Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Terminaba el turno de conducción en una fría y lluviosa noche de abril. Intentaba estirarme para darle descanso a mi espalda y me bajé del carro a buscar algo de comer antes de acostarme. Me abordó por la ventana del taxi una mujer joven de no más de 25 años que me ofrecía tinto para el sueño sin saber que mi labor no era nocturna.

Gracias vecina pero ya voy a descansar y después no puedo dormir si consumo cafeína a estas horas.

Bueno, no importa, en otra ocasión que tenga que trasnochar me compra, respondió.

Pero al decirme eso noté una cara de desesperación y desconsuelo que me hizo sentir un poco mal. Me bajé del vehículo y entré al establecimiento en donde iba a comprar, pero me quedó la culpa de “no hacerle el gasto”. Hice mi pedido y cuando miré atrás, el aguacero había aumentado, por lo que salí a ver dónde se había resguardado del agua aquella vendedora ambulante a la que yo había rechazado. Cuando la vi recogiendo su improvisado puesto, un hombre igualmente joven le ayudaba afanosamente; después me enteré de que la acompañaba prestándole compañía y seguridad.
taxi2
Me impresionó que no tenían la apariencia de vendedores ambulantes de profesión, sus vestimentas eran mejores que mi ropa y no tenían esas marcas que da la rudeza de la calle.

-¿Tiene cigarrillos vecina?

le pregunté intentando iniciar una conversación

-¿De cuál quiere? Que si no lo tengo se lo consigo aquí cerca.

E inmediatamente le hizo una seña con la mirada a su pareja para que fuera a la tienda más cercana por mi encargo. Mientras él se retiró comencé a hacerle a ella una serie de preguntas que me surgieron.

-¿Hace cuánto están vendiendo tintos en el sector? ¿Ustedes por qué no tienen pinta de vendedores? ¿Quién prepara las bebidas calientes que ofrecen? ¿Su esposo la acompaña siempre?

¡Y qué historia que me encontré! Era la primera vez que salían a vender tintos después de mucho pensarlo, dejar la vergüenza normal de tomar esta decisión cuando no se está acostumbrado a comercializar productos en las calles de esta ruda ciudad, buscar el lugar correcto para tener clientela, no correr riesgos de seguridad y no tener mucha competencia cerca. Ya habían tenido un intento de salir a hacerlo pero se ubicaron en un sitio que “tenía dueño”. Los amenazaron con machete y los ahuyentaron de esa esquina prohibida, lo que los hizo volver a casa decepcionados y con mucho temor por lo sucedido.
Él, un administrador de empresas que hasta hace poco atendía un punto de venta de una reconocida cadena de helados que tenía locales en casi todos los centros comerciales de la ciudad; y ella había pasado por ser cajera de bancos, vendedora de productos de belleza y operadora de call center. Los dos habían coincidido en la vida para unir fuerzas y sacar un hogar adelante, pero también los dos coincidieron en quedarse sin trabajo al mismo tiempo, lo cual era terrible para la relación. Pero eso no los amilanó, y reuniendo sus respectivas liquidaciones decidieron montar un negocio de comidas rápidas que solo sería exitoso durante unos meses, debido a los altos costos del local que habían tomado en arriendo.
Interior of taxi at night --- Image by © Bruno Ehrs/Corbis
Una vez más empezaban de cero, una vez más tenían que resurgir de entre las cenizas, una vez más la vida les ponía una dura prueba para ver si eran capaces de resistir y probar de qué estaban hechos. Y lo asumieron con gallardía, pues aunque se les cerraban las posibilidades tenían claro que no se iban a dejar morir de hambre. Afortunadamente no tenían aún hijos que alimentar lo cual era un alivio en medio de la desgracia.

Entonces se aventuraron a salir de noche para buscar a los perfectos amantes del tinto: los taxistas. Esos grandes consumidores de cafeína que luchan contra el sueño mientras esperan parqueados en estos sitios a que les salga una carrera por el radioteléfono o las aplicaciones que están en auge.

Y yo me los encontré esa primera noche, para acordarme que a mí también en una crisis económica me había tocado salir a vender por ocho días chorizos con arepa, para poder darle a mi hijo la bicicleta que le había pedido al niño Dios, en esa carta que dejó bajo el árbol de navidad. Yo sabía la pena que se sentía esa primera vez, yo también fui perseguido por ubicarme en el lugar equivocado en medio de esos límites invisibles que tiene la ciudad.

Esa experiencia no la aguantan todos, hay personas que no tienen el “perrengue” (decía mi abuela cuando se quería referir a alguien de temperamento recio que no se deja vencer fácil) para aguantar frío, inseguridad, el smog de los carros, pero sobre todo, para romper ese temor por encontrarse a alguien conocido que se pueda enterar que se está trabajando como vendedor callejero. Pero el trabajo no es deshonra y a veces este tipo de crisis forjan el carácter, ponen a prueba a los seres humanos y sacan lo mejor de cada uno.

Me impactó tanto ese encuentro que al día siguiente relaté brevemente lo sucedido en redes sociales y encontré buena onda en los que me leyeron. Varias personas se conmovieron tanto que me mandaron opciones de trabajo para ellos que yo inmediatamente les hice llegar. Se pusieron a llorar y me abrazaron como si me conocieran de toda la vida.

Ellos y yo coincidimos esa primera noche, y nunca se enterarán de que escribí su historia. Pero si me los vuelvo a encontrar les compraré tinto aunque no pueda dormir; lo importante es tenderles la mano pues son unos de los muchos luchadores silenciosos que tiene este país.

(Visited 2.859 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Sobre el restaurante El Galápago y su famosa hamburguesa al champiñón

    Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

  • Bogotá

    La Casa de Andrei, 5 opciones gastronómicas en un solo lugar de la Zona G (Bogotá)

    Mi ciudad, mi Bogotá, la capital de los colombianos, se posiciona día a día como destino turístico y, sobre(...)

  • Colombia

    Joropo de lejanías, un canto a la nostalgia

    La música llanera llegó a mi vida cuando era muy niño. Mi padre por su trabajo en una empresa(...)

  • Colombia

    Los mejores restaurantes y planes en Tabio, Cundinamarca

    https://www.youtube.com/watch?v=dBYGX_5OVoA Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en salir los fines de semana a almorzar o(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alicia391127

    Don Huguito, muchas bendiciones. Alabado sea Dios y sus raíces colombianas auténticas que los han forjado con amor y unión familiar en medio de la tragedia, para tener la valentía diaria e inapelable de construir un país mejor. Todos esos criaturos de la corrupción (origen de la violencia) son personajes que les falta arraigo e identidad familiar que a sumerced y a los niños del tinto les sobra a borbotones. Por aquí a sus órdenes en este Boyacá del alma para ofrecerle un auténtico changüita y darle las gracias por ser un colombiano de verdad.

  2. Un relato muy bueno, por honesto. Lo mejor para estos jóvenes. Y si, es muy duro. Creo que como están las cosas, ser empleado o no es siempre posible o no es siempre la mejor opción. Deberíamos formarnos más para la creación de empresas.

  3. julioycrishid670973

    Muy interesante su experiencia en carne propia, lo felicito. Me remito ahora a los datos que da el DANE sobre ocupación laboral -empleo-.Puede ser que haya menos personas buscando trabajo, pero debiera tenerse en cuenta, al mismo tiempo, a cuantos se han pasado a la economía informal que son cada vez más en nuestras calles y carreteras.

  4. agustin1205

    hola Hugo, esas historias además de tristes son conmovedoras, pero gracias a tí (en este caso) tuvo final feliz.Dios te bendiga por ese “pequeño” gesto para ese par de compatriotas que también lo necesitan.¡ El que obra bien, le va bien! .

  5. jorge312607

    … esto demuestra que Colombia se hunde … que tristeza … cuantos jovenes, terminan sus carreras profesionales con su esfuerzo académico y el esfuerzo económico de sus Padres y salen al mercado laboral, para no encontrar nada que hacer … Colombia retrocede, porque muchas personas estan pensando que ya no vale la pena estudiar … un Medico paga Semestres de 20 Millones e ingresa a una EPS, como temporal con casi un Salario Minimo … han destruido el futuro de los jovenes nuestros politicos corruptos…

  6. federico.charris

    hola hugo, estoy en una situacion parecida ya que estoy sin trabajo hace ya casi dos años y no he reunido las suficientes fuerzas para lanzarme a la venta ambulante. Tengo 55 años administrador de empresas y programador de sistemas en foxpro y conductor de servicio publico pero sin experiencia demostrable o relevante y por mas hojas de vida que he enviado nada ha salido. Tengo pensado vender la llamada madera plastica y si eso no resulta sera definitivamente la venta ambulante. Suerte a todos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar