Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Normalmente, y ya en la edad adulta, uno hace amistad con quien tiene afinidades de planes, de pensamientos, de ideales y sobre todo de política. Pero no siempre ese tipo de reglas se cumplen; a veces tienes que ver cómo personas que inevitablemente están metidas en tu corazón presentan un cambio desfavorable en su forma de ser, en su aspecto personal, en sus actitudes y hasta en sus pensamientos. Pero ya es imposible dejar de querer a esa persona que también respeta lo que tu eres como ser humano, tus principios y tus convicciones. Y así se pasa el tiempo logrando convivir con esas marcadas diferencias, sobre todo políticas, que separan esa amistad, pero que no logran romper los lazos afectivos que se crearon.

Para esa amiga, que en mi opinión se desvió del camino, van estas sentidas letras que solo buscan resaltar el valor de la amistad.

Foto: Tarcisio Rincón

Foto: Tarcisio Rincón

Siempre te voy a querer y siempre te voy a admirar, porque me brindaste el privilegio de contar con tu amistad. Pero sufro en silencio al ver como otras personas que llegaron después de mi te están cambiando. Actualmente eres diferente en varios aspectos; empecemos por el aspecto físico. Siempre me pareciste linda, muy femenina y de esas que “paran tráfico” (aunque puede que este término no te guste actualmente por aquello del feminismo desdibujado que te han querido presentar tus nuevas amistades). Yo no sé de moda, pero te confieso que me gustaba más verte maquillada, con tu frondosa cabellera negra y bien alisada, con tus tacones que te ponías algunos días de la semana, con tus vestidos que te quedaban regios y que para nada eran vulgares, pues no necesitas mostrar mucho para que se enteren que eres una mujer muy bella. Pero desde hace algún tiempo todo cambió; ahora pareciera que te pones la ropa de tu hermano, como que todo lo que usas te queda grande, o buscas que te quede grande. Ya no vas al salón de belleza con la misma frecuencia y he notado tus manos algo desarregladas. No te quiero estigmatizar, se que no sigues patrones de belleza pero me gustaba más tu anterior aspecto. Cuando subes fotos con tus amigas feministas solo tu sobresales; a veces pienso que es envidia de ellas y que te quieren rebajar a su mismo nivel, impidiéndote ser tu misma. He tenido pesadillas y temo encontrarte algún día con media cabeza rapada.

Tus gustos musicales también cambiaron; ahora cada vez que nos encontramos solo escuchas canciones de Pablo Milanés, de Atahualpa Yupanqui, León Gieco, Mercedes Sosa y hasta te debes soñar con el unicornio azul de Silvio Rodríguez. Me pregunto dónde quedó esa mujer excelente bailarina que escuchaba música de todo tipo y que una vez me avergonzó sacándome a la pista para que la acompañara con una música moderna que yo a mis años no entendía como se bailaba.

Ahora tus héroes son sindicalistas, exguerrilleros, “defensores de derechos humanos” y varios personajes que en el pasado se han alzado en armas contra el Estado. Odias a la Policía, a las instituciones y a las Fuerzas Militares de las cuales yo hice parte ¿o no te acuerdas cuando orgullosa me acompañaste a mi juramento de bandera, a mi entrega de armas y hasta soltaste un par de lágrimas de emoción por mi?

Ya no tomas cerveza ni tragos finos; ahora lo tuyo es el vino caliente, la chimenea y los malvaviscos asados al son de una guitarra que medio sabe tocar uno de tus nuevos mejores amigos ‘mechudos’. Ya casi no tenemos planes en común; yo sueño con llevarte a Las Vegas, a Barcelona o a Santorini. Pero tu prefieres Cuba, Amsterdam o Bolivia, dizque para tener un encuentro profundo con la “pachamama” y abrazar árboles. Tu sueño de casarte en Cartagena con una gran recepción cambió. Ahora prefieres que tu boda la oficie un chamán en la Sierra Nevada. Sin embargo a donde decidas hacerlo yo te acompañaré, lo importante es que consigas un buen hombre que te aprecie, te ame y te respete.

No te quiero incomodar más con mis preocupaciones, solo te digo que no odies a Uribe por moda. Piensa que lo que estudiaste en la universidad es un oficio totalmente capitalista y que quiero que como profesional seas muy exitosa, porque eres brillante. Alguien dijo que a los comunistas les encanta el ambiente académico, porque si ponen en práctica sus ideas de izquierda fracasarán inevitablemente.

¡Recuerda que te quiero, y que nada dañará nuestra amistad!

PD: Ya me contó tu mamá que tienes en tu casa un diario del Ché Guevara. Ella también está preocupada

(Visited 1.944 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La Bonga del Sinú, el sabor de Córdoba que conquistó a Colombia

    Hace unos años recomendé a La Bonga del Sinú como uno de los mejores restaurantes en Bogotá para disfrutar de la gastronomía de la región Caribe; de igual manera incluí a su hamburguesa con butifarra, queso y suero costeño en el listado de las mejores de la capital. Pues aprovechando que se reubicaron y remodelaron en el sector del parque de la 93 quise ahondar un poco más en este restaurante que ya cuenta con más de 30 años y que nació de la idea de Pedro Ojeda Visbal en 1983 en un local situado en el norte de Montería. Desde sus inicios el restaurante tuvo éxito por la excelente calidad de sus productos de comida típica costeña, y su especialidad en carnes a la brasa. La empresa inició como una institución familiar que buscaba fomentar la cultura gastronómica del Valle del Sinú, y a medida que fue conociéndose por amigos, allegados, clientes propios de la región y foráneos, se convirtió en una exigencia la extensión a otras zonas del país, siendo necesaria una gran inversión en tecnología de punta que le permitiera tecnificar procesos y estandarizar productos.   [caption id="attachment_3544" align="aligncenter" width="1024"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   En 1999 abrieron un local en Barranquilla, posteriormente se aventuraron con otro en Cartagena, y luego pusieron sus ojos en Bogotá. Hoy La Bonga del Sinú cuenta con 16 establecimientos que incluyen los restaurantes tradicionales y el concepto express dirigido a locales en los principales centros comerciales; eso sí, sin perder su calidad en la sazón y presentación de los productos de la carta. Si usted está en la capital y se antoja de un mote de queso, un jugo de corozo, de zapote costeño o de guayaba agria no lo piense dos veces y vaya a La Bonga del Sinú. Por ser Córdoba un departamento líder en ganadería y rico en pastos, se aprovecha esa ventaja para tener en la carta los mejores cortes de carne, entre ellos el 'lomito ella' (el más vendido), el solomillo, los medallones de lomo tres pimientas, el bife de paleta, la punta de anca y la punta especial que son 400 gramos de corte semigrueso, marmoleado y de terneza media.   [caption id="attachment_3545" align="aligncenter" width="1024"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Don Pedro Ojeda es un empresario conocedor del tema y eso, inevitablemente, se ve reflejado en sus platos, que van acompañados de patacones con suero y hogao, bollo limpio, ensalada, vegetales asados, tajadas verdes y otras variadas opciones para acompañar. De igual manera tienen el tradicional arroz apastelado, arroz sinuano (cocido en zumo de coco, carne salada, vegetales, queso costeño rallado y trocitos de maduro frito), costilla de res guisada, mondongo monteriano, 'la viuda rica', el bocachico guisado o frito y la caldereta de carnero guisado.   [caption id="attachment_3546" align="aligncenter" width="1152"]Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va? Restaurante Bonga del Sinú. Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption] Se nota que el dueño se esmera porque sus instalaciones sean agradables para el comensal, y por eso no deja ningún detalle al azar. Así que si ustedes son curiosos, cuando visiten el lugar se darán cuenta de que el piso, las cavas de vinos, las mesas, los techos, etc., están impregnados de la historia y tradición sinuana. Esa es la gastronomía de la región, una mezcla de la cocina indígena zenú con los sabores africanos, españoles y sirio libaneses. Les dejo algunas fotos y un pequeño video para que se antojen (esa es mi misión) y cuando se encuentren el lugar no duden en entrar. No olviden pedir de postre el enyucado con helado, ¡es una maravilla!

  • Bogotá

    Glamping y parapente muy cerca de Bogotá

    Hace muchos años que no voy a hacer el plan de acampar, eso ya se lo dejo a los muchachos que son los que aguantan condiciones climáticas adversas y les encanta la aventura. Mucho menos soy hombre de deportes extremos, pues cuando uno va envejeciendo le va cogiendo miedo a todas esas experiencias que implican separar los pies del piso, así sea en un parque de diversiones. Pero buscando hacer algo diferente no muy lejos de la capital, me encontré con la moda del glamping, que es un camping con las comodidades de un buen hotel. Cama confortable, ducha caliente, luz con páneles solares, wifi, bar, toallas limpias, conectores y todo lo que se necesita para pasar un buen fin de semana de descanso.   [caption id="attachment_3530" align="aligncenter" width="531"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   A una hora y 20 minutos de Bogotá está el Ecoglamping Tominé. Más exactamente por Sopó, detrás del cerro del Pionono por una carretera destapada pero transitable y en muy buen estado, se llega a este sitio que tiene una vista maravillosa que adorna el embalse de Tominé. Un buen plan para desconectarse del estrés de la ciudad y en donde los que se atrevan podrán disfrutar de los deportes extremos que se practican en la región, principalmente el parapente. Como recomendaciones principales, les cuento que deben llevar ropa muy abrigada que incluya gorro, guantes, bufanda, botas y una buena chaqueta pues en la noche baja la temperatura de forma considerable. En el sitio hay un restaurante en el que te atienden "a la habitación" de forma muy diligente y te suministran todo el tiempo bebidas calientes y, si lo deseas, también bebidas alcohólicas. El glamping, que es como una habitación en forma de iglú, tiene una gran ventana que permite ver el atardecer y el cielo estrellado cuando el clima lo permite, así que aplica totalmente como plan romántico. [caption id="attachment_3531" align="aligncenter" width="527"]Foto: Ecoglamping Tominé Foto: Ecoglamping Tominé[/caption]   Como dije al principio, yo no soy de deportes extremos, pero no me podía dejar 'echar tierra' de mi compañía femenina, así que con el corazón a mil decidí aceptar el reto (ver video) y dirigirme al punto de partida en donde, tengo que decirlo, los profesionales de Parapente Guatavita, la empresa encargada de realizar los vuelos, me dieron mucha tranquilidad pues tienen amplia experiencia con personal capacitado y con muchas horas de vuelo. Y si de valores estamos hablando, a cada persona le cobran $125.000 que incluye grabación con cámara gopro para que chicaneen posteriormente en sus redes sociales y compartan la experiencia. Lo miedoso es el despegue, más para los que somos 'buñuelos', pero después que el paracaídas se estabiliza, se disfruta de un panorama maravillosa y allá arriba se siente una paz que no se puede describir. Así que si yo, con mis chocheras y mis kilitos de más, pude: ustedes también pueden, la experiencia vale totalmente la pena y espero repetirla. [caption id="attachment_3532" align="aligncenter" width="537"]Foto: Parapente Guatavita Foto: Parapente Guatavita[/caption] Ecoglamping Tominé  - reservas: 3138655180 Parapente Guatavita: 3132057699 (www.parapenteguatavita.co)

  • Bogotá

    'Campesinos Maestros': raíces gastronómicas en la comida rápida

    Siempre que visito un restaurante, además de ver su carta, me intereso por averiguar la historia detrás del emprendimiento. Esto lo hago porque, generalmente, encuentro un pasado lleno de sacrificios y derrotas que tuvo lugar antes de poder alcanzar el éxito. Y esta, precisamente, es la historia de Campesinos Maestros, un restaurante de cómida rápida ubicado al occidente de Bogotá, en el barrio Santa Rosita (muy cerca del Portal de la Calle 80). Les cuento un poco: Nelson Robles y su familia tenían un negocio de venta de celulares, y accesorios para estos dispositivos, en la localidad de Engativá. Estaban posicionados y no les iba mal pero, de un momento a otro,  la competencia aumentó y las ventas empezaron a bajar hasta que el negocio se fue a la quiebra. La situación era tan grave que al año siguiente de que el local quebrara, Robles no tenía los recursos para darle estudio a sus hijos, por lo que él y su familia tomaron la decisión de enseñar ellos mismos a sus pequeños mientras viajaban de pueblo en pueblo vendiendo la mercancía estancada que les había quedado. Dormir en el carro o en hoteles de camioneros fueron algunas de las incomodidades que tuvieron que pasar; afortunadamente los niños estaban pequeños y nunca vieron esto como una crisis sino, más bien, como una aventura. En esa vuelta a Colombia por necesidad probaron sabores nuevos, conocieron la gastronomía de otras regiones y fueron adquiriendo experiencia que más adelante les iba a servir. Orgullosos de sus raíces campesinas e influenciados por su abuela boyacense que los había criado en el barrio Kennedy mientras su mamá salía a trabajar por un mínimo, Nelsón, su hermano y sus respectivas familias iban craneando lo que hoy en día es el restaurante 'Campesinos'. Pero antes hicieron ensayos vendiendo carne en las carreteras de Colombia con la receta y los aliños de su querida abuela. Éxito efímero, pues la policía de carretera les hizo recoger el puesto ambulante cuando solo habían vendido cuatro porciones a los turistas que pasaban por el sector. No obstante, no desfallecieron. A su regreso a Bogotá, y con la plata que habían reunido de la venta de los repuestos para celular, montaron un pequeño negocio de bebidas y jugos artesanales en el que los clientes empezaron a pedir comida para acompañar, y ahí fue donde entraron las hamburguesas con el toque secreto de la abuela en la carne molida.   [caption id="attachment_3514" align="aligncenter" width="889"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption]   Hoy en día, los habitantes del sector de Quirigua y Santa Rosita saben que el mejor sitio para comer una buena hamburguesa sin tener que ir al norte, o a un centro comercial de la localidad, es el restaurante "Campesinos", cuyo éxito, aparte de el maravilloso sabor de la carne, es su concepto. Y esto ocurre porque en su carta ofrecen hamburguesas como la "Quillera" (chorizo artesanal, suero costeño atoyaguey, pimientos al carbón), la "frijolero" (salsudos fríjoles, chili,jalapeños verdes), la "picosa" (croquetas de jalapeños rellenas de queso cheddar, salsa de maíz y jamón pietrán), la "problemática" (porque tiene chicharrones, plátano maduro y miel mostaza), la "tropicampeche" (piña a la parrilla y doble jamón) y otras siete opciones igualmente buenas y con ingredientes novedosos.   [caption id="attachment_3515" align="aligncenter" width="697"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption]   Y es que, usualmente, cuando uno visita un sitio nuevo, se casa con algo que solo pruebe ahí o que sea exclusivo. Por eso en 'Campesinos Maestros' se inventaron una serie de muy buenas pizzas entre las que sobresalen mi preferida, "la cachaquísima", que es un ajiaco en forma de pizza (pollo desmenuzado, papa criolla, alcaparras, cuatro quesos y lo que no puede faltar, las guascas); "la catana" (peperoni, salami, cuatro quesos y hoja de coca deshidratada), "la chabacana" (salsa enchilada, pollo, totopos,cuatro quesos, cilantro) y una opción vegetariana que se llama "la solo matas" (pimientos asados, tomate cherry, champiñones, aceitunas rellenas, cuatro quesos).   [caption id="attachment_3516" align="aligncenter" width="802"]Foto: restaurante 'Campesinos Maestros' Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'[/caption] Como dije anteriormente, en este lugar empezaron con bebidas. Es por esto que sus jugos, malteadas, limonadas y "gazimbas" de lychee azul, blueberry, cold brew, lavanda, menta, dátiles, manzana verde y pepino son una maravilla (fabricadas artenasalmente en el lugar, en donde no venden gaseosas comerciales). También tienen la opción de acompañar las pizzas o hamburguesas con cervezas artesanales bogotanas como Chelarte, Apóstol y Tres Cordilleras. Y de igual forma ofrecen "el porro", que es una infusión de cerveza Chelarte Zenaida, masmelo tostado, whisky y cold brew. Realmente me gusta que a la gente a la que le ha tocado duro en la vida pueda lograr el éxito sin que se olvide de sus orígenes humildes. "El cura no se acuerda de cuando fue sacristán" decía mi mamá, y ella era hija de campesinos de Cundinamarca. Luego se casó con mi padre, hijo de campesinos del Tolima... Así que el que les escribe también tiene sangre campesina... ¡todos somos campesinos!

  • Bogotá

    Sobre el restaurante El Galápago y su famosa hamburguesa al champiñón

    Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. daniel255450

    Vida cafre ahora se es comunista solo leyendo los viajes del che? Ahora que hago con mis libros de Hobsbawn, Weber, Von Martin, Engels, Vasilevich, Lenin, Pirenne y mi Biblia?

  2. Es notable que su escrito pisó varios callos, pues las respuestas son virulents ante unas líneas de cariño y amistad incondicional. Felicitaciones, es una uena entrada de blog.

  3. harold224094

    Mamerto es una persona que se caracteriza por hablar mucho y no cumplir con su palabra y esta clase de personas abundan independiente de su parecer o criterio político. Entonces escriba menos babosadas.

  4. Doctor, de donde sacó autoridad para juzgar a su amiga, y para calificar con juicios de valor sus actitudes y forma de ser? que machista y obtuso será tu cerebro….

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar