Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pocas veces suelo tener la oportunidad de descubrir un buen restaurante y contar con la fortuna de sentarme a hablar con el dueño del negocio. En pocas ocasiones me refiero en mis escritos a un sitio en específico, y más bien trato de hacer listados para ser democrático y que no me tilden de sesgado. Pero cuando ayer publiqué unas fotos en twitter resumiendo en 140 caracteres la historia del restaurante de comidas rápidas “El Busetero”, la reacción fue tan favorable que me decidí a escribirla antes de que alguien se me adelante.
busetero8
José Lizarazo, un joven bogotano había probado suerte en la universidad fallidamente dos veces. Su padre, un exmilitar pensionado, después de retirarse se dedicó al negocio del transporte público, pero aspiraba a que su hijo tuviera un futuro mejor manteniéndolo alejado del ambiente de los buses, los trancones y los turnos extensos detrás del volante. Pero José tenía un sueño, su madre le había inculcado el amor por la cocina, una carrera costosa y que su padre no iba a patrocinar después de haberle hecho perder plata en semestres de ingeniería mecánica, y electrónica y comunicaciones. Por esa razón, y a escondidas de su progenitor, decidió buscar recursos para pagarse sus estudios; contactó a una conocida que también tenía busetas y colectivos, y pronto estaba en las calles de la capital, recogiendo pasajeros y ahorrando para inscribirse en la academia Verde Oliva. En esos múltiples trayectos conoció a Alejandra Manjarrés (hoy en día su esposa), una estudiante de enfermería a quién le hizo “cambio de luces” desde el primer día que la vio, y a la que invitaba a ocupar el puesto de acompañante para poder hablar con ella y conocerla más.
busetero7
Pronto el lazo se hizo fuerte y aquella muchacha siempre tomaba el bus a la misma hora y en el mismo paradero. Ella le ayudaba a cobrarle a los que se subían a su vehículo, y entre risas bromea diciendo que nunca le pagó un pasaje. Pero ya retornando a la seriedad reconoce que ha sido fundamental en su vida, alentándolo en su objetivo, promoviendo el ahorro juicioso para que pudiera lograr su meta, y alejándolo de ese ambiente pesado de derrochar el producido en cerveza, tejo y amigos falsos que no aportaban nada. En turnos largos a José le quedaban libres hasta $150.000 que le daba a su novia para que se los guardara. Después lo acompañó a matricularse y a hablar con la dueña de los buses para que le cuadrara los turnos en la noche y así poder estudiar en las mañanas.
busetero2
Lo acompañó en momentos difíciles en su estudio cuando en una materia en donde enseñaban administración de restaurantes, las matemáticas no le entraban ni por ósmosis. Ellos pensaron que era solo picar ingredientes, hornear postres y mezclar sabores, desconociendo que en esa carrera enseñan integralmente sobre el tema, graduando profesionales capaces de montar sus propios negocios. En ese momento empezaron a moldear la idea de un restaurante que hiciera un homenaje a muchos que se dedican al oficio de recoger pasajeros en una ciudad ruda y estresante como Bogotá.
busetero6
Ya habían tenido dos intentos en el barrio Villa de los Alpes y en el municipio de Mosquera, sin el éxito al que ellos aspiraban. Fue entonces cuando se acordaron que al término de esas jornadas extensas de conducción, él después de entregar el carro en la empresa Cootranspensilvania en Ciudad Montes, la invitaba a comer burritos, hamburguesas, pizza o perros calientes en esa avenida principal del barrio que es la octava sur. Averiguaron un local y hace tres meses inauguraron el negocio de sus sueños, con el concepto que siempre quisieron y con la decoración que detenidamente habían planeado. Querían que los comensales al ingresar al sitio sintieran que estaban abordando un bus; por eso a la entrada del restaurante encontrarán una registradora, barandas iguales y de las que uno se sostiene cuando va en transporte público, ventanas en las paredes con fotos de Bogotá, tablas con las rutas antiguas como “Germania, avenida 19, Concordia” y otros finos y pulidos detalles que hacen novedoso y agradable el ambiente.
busetero4
Ya en cuanto a la carta que iban a ofrecer a sus clientes, sabían que las porciones tenían que ser grandes. Camioneros, buseteros, taxistas y en general conductores de servicio público, tienen fama de tener apetito voraz y comer en ocasiones exageradamente. No por eso descuidaron la calidad de los ingredientes; nuestro amigo Lizarazo aprendió en la universidad dónde conseguir los mejores proveedores y a los mejores precios para hacer sostenible el negocio. Por eso visita diariamente la plaza de Paloquemao buscando siempre poder brindar en sus menús cosas no solo gigantes sino agradables al paladar.
busetero9
Pero ellos no le apuntaban solamente a los que se identificaran con su concepto; finalmente uno se puede sentir atraído como conductor o como pasajero. Y esos últimos son los que más están frecuentando el lugar. Los fines de semana van familias enteras que comparten los platos por lo grande de las porciones. Padres de familia le cuentan a sus hijos cómo era el transporte público en el pasado, pues ellos solo conocen SITP o Transmilenio y nunca se tuvieron que subir agachados a un colectivo, nunca vieron unos dados de peluche colgados en el espejo retrovisor del conductor o no tuvieron que leer letreros como “si su hija sufre y llora, es por un chofer señora”, “si me sigue timbrando lo sigo llevando”, “pague con sencillo, siga por el pasillo y cuide su bolsillo”, “solo si el niño es hijo del conductor, no paga” o “es acto de cobardía, dañar la cojinería”.
busetero1
Mientras los “clientes-pasajeros” esperan que el pedido llegue a la mesa, los trabajadores del lugar ofrecen juegos de mesa como parqués, tetris de esos antiguos para los niños, y el que más me gustó a mí: ¿alguna vez ustedes jugaron “STOP” con sus hermanos o primos? Se escogía una letra y uno tenía que escribir rápidamente un color, una fruta, una ciudad, una cosa, etc. Pues se ha vuelto tan popular en el sitio, que los fines de semana hacen torneos de este antiguo juego y al campeón se le obsequia un combo de hamburguesa u otro producto de la carta.
busetero5
Les dejo la carta, inspirada en esos tradicionales tableros que indicaban las rutas y los barrios por los que pasaba ese bus antiguo de empresas como Sidauto, Copenal, Sotrandes o Transportes Panamericanos. Los tamaños de perros, mazorcadas, hamburguesas y demás los pueden escoger entre “corriente”, “colectivo” o “ejecutivo”, si es que pueden con este último.
“El Busetero”, en la calle 8va sur No 39-12, una idea original y muy bogotana que merece que le vaya bien. Como dice Franco de Vita en una canción…a José Lizarazo entre el rojo y el verde del semáforo, ¡si le quedó mucho tiempo para soñar!

(Visited 22.287 times, 7 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    5 planes románticos en Bogotá

    Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad mágica y con amplia oferta de planes culturales,(...)

  • Bogotá

    El perro caliente mas rápido de Bogotá

    https://www.youtube.com/watch?v=iEsBBdpSrso ¿Cuánto creen ustedes que es el valor justo que se debe pagar por un perro caliente? ¿Cuánto tiempo se(...)

  • Opinión

    La Bonga del Sinú, el sabor de Córdoba que conquistó a Colombia

    Hace unos años recomendé a La Bonga del Sinú como uno de los mejores restaurantes en Bogotá para disfrutar de la gastronomía de la región Caribe; de igual manera incluí a su hamburguesa con butifarra, queso y suero costeño en el listado de las mejores de la capital. Pues aprovechando que se reubicaron y remodelaron en el sector del parque de la 93 quise ahondar un poco más en este restaurante que ya cuenta con más de 30 años y que nació de la idea de Pedro Ojeda Visbal en 1983 en un local situado en el norte de Montería. Desde sus inicios el restaurante tuvo éxito por la excelente calidad de sus productos de comida típica costeña, y su especialidad en carnes a la brasa. La empresa inició como una institución familiar que buscaba fomentar la cultura gastronómica del Valle del Sinú, y a medida que fue conociéndose por amigos, allegados, clientes propios de la región y foráneos, se convirtió en una exigencia la extensión a otras zonas del país, siendo necesaria una gran inversión en tecnología de punta que le permitiera tecnificar procesos y estandarizar productos.   [caption id="attachment_3544" align="aligncenter" width="1024"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   En 1999 abrieron un local en Barranquilla, posteriormente se aventuraron con otro en Cartagena, y luego pusieron sus ojos en Bogotá. Hoy La Bonga del Sinú cuenta con 16 establecimientos que incluyen los restaurantes tradicionales y el concepto express dirigido a locales en los principales centros comerciales; eso sí, sin perder su calidad en la sazón y presentación de los productos de la carta. Si usted está en la capital y se antoja de un mote de queso, un jugo de corozo, de zapote costeño o de guayaba agria no lo piense dos veces y vaya a La Bonga del Sinú. Por ser Córdoba un departamento líder en ganadería y rico en pastos, se aprovecha esa ventaja para tener en la carta los mejores cortes de carne, entre ellos el 'lomito ella' (el más vendido), el solomillo, los medallones de lomo tres pimientas, el bife de paleta, la punta de anca y la punta especial que son 400 gramos de corte semigrueso, marmoleado y de terneza media.   [caption id="attachment_3545" align="aligncenter" width="1024"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Don Pedro Ojeda es un empresario conocedor del tema y eso, inevitablemente, se ve reflejado en sus platos, que van acompañados de patacones con suero y hogao, bollo limpio, ensalada, vegetales asados, tajadas verdes y otras variadas opciones para acompañar. De igual manera tienen el tradicional arroz apastelado, arroz sinuano (cocido en zumo de coco, carne salada, vegetales, queso costeño rallado y trocitos de maduro frito), costilla de res guisada, mondongo monteriano, 'la viuda rica', el bocachico guisado o frito y la caldereta de carnero guisado.   [caption id="attachment_3546" align="aligncenter" width="1152"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption] Se nota que el dueño se esmera porque sus instalaciones sean agradables para el comensal, y por eso no deja ningún detalle al azar. Así que si ustedes son curiosos, cuando visiten el lugar se darán cuenta de que el piso, las cavas de vinos, las mesas, los techos, etc., están impregnados de la historia y tradición sinuana. Esa es la gastronomía de la región, una mezcla de la cocina indígena zenú con los sabores africanos, españoles y sirio libaneses. Les dejo algunas fotos y un pequeño video para que se antojen (esa es mi misión) y cuando se encuentren el lugar no duden en entrar. No olviden pedir de postre el enyucado con helado, ¡es una maravilla!

  • Bogotá

    Glamping y parapente muy cerca de Bogotá

    Hace muchos años que no voy a hacer el plan de acampar, eso ya se lo dejo a los muchachos que son los que aguantan condiciones climáticas adversas y les encanta la aventura. Mucho menos soy hombre de deportes extremos, pues cuando uno va envejeciendo le va cogiendo miedo a todas esas experiencias que implican separar los pies del piso, así sea en un parque de diversiones. Pero buscando hacer algo diferente no muy lejos de la capital, me encontré con la moda del glamping, que es un camping con las comodidades de un buen hotel. Cama confortable, ducha caliente, luz con páneles solares, wifi, bar, toallas limpias, conectores y todo lo que se necesita para pasar un buen fin de semana de descanso.   [caption id="attachment_3530" align="aligncenter" width="531"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   A una hora y 20 minutos de Bogotá está el Ecoglamping Tominé. Más exactamente por Sopó, detrás del cerro del Pionono por una carretera destapada pero transitable y en muy buen estado, se llega a este sitio que tiene una vista maravillosa que adorna el embalse de Tominé. Un buen plan para desconectarse del estrés de la ciudad y en donde los que se atrevan podrán disfrutar de los deportes extremos que se practican en la región, principalmente el parapente. Como recomendaciones principales, les cuento que deben llevar ropa muy abrigada que incluya gorro, guantes, bufanda, botas y una buena chaqueta pues en la noche baja la temperatura de forma considerable. En el sitio hay un restaurante en el que te atienden "a la habitación" de forma muy diligente y te suministran todo el tiempo bebidas calientes y, si lo deseas, también bebidas alcohólicas. El glamping, que es como una habitación en forma de iglú, tiene una gran ventana que permite ver el atardecer y el cielo estrellado cuando el clima lo permite, así que aplica totalmente como plan romántico. [caption id="attachment_3531" align="aligncenter" width="527"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   Como dije al principio, yo no soy de deportes extremos, pero no me podía dejar 'echar tierra' de mi compañía femenina, así que con el corazón a mil decidí aceptar el reto (ver video) y dirigirme al punto de partida en donde, tengo que decirlo, los profesionales de Parapente Guatavita, la empresa encargada de realizar los vuelos, me dieron mucha tranquilidad pues tienen amplia experiencia con personal capacitado y con muchas horas de vuelo. Y si de valores estamos hablando, a cada persona le cobran $125.000 que incluye grabación con cámara gopro para que chicaneen posteriormente en sus redes sociales y compartan la experiencia. Lo miedoso es el despegue, más para los que somos 'buñuelos', pero después que el paracaídas se estabiliza, se disfruta de un panorama maravillosa y allá arriba se siente una paz que no se puede describir. Así que si yo, con mis chocheras y mis kilitos de más, pude: ustedes también pueden, la experiencia vale totalmente la pena y espero repetirla. [caption id="attachment_3532" align="aligncenter" width="537"]Foto: Parapente Guatavita Foto: Parapente Guatavita[/caption] Ecoglamping Tominé  - reservas: 3138655180 Parapente Guatavita: 3132057699 (www.parapenteguatavita.co)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alfonso783741

    Qué bonito emprendimiento, importante que se hace enfasis en ideas originales y ganas de hacer las cosas, aquí nunca se hizo relevancia en el cuánto se necesitaba. Qué buena lección para los que no nos atrevemos porque, según decimos, ¡eso pa ser empresario se necesitan mucha plata!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar