Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Como ya no tengo mamita a la cual celebrarle y todavía me da duro la ausencia de la mujer que me dio la vida, debo mantener la mente ocupada en fechas como la que acaba de pasar. Entonces de puro desocupado acepté la invitación de un medio hermano que tiene un colectivo en donde transporta uno de los cientos de mariachis que hacen su agosto por esta época del día de la madre en Bogotá.

La travesía empieza en el sector conocido como “la playa”, en la caracas con calle 57 costado oriental, sitio en donde me citó mi hermano para que iniciáramos el recorrido el sábado cuatro de la tarde. Al llegar estaba confundido pues son muchas camionetas, sombreros, trompetas, trajes de luces y violines que se ven a esa hora del día. Tuve entonces que llamar a mi familiar para poder saber exactamente en donde se encontraba y no dar mas vueltas sin sentido. Cuando por fin hicimos contacto, vi en la parte trasera del colectivo muchos ramos pequeños de flores que eran, según me explicaron, para dar a cada madre a la que le llevaran serenata, obviamente con una tarifa mayor.

Tuvimos que esperar aproximadamente como una media hora mientras llegaba uno de los que tocaba la trompeta, pues el día anterior también habían trasnochado y no le sonó el reloj o lo apagó y siguió durmiendo. De pronto apareció el líder del grupo que a su vez era el cantante y de una forma acelerada dio instrucciones para que todos se subieran al vehículo porque ya estaban colgados de tiempo. Mientras empezábamos a andar organizaba la ruta, cuadraba direcciones y ultimaba detalles con la esposa que nos acompañaba y que sería la encargada de filmar cada serenata para ofrecerla después a los clientes por un valor adicional, si así lo deseaban.

Minion-Mariachi

Le pregunté a mi hermano cuántos sitios íbamos a visitar y me contestó que inicialmente eran 15 compromisos que estaban en la agenda, pero que era posible que en el transcurso de la madrugada recibieran llamadas por lo que las serenatas podrían aumentar por ser día de la madre. La noche empezaba a caer mientras que los que iban atrás se notaban cansados y aprovechaban el trayecto para recuperar el sueño que habían perdido el día de trabajo anterior. Cuando por fin llegamos a la primera cita el dueño del mariachi le hizo una llamada al cliente para que bajara a la recepción y así poder darle la sorpresa a la primera y afortunada mamá. Nosotros (conductor y acompañante) esperamos en el carro mientras ellos se bajaban y acomodaban sus sombreros para subir por las escaleras de una torre de apartamentos en el norte de Bogotá.
Mientras replicaban las trompetas con “clavelitos con amor”, de fondo nosotros nos bajamos del carro para estirarnos un poco pues la noche iba a ser larga y pasaríamos mucho tiempo sentados en el colectivo.
Le pregunté entonces a mi hermano por las canciones que siempre por obligación deberían tener en el repertorio este y todos los mariachis. La respuesta fue contundente:

– Aunque no sea mayo
– Clavelitos con amor
– Amor eterno
– Madrecita querida
– Es mi madre
– El camino de la vida

Cuando nombró la octava canción me devolví al pasado como unos treinta años en el tiempo; estaría cursando primero de bachillerato y en el colegio estaban organizando una presentación precisamente para el día de la madre. No se cómo ni cuándo me ofrecí para salir a cantar “a la sombra de mi mama”. Una vieja canción de Leo Dan que todos los mariachis adaptan para incluir en el repertorio de las serenatas de mayo. Pero ¿se acuerdan que irme de noche de mariachis era para olvidar en algo la ausencia de mi madrecita? Parece que no lo estaba logrando y tal vez había sido mala idea estar con ellos esa noche. En ese momento llegaron corriendo después de 20 minutos de serenata y el señor del guitarrón me ofreció un trago de whisky que le habían regalado; yo sin pensarlo me lo tomé, de pronto para olvidar el recuerdo que había llegado a mi cabeza por ese momento de mi niñez.

Traditional mariachi Band

Entonces el cantante le dijo a mi hermano: “métale la chancla maestro, que ya tenemos tres compromisos más”. Mientras reorganizaban la agenda hacían unas llamadas en donde le mentían a los clientes diciéndoles que estaban metidos en un trancón, o que la camioneta se había pinchado pero que segurito segurito le llegaban así fuera dos horas después. En ese momento entendí por qué una serenata casi nunca llega a tiempo, a no ser que sea en temporada baja.

Ya estábamos cumpliendo con la sexta serenata y se acercaba la media noche; cada vez que subían de nuevo a la camioneta los integrantes del grupo estaban más eufóricos, y de paso yo también. En cada casa que visitaban les daban un trago diferente y eso hacía que la borrachera fuera inevitable. Solo que yo lo estaba haciendo una sola vez, en cambio ellos cada ocho días. Le pregunté entonces a mi hermano que cómo lo lograban y me respondió que el dueño del grupo quien era un poco más maduro ya no tomaba entre otras cosas porque tenía que cuidarse la voz, otros trataban de controlarse y algunos inevitablemente se perdían. Era el caso de uno de los que tocaba la trompeta que a donde llegaba le ofrecían comida y trago pero él siempre aceptaba solo lo segundo. Esa dependencia estaba causando problemas entre los integrantes del mariachi por lo que estaban contemplando la posibilidad de reemplazarlo. Igual me advirtió que no hay que generalizar pues hay grupos muy profesionales en donde a los músicos no se les permite tomarse ni un solo trago.

Después de probar cerveza, whisky, aguardiente, ron, tequila, lechona y ponqué estábamos todavía a las 4am dando serenatas en el sur de la ciudad; ya no con el mismo juicio y por supuesto ya no con el mismo ánimo. Finalmente por tratar de abarcar mucho le quedaron mal a un par de clientes y otros tantos les cancelaron por incumplidos. Los volvimos a dejar en el punto de donde habíamos salido pero algunos se quedaron por el camino buscando cercanía a sus casas. Nosotros nos quedamos con mi hermano lavando el carro y tomándonos un caldito, él para el frío porque por su labor no podía ingerir licor, yo en cambio para la maluquera que tenía después de revolver tanto… en esa pasada noche de mariachis por Bogotá.

(Visited 2.232 times, 3 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Sobre el restaurante El Galápago y su famosa hamburguesa al champiñón

    Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

  • Bogotá

    La Casa de Andrei, 5 opciones gastronómicas en un solo lugar de la Zona G (Bogotá)

    Mi ciudad, mi Bogotá, la capital de los colombianos, se posiciona día a día como destino turístico y, sobre(...)

  • Colombia

    Joropo de lejanías, un canto a la nostalgia

    La música llanera llegó a mi vida cuando era muy niño. Mi padre por su trabajo en una empresa(...)

  • Colombia

    Los mejores restaurantes y planes en Tabio, Cundinamarca

    https://www.youtube.com/watch?v=dBYGX_5OVoA Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en salir los fines de semana a almorzar o(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luisalberto962194

    me encontre de casualidad con esta pagina , y le cuento que me agrado , pase un buen rato leyendo sus aventuras de la vida … encontrando muchas similitudes con mi propia vida … mis respetos y la invitacion a que continue animandonos con tan agradables anecdotas … saludos ..

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar