Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: ¿Para dónde va?

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En la Palmira señorial del año 1976 mi padre nos inculcó que cortarse el cabello en los hombres debía hacerse sagradamente una vez al mes. En esa época quien les escribe tenía tan solo dos años, andaba de pantalón corto, tirantas y en lo único que tal vez pensaba según me cuentan mis hermanos, era en jugar con canicas, carros de madera y barriletes de papel. Pero mi progenitor utilizaba una técnica infalible con mi hermano mayor y conmigo para que nos pareciera atractivo el plan de ir a “motilarse”. Y era que en la antigua barbería del pueblo, el dueño tenía a su disposición sobre una mesa, cuentos de Kalimán, Memín, Águila Solitaria y los que a mí más me gustaban… ¡los libros de oro de Condorito!
barberia-antigua1
Así, por medio de la lectura, comenzó una costumbre que he seguido fielmente hasta el día de hoy; siempre ir a cortarme el pelo en barbería, nunca en un salón de belleza. Y aunque hasta hace unos años atrás escaseaban este tipo de establecimientos porque ya casi no se dedicaban a este arte transmitido de generación en generación y las entidades de salud le estaban poniendo muchas trabas por el tema de los requisitos de higiene, hay ahora un “boom” y una moda que ha hecho que las barberías renazcan y se estén posicionando de nuevo con más fuerza.
Yo en la mayoría de ocasiones sigo asistiendo y tratando de serle fiel al señor que me peluquea desde los 16 años, el cual atiende su negocio en el barrio Tabora de Bogotá. Pero cuando no tengo tiempo y debo hacerme mi corte con rapidez, ahora tengo una otra opción; la de una nueva generación de barberos, de esos que peluquean muchachos jóvenes, hipsters, reguetoneros, que se hacen figuras raras en la cabeza, pero que también aprendieron a hacer el “argentino oscuro”, “la schuler” y en general cortes militares o antiguos.
Muchos de estos nuevos barberos proceden del pacífico colombiano y empíricamente han ido puliendo una técnica extraña pero efectiva. Ellos no usan ya la barbera, pero con una práctica envidiable, directamente con cuchilla en mano pulen el arco de las orejas, desvanecen la nuca y los pelos del cuello (nunca me han cortado).
barbero-arregla-un-hombre
Ya poco se utiliza la piedra de alumbre, la loción de tabaco, la correa de cuero en donde afilaban la barbera y el alcohol como antiséptico que rociaban al finalizar el corte. Ahora usan una loción refrescante de cannabis, pero si conservan la costumbre del talco y la brocha para espolvorear. Gracias a estos nuevos barberos se volvió común ver de nuevo el símbolo por excelencia de estos locales, les hablo de la barra con franjas azules y rojas que muchas veces giran o en otras ocasiones actualmente iluminan luces de neón.
barberia1
Yo seguiré asistiendo mayoritariamente donde mi amigo César en el occidente de Bogotá, pero agradezco a esta nueva moda afro y de lumbersexuales, porque gracias a ellos el arte del barbero retomó una nueva vida en Bogotá y en general en todo el país.

(Visited 1.775 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Gracias Hugo por su artículo. Breve, pero hace remembranza de aquellos momentos de nuestra infancia, que permanecen intactos en nuestra memoria : la tabla que tenían que poner los barberos en el descansabrazos, porque nuestro diminuto cuerpo quedaba escondido en la silla; las viejas revistas, en mi caso, de China Reconstruye, porque barbero que se respetara, era muy político; eran también la página social de los pueblos, porque se sabían todos los chismes. Qué bueno el renacer de las barberías, aunque falten la badana y la piedra de alumbre.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar