Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“El que esté libre de pecado, que tire la primera empanada”. Esa parece ser la consigna de nosotros los colombianos, que en alguna ocasión hemos comprado algo a los vendedores ambulantes de las diferentes ciudades en las que vivimos. Y es que el vendedor callejero nos genera solidaridad porque siempre creemos que son personas vulnerables, pobres y que apenas si pueden cuadrar un mínimo mensual.

Con las noticias recientes en donde se han hecho operativos contra estas personas y hasta se le han aplicado comparendos a quienes compren en la calle, se ha generado una polémica sobre si se debe perseguir o no a los que hacen uso indebido del espacio público en Bogotá, por cuenta del nuevo código de policía. El tema ha dado para que en redes se den toda clase de opiniones, se hayan inundado de memes, le hayan pagado la multa a un infractor que se arriesgó a comer en la calle y hasta estén organizando “empanadatones”.
Todo este preámbulo para ambientarlos sobre una historia que les voy a contar a continuación y que surgió de una charla con uno de esos miles de vendedores callejeros que vemos a diario cuando vamos a trabajar.

En mis épocas de taxista estaba deambulando por el sector del Centro Internacional cuando de pronto vi un tumulto de gente agolpada alrededor de unas neveras de icopor. Hombres de corbata, mujeres entaconadas, mensajeros y diferentes bogotanos que pasaban por el sector. Cuando me acerqué, un hombre de unos 60 años aproximadamente acompañado de dos ayudantes repartían empanadas a sus clientes con gran agilidad. Variedad de salsas, ají, limón y guacamole hacían parte de los acompañamientos ofrecidos por el dueño del negocio ambulante. Pedí una de pollo, queso y champiñones; luego una ranchera y por último una de carne desmechada y papa. Ahí entendí el éxito del señor, pues tenía unos productos de excelente calidad, no tan económicos pero sí muy bien presentados. Cuando se desocupó el lugar, me puse a preguntarle al hombre cuántas empanadas se vendía al día y él se me acercó como queriéndome contar un secreto. La cifra pasaba de tres mil diarias en horario de 5:30am a 12m. No se si fue porque me vio en el taxi y tal vez pensó que yo no le iba a montar competencia, pero me dio más datos sobre el negocio que me dejaron impresionado.

Sacando lo de los insumos, a cada empanada le ganaba el 150%. Todo lo compraba al por mayor en una plaza de mercado y era toda una empresa familiar en la que trabajaban su esposa y unas cuñadas. Él madrugaba a vender mientras que las mujeres trabajaban en la producción en su casa al sur de Bogotá. En esas estábamos charlando cuando de una lujosa camioneta se bajaron dos personas con neveras de icopor a reabastecerle el negocio, pues las empanadas se estaban agotando.

“Haciendo cuentas alegres, hermano, me quedan así, a ojo de buen cubero, unos seis palos libres”, me dijo. ¿Seis millones mensuales? Pregunté. No señor, semanales. Sorprendido y abriendo tamaños ojos le reproché por que eso no se debía estar contando a los 4 vientos en un país tan inseguro. 24 millones de pesos libres trabajando de lunes a viernes en ese y otras dos esquinas de Bogotá. No soy envidioso, además merece todo el éxito porque sus empanadas son de ataque… pero ¿y el que paga un local, servicios e impuestos qué? ¿por qué no pasar de la informalidad a hacer crecer el negocio de manera legal? ¡Porque a este tipo de personas le conviene la informalidad! no sería tan exitoso si sus ventas no son en la calle. No están acostumbrados a eso y no están dispuestos a aceptar una reubicación, ni las opciones que les ofrece la alcaldía pues se les bajarían las ventas.

Como este “pobre viejecito” existen muchos más empresarios de las ventas ambulantes que ganan más que usted y yo, apreciado lector. Basta ver como en zonas de oficina a las 5am un camión descarga en cada esquina un bulto de naranjas para cada puesto o chaza ubicada en los andenes de la ciudad. También hay una marca reconocida de hamburguesas que vende franquicias callejeras a catorce millones de pesos y que obliga al que la obtiene a comprarle todos los insumos a ellos. En resumidas cuentas, hay todos unos carteles de las ventas ambulantes en Bogotá y casi todas las ciudades; a esos es a quienes la ley les debe caer con toda pues están invadiendo el espacio público y perjudicando al que pone un negocio y hace las cosas de manera correcta.

PD: Tengo una buena amiga que tiene un puestico a las afueras de Bogotá, que es una dura, que madruga, que mantiene ella sola una familia y que no merece ser perseguida. Ella sí piensa en crecer y en salir de la venta callejera en algún momento. Con ella también me siento a hablar mientras le compro un tinto y una empanada. Una vez se le aguaron los ojos cuando le pregunté cuál era su sueño, y me contestó que conocer el mar en compañía de su mamá y su hijo. ¡Y yo le voy a cumplir ese sueño! pero esa es otra historia que les contaré después…

(Visited 2.454 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¡Por fin! Restaurante Mercagán Parrilla llegó a Bogotá

    Para los santandereanos, hablar de Mercagán Parrilla es bastante familiar ya que se trata de un negocio que data(...)

  • Colombia

    Los cortes de carne colombianos

    Vivo en una constante polémica con mi hermana vegetariana por el tema del consumo de carne. Le doy argumentos(...)

  • Vida

    Restaurante Lía, un pagamento a la naturaleza

      Deambulando por el centro de Chía, y buscando en donde almorzar, me encontré con una fachada oscura pero llamativa y elegante. Al ingresar al local tuve buenas sensaciones pues el chef salió de su cocina y me abordó con gran amabilidad; me explicó (tal vez porque me vio gordito) que este no era un restaurante tradicional, con ingredientes y recetas tradicionales, pero fue precisamente eso lo que me animó a quedarme. Pablo Aya se sentó conmigo a la mesa tomándose el tiempo para contarme sobre su carta y su concepto. Todo lo que hay en la cocina del Restaurante Lía es de origen orgánico (una parte es lo que se cultiva en la huerta de su casa y otra comprada a los campesinos directamente) garantizando que no sea regado con químicos. De igual manera, lo que dice el chef tiene todo sentido, o por lo menos a mi me convenció, y es que si usted va a sacrificar un animal (porque no se trata de un restaurante vegetariano) por lo menos hay que darle una buena vida. Eso es Lía: un pagamento a la naturaleza. Es agradecerle por proveer alimento y no cocinarlo de manera 'chambona', sino esmerarse por ese ser vivo que dio su vida para que nos alimentemos. chia1 Mientras esa charla sucedía me traían una deliciosa entrada de queso costeño frito acompañado de salsa de piña, fresas, tomate miniatura o cherry y un toque de chile poblano. La presentación, impecable; el sabor, exquisito; y las combinaciones al paladar, bastante agradables. En ese momento ya estaba convencido de querer pedir plato fuerte que incluyera una proteína esmeradamente preparada, así que escogí una sobrebarriga asada a la parrilla que Pablo cocina previamente 6 horas bajo la tierra en su casa, en un fondo a base de tomate. Es un pedazo de carne de 480 gramos y tengo que decir que jamás había probado algo tan tierno al paladar. Es como si la estufa bajo la tierra hiciera el papel de una olla pitadora. El chef aprendió esta técnica viviendo unos meses con unos indígenas mexicanos, y cuando regresó al país adaptó la receta a su restaurante. Pero no solo la sobrebarriga se cocina bajo esta premisa; también lo hacen con la costilla de res, medallones de lomo, trucha, pato y otros "muertos", como les llama Pablo a sus platos. En matas y muertos se divide su carta, y aunque no es políticamente correcto decir eso, tiene todo el sentido. chia2 Después llegó el postre. Una cuajada flambeada en tequila espectacular que me hizo regresar a Lía a repetir la semana siguiente. Solo fui por esa delicia y pienso frecuentar de nuevo el sitio. Todo tiene razón de ser en este restaurante, desde las entradas, pasando por las bebidas no alcohólicas y qué decir de las alcohólicas. Cócteles con sabores del pacífico colombiano combinados con las raíces de méxico, y así. Pero mejor no contar más, es preferible que vean el video y vayan a probar. Yo me fui feliz para mi casa con unas cuantas libras de papas nativas que Pablo me regaló para que preparara en casa. Estas son las que él usa en su negocio frecuentemente para acompañar sus platos. Chía dejó de ser hace rato el lugar de los restaurantes de parrilla, los sitios de rumba, los piqueteaderos al lado de la carretera, o los puntos de postre y merengón... ¡ahora existe Lía! Un restaurante a manteles que es respetuoso de lo que la naturaleza nos da.

  • Vida

    18 de septiembre, tatuaje del alma...

    ¿Cómo poder encontrar las palabras adecuadas? ¿Cómo poder seguir siendo el caballero que admiraste? ¿Cómo poder plasmar palabras sin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Sabes qué famosos han pasado alguna que otra vez por un(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. marthasanchis0516

    Totalmente de acuerdo. Hay que ver a la hora de almuerzo al lado del hotel Grand Hyatt cerca a la Gran Estación, la cantidad de camionetas que venden almuerzos. No pagan locales, impuestos ni nada y dejan el parque vuelto un basurero de bolsas y bandejas de icopor

  2. Que fácil es soltar frases como “muchos más empresarios de las ventas ambulantes que ganan más que usted y yo, apreciado lector”. Un periodista con ética hace una investigación o un sondeo y sustenta sus afirmaciones. A mi la intuición me dice que no deben ser muchos los que ganan lo del señor de la historia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar