Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En pasados días generó gran polémica la posibilidad de que el Concejo de Bogotá ratificara o rechazara un proyecto que ordenaba privilegiar el uso de las sillas rojas para las mujeres en los articulados del sistema TransMilenio. La obligación de poner en práctica la medida, en caso de ser aprobada, sería de la propia empresa de transporte masivo y de las secretarías de Movilidad y de La Mujer. Fue una iniciativa del llamado “concejal de la familia” Marco Fidel Ramírez.

Al hacer un sondeo en redes sociales me encontré con un rechazo mayoritario por parte de los bogotanos respecto al tema. Pero lo que más me sorprendió es que fueron las mismas mujeres las más vehementes en pronunciarse en contra por considerarla ridícula y discriminatoria. Recibí respuestas beligerantes como “no gracias, nosotras podemos irnos de pie al lado de ustedes” o “que no nos traten como unas discapacitadas en pleno siglo veintiuno”. Resulté regañado por considerar que la iniciativa, en parte era positiva, porque retomaría buenas maneras por parte de los integrantes del género masculino.

20_tips_de_caballerosidad_para_seducir_a_una_hermosa_mujer
La caballerosidad se refiere al comportamiento propio del hombre que obra con cortesía, nobleza y distinción; pero parece que en estos tiempos modernos eso está pasado de moda o “mandado a recoger”. Es por eso que ahora es muy común ver, en el propio sistema Transmilenio, a hombres que se hacen los dormidos para no ceder la silla o a personas de la tercera edad que prefieren que sean sus pequeños nietos los que se sienten cometiendo un gran error, ya que están maleducando los futuros patanes descorteses y perezosos del mañana.
caballerosidad-1
Si bien estoy de acuerdo que no debería ser por una norma que obligue al hombre a hacerlo, no puede ser mal visto que las que siempre vayan sentadas en el transporte público sean las mujeres.

Nunca por un tema de discriminación, nunca por considerarse un sexo débil, nunca por incapacidad, sino más bien por un simple acto de cortesía y amabilidad. Pero parece que el feminismo se ha convertido en un enemigo acérrimo de la caballerosidad y la está condenando a su extinción. En mi caso, mi pareja se sentía rara al abrirle la puerta del carro, correrle la silla en el restaurante para que se sentara primero y sacrificar el paraguas para que sea ella la que no se moje. Actualmente dejó esas prevenciones bobas y disfruta de mis actuaciones amables, que entre otras no deben demostrarse solamente con la pareja, sino también con la familia, con los vecinos, con los amigos; con una persona mayor, con los clientes, con el jefe o los compañeros de trabajo. Puedo tener muchos defectos, pero uno de ellos no es la falta de caballerosidad.

(Visited 1.907 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¡Por fin! Restaurante Mercagán Parrilla llegó a Bogotá

    Para los santandereanos, hablar de Mercagán Parrilla es bastante familiar ya que se trata de un negocio que data(...)

  • Colombia

    Los cortes de carne colombianos

    Vivo en una constante polémica con mi hermana vegetariana por el tema del consumo de carne. Le doy argumentos(...)

  • Vida

    Restaurante Lía, un pagamento a la naturaleza

      Deambulando por el centro de Chía, y buscando en donde almorzar, me encontré con una fachada oscura pero llamativa y elegante. Al ingresar al local tuve buenas sensaciones pues el chef salió de su cocina y me abordó con gran amabilidad; me explicó (tal vez porque me vio gordito) que este no era un restaurante tradicional, con ingredientes y recetas tradicionales, pero fue precisamente eso lo que me animó a quedarme. Pablo Aya se sentó conmigo a la mesa tomándose el tiempo para contarme sobre su carta y su concepto. Todo lo que hay en la cocina del Restaurante Lía es de origen orgánico (una parte es lo que se cultiva en la huerta de su casa y otra comprada a los campesinos directamente) garantizando que no sea regado con químicos. De igual manera, lo que dice el chef tiene todo sentido, o por lo menos a mi me convenció, y es que si usted va a sacrificar un animal (porque no se trata de un restaurante vegetariano) por lo menos hay que darle una buena vida. Eso es Lía: un pagamento a la naturaleza. Es agradecerle por proveer alimento y no cocinarlo de manera 'chambona', sino esmerarse por ese ser vivo que dio su vida para que nos alimentemos. chia1 Mientras esa charla sucedía me traían una deliciosa entrada de queso costeño frito acompañado de salsa de piña, fresas, tomate miniatura o cherry y un toque de chile poblano. La presentación, impecable; el sabor, exquisito; y las combinaciones al paladar, bastante agradables. En ese momento ya estaba convencido de querer pedir plato fuerte que incluyera una proteína esmeradamente preparada, así que escogí una sobrebarriga asada a la parrilla que Pablo cocina previamente 6 horas bajo la tierra en su casa, en un fondo a base de tomate. Es un pedazo de carne de 480 gramos y tengo que decir que jamás había probado algo tan tierno al paladar. Es como si la estufa bajo la tierra hiciera el papel de una olla pitadora. El chef aprendió esta técnica viviendo unos meses con unos indígenas mexicanos, y cuando regresó al país adaptó la receta a su restaurante. Pero no solo la sobrebarriga se cocina bajo esta premisa; también lo hacen con la costilla de res, medallones de lomo, trucha, pato y otros "muertos", como les llama Pablo a sus platos. En matas y muertos se divide su carta, y aunque no es políticamente correcto decir eso, tiene todo el sentido. chia2 Después llegó el postre. Una cuajada flambeada en tequila espectacular que me hizo regresar a Lía a repetir la semana siguiente. Solo fui por esa delicia y pienso frecuentar de nuevo el sitio. Todo tiene razón de ser en este restaurante, desde las entradas, pasando por las bebidas no alcohólicas y qué decir de las alcohólicas. Cócteles con sabores del pacífico colombiano combinados con las raíces de méxico, y así. Pero mejor no contar más, es preferible que vean el video y vayan a probar. Yo me fui feliz para mi casa con unas cuantas libras de papas nativas que Pablo me regaló para que preparara en casa. Estas son las que él usa en su negocio frecuentemente para acompañar sus platos. Chía dejó de ser hace rato el lugar de los restaurantes de parrilla, los sitios de rumba, los piqueteaderos al lado de la carretera, o los puntos de postre y merengón... ¡ahora existe Lía! Un restaurante a manteles que es respetuoso de lo que la naturaleza nos da.

  • Vida

    18 de septiembre, tatuaje del alma...

    ¿Cómo poder encontrar las palabras adecuadas? ¿Cómo poder seguir siendo el caballero que admiraste? ¿Cómo poder plasmar palabras sin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. laura694340

    Le van a caer un montón de “feministas” diciendo que ud es un macho opresor del heteropatriarcado misógino. Yo estoy de acuerdo, y soy mujer. Si hay una corriente que defiende la igualdad entre hombres y mujeres, el feminismo actual lo está haciendo mal. No se trata de decir que un hombre odia a las mujeres y las cree incapaces por invitarlas a comer o abrirle la puerta.

  2. Yo no creo que ceder la silla deba ser un acto de caballerosidad, mas bien debería ser un acto de empatía tanto en hombres como en mujeres. Si hay personas mayores, embarazadas, personas con discapacidad, muletas u otro tipo de condición medica simplemente es lo correcto. Incluso Yo le he sido la silla a muchas mujeres solo porque las veo sufrir horrores con los tacones que se ponen irónicamente para que los hombres las vean lindas. Superficial si, pero humano.

  3. La caballerosidad es solo una muestra aférrima de cómo los machos de la sociedad colombiana ejercen su dominio patriarcal de forma solapada sobre los bienes de consumo que son para ellos toda mujer.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar