Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A las nueve de la mañana del 7 de enero me empecé a llenar de mensajes de whatsapp y de mensajes internos de Twitter en los cuales me preguntaban que era lo que había pasado con un tuitero que se hacía llamar en esa red social como @JuanRealDC. Y realmente no entendía que era lo que pasaba; recuerdo haberle leído un trino por última vez el 4 de enero, pero no sabía de qué me estaban hablando.

Tal vez mucha gente pensaba que era amigo íntimo mío o que lo conocía personalmente de vieja data, tal vez por la familiaridad y confianza con la que interactuábamos casi a diario. No podía creer la noticia hasta que el prestigioso abogado Iván Cancino me contestó y desafortunadamente confirmó su fallecimiento; en ese momento se me encharcaron los ojos y sentí un dolor intenso por una persona de la que apenas sabía que era un excelente abogado penalista, que le gustaban los buenos restaurantes, que usaba unas medias “de colores bastante gays” (así se lo expresaba yo de manera jocosa) y que era un ácido defensor de ideas conservadoras, que entre otras, hicieron que muchas veces las sectas de izquierda lo reportaran masivamente y le cerraran su cuenta. Pero él al día siguiente abría una nueva y todos los que estábamos de acuerdo con sus opiniones, seguíamos de nuevo.
juanreal
Me enteré hasta ayer que su nombre verdadero era Juan Carlos Cardenas Alzate, vi su rostro real por primera y última vez y tengo que decir que, aunque suene absurdo, era mi amigo de Twitter. Que pasé a su lado buenos momentos como por ejemplo cuando había partidos de la Selección Colombia y trinábamos con la etiqueta #RadioReal, o cuando los fines de semana nos daba por poner música ochentera hasta altas horas de la madrugada, tal vez él con un vaso de whisky de ese lado del celular, y de este lado yo con una cerveza.

También tuve que aceptar sus críticas pues expresaba que mis recomendaciones gastronómicas eran demasiado populares y me decía que yo era “muy gala”, a lo que yo respondía que a él le faltaba calle y que era un abogado muy “pupy”.

Increíble que se sienta tanto dolor por alguien que nunca tuve la fortuna de conocer, pero que sentía tan cercano. Pero Juan era así; reservado, misterioso y hasta exagerado en revelar su verdadera identidad. Alguna vez en el Café Pasaje del centro de Bogotá creí haberlo visto, creí reconocerlo porque vi esas medias de colores en un personaje que estaba tomando café en la misma mesa con el también abogado Francisco Bernate, de quién él decía era su parcero. Pero el mensaje interno de Twitter que le mandé para confirmar su identidad nunca fue respondido, y yo respeté eso y no insistí más.

Tal vez el doctor Bernate si haya podido disfrutar del buen ser humano que fue Juan Carlos, tal vez vio su calidad como abogado penalista en alguno de los estrados judiciales, tal vez él si haya podido compartir un trago, un café o un almuerzo. A mi me toca quedarme con la imagen positiva que dejó en las redes sociales… ¡hasta siempre doctor medias!

(Visited 5.241 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Sobre el restaurante El Galápago y su famosa hamburguesa al champiñón

    Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

  • Bogotá

    La Casa de Andrei, 5 opciones gastronómicas en un solo lugar de la Zona G (Bogotá)

    Mi ciudad, mi Bogotá, la capital de los colombianos, se posiciona día a día como destino turístico y, sobre(...)

  • Colombia

    Joropo de lejanías, un canto a la nostalgia

    La música llanera llegó a mi vida cuando era muy niño. Mi padre por su trabajo en una empresa(...)

  • Colombia

    Los mejores restaurantes y planes en Tabio, Cundinamarca

    https://www.youtube.com/watch?v=dBYGX_5OVoA Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en salir los fines de semana a almorzar o(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Cuando estamos frente al ordenador y queremos escuchar música, tenemos varias(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Juano fue mi amigo de infancia, de la vida, con el compartí este mundo y ese ser real que no siempre coincidía con el de las redes. Hoy, cuando lo despedí por última vez cargando su ataúd, no puedo dejar de pensar en lo complejo de este mundo, y que detrás de un avatar o un nickname siempre hay una persona real como mi querido Juano que se ganó el cariño de personas que jamás lo conocieron, a pesar de que algunas veces ni el mismo se tomaba en serio. Paz en su tumba.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar