo que pasa en muchas ocasiones por el miedo que tienen los hombres a recibir un NO como respuesta…. sin entender que al final, ella se lo pierde…
    Bueno, igual corriste con suerte, te besó!
    Éxitos con tu libro…

  7. Si es cierta la historia solo queda decirle que tiene razón: por cobarde perdió un amor. De hecho, ‘hombre flojo no consigue mujer bonita’. Por demás, o mejora su ortografía, puntuación y uso de giros idiomáticos, o corre el riesgo de ser un escritor mediocre. Ojalá la crítica no lo torne en soberbio.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar