Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


Siempre que visito un restaurante, además de ver su carta, me intereso por averiguar la historia detrás del emprendimiento. Esto lo hago porque, generalmente, encuentro un pasado lleno de sacrificios y derrotas que tuvo lugar antes de poder alcanzar el éxito. Y esta, precisamente, es la historia de Campesinos Maestros, un restaurante de cómida rápida ubicado al occidente de Bogotá, en el barrio Santa Rosita (muy cerca del Portal de la Calle 80).

Les cuento un poco: Nelson Robles y su familia tenían un negocio de venta de celulares, y accesorios para estos dispositivos, en la localidad de Engativá. Estaban posicionados y no les iba mal pero, de un momento a otro,  la competencia aumentó y las ventas empezaron a bajar hasta que el negocio se fue a la quiebra. La situación era tan grave que al año siguiente de que el local quebrara, Robles no tenía los recursos para darle estudio a sus hijos, por lo que él y su familia tomaron la decisión de enseñar ellos mismos a sus pequeños mientras viajaban de pueblo en pueblo vendiendo la mercancía estancada que les había quedado. Dormir en el carro o en hoteles de camioneros fueron algunas de las incomodidades que tuvieron que pasar; afortunadamente los niños estaban pequeños y nunca vieron esto como una crisis sino, más bien, como una aventura.
En esa vuelta a Colombia por necesidad probaron sabores nuevos, conocieron la gastronomía de otras regiones y fueron adquiriendo experiencia que más adelante les iba a servir. Orgullosos de sus raíces campesinas e influenciados por su abuela boyacense que los había criado en el barrio Kennedy mientras su mamá salía a trabajar por un mínimo, Nelsón, su hermano y sus respectivas familias iban craneando lo que hoy en día es el restaurante ‘Campesinos‘. Pero antes hicieron ensayos vendiendo carne en las carreteras de Colombia con la receta y los aliños de su querida abuela. Éxito efímero, pues la policía de carretera les hizo recoger el puesto ambulante cuando solo habían vendido cuatro porciones a los turistas que pasaban por el sector.

No obstante, no desfallecieron. A su regreso a Bogotá, y con la plata que habían reunido de la venta de los repuestos para celular, montaron un pequeño negocio de bebidas y jugos artesanales en el que los clientes empezaron a pedir comida para acompañar, y ahí fue donde entraron las hamburguesas con el toque secreto de la abuela en la carne molida.

 

Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'

Foto: restaurante ‘Campesinos Maestros’

 

Hoy en día, los habitantes del sector de Quirigua y Santa Rosita saben que el mejor sitio para comer una buena hamburguesa sin tener que ir al norte, o a un centro comercial de la localidad, es el restaurante «Campesinos», cuyo éxito, aparte de el maravilloso sabor de la carne, es su concepto. Y esto ocurre porque en su carta ofrecen hamburguesas como la «Quillera» (chorizo artesanal, suero costeño atoyaguey, pimientos al carbón), la «frijolero» (salsudos fríjoles, chili,jalapeños verdes), la «picosa» (croquetas de jalapeños rellenas de queso cheddar, salsa de maíz y jamón pietrán), la «problemática» (porque tiene chicharrones, plátano maduro y miel mostaza), la «tropicampeche» (piña a la parrilla y doble jamón) y otras siete opciones igualmente buenas y con ingredientes novedosos.

 

Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'

Foto: restaurante ‘Campesinos Maestros’

 

Y es que, usualmente, cuando uno visita un sitio nuevo, se casa con algo que solo pruebe ahí o que sea exclusivo. Por eso en ‘Campesinos Maestros’ se inventaron una serie de muy buenas pizzas entre las que sobresalen mi preferida, «la cachaquísima», que es un ajiaco en forma de pizza (pollo desmenuzado, papa criolla, alcaparras, cuatro quesos y lo que no puede faltar, las guascas); «la catana» (peperoni, salami, cuatro quesos y hoja de coca deshidratada), «la chabacana» (salsa enchilada, pollo, totopos,cuatro quesos, cilantro) y una opción vegetariana que se llama «la solo matas» (pimientos asados, tomate cherry, champiñones, aceitunas rellenas, cuatro quesos).

 

Foto: restaurante 'Campesinos Maestros'

Foto: restaurante ‘Campesinos Maestros’

Como dije anteriormente, en este lugar empezaron con bebidas. Es por esto que sus jugos, malteadas, limonadas y «gazimbas» de lychee azul, blueberry, cold brew, lavanda, menta, dátiles, manzana verde y pepino son una maravilla (fabricadas artenasalmente en el lugar, en donde no venden gaseosas comerciales). También tienen la opción de acompañar las pizzas o hamburguesas con cervezas artesanales bogotanas como Chelarte, Apóstol y Tres Cordilleras. Y de igual forma ofrecen «el porro», que es una infusión de cerveza Chelarte Zenaida, masmelo tostado, whisky y cold brew.

Realmente me gusta que a la gente a la que le ha tocado duro en la vida pueda lograr el éxito sin que se olvide de sus orígenes humildes. «El cura no se acuerda de cuando fue sacristán» decía mi mamá, y ella era hija de campesinos de Cundinamarca. Luego se casó con mi padre, hijo de campesinos del Tolima… Así que el que les escribe también tiene sangre campesina… ¡todos somos campesinos!

(Visited 1.844 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Cuando baje la marea, quédate en Colombia

    No es una idea mía; lo que me mueve a escribir esto es simple sentido común y de pertenencia.(...)

  • Colombia

    Diez sitios para pedir domicilios por Rappi en época de cuarentena

    La grandeza de muchas empresas se demuestra en momentos de crisis; así que voy a empezar este escrito por(...)

  • Bogotá

    Los mejores sitios para comer bandeja paisa en Bogotá

    Hay que reconocer que cuando un extranjero llega a nuestro país lo primero que llega preguntando en materia gastronómica(...)

  • Entretenimiento

    Restaurante campestre Los calzones de mi abuela en Cajicá

    Es tradición de los bogotanos salir a almorzar los fines de semana a los diferentes pueblos de la sabana de Cundinamarca. Chía, Funza, Mosquera, Sopó y otros muchos que tienen una gran oferta gastronómica. Pero Cajicá es tal vez de esas poblaciones aún inexploradas que merece que se le resalte; es por eso que en una visita que hice a la catedral de sal de Zipaquirá en el tren turístico de la sabana, ya regresando, busqué almorzar cerca de la estación donde para el tren para que los turistas hagan compras y coman algo. Ahí fue donde me encontré el restaurante campestre Los calzones de mi abuela, en una vieja casona esquinera, pero muy amplia y con dos ambientes diferentes. Uno como de paredes con corotos antiguos y otro campestre muy agradable; pero faltaba ver la carta para corroborar si el sitio era bueno. 1 Con sorpresa me encontré con mas de 15 platos de todos los tipos de carnes, pollos, pescados, y lo que más me gusta a mi, que no es otra cosa que la parrilla variada que lleve morcilla, longaniza, chunchullo, arepa boyacense y como ocho ingredientes más. Pero Los calzones de la abuela no es solo parrilla; hay que probar las más de cuatro opciones de sopas hechas en leña para darse cuenta que la señora de la cocina (a la cual saludé y pasé a felicitar antes de irme) le pone mucho amor y empeño a sus preparaciones, y eso es básico en un restaurante. Los meseros entre hombres y mujeres fueron todos muy amables y estuvieron pendientes de mi en cada cosa que solicitaba; no es uno de esos sitios en donde se desaparecen o hay muy poco personal. Mientras me comía mi parrillada pude ver varias presentaciones con bailes típicos de la región cundiboyacense; yo me imagino que esto está más pensado para los turistas extranjeros que vienen de visitar la catedral en Zipa, pero igual lo disfruté porque muy pocas veces tenemos la oportunidad de apreciar el torbellino o la guabina. 2 El sitio es tan agradable, y la experiencia entre la comida y la atención fue tan buena, que decidí quedarme del tren para hacer turismo en Cajicá, comprar algunas artesanías, visitar su iglesia y recorrer su parque principal. En ese momento me di cuenta que el municipio tiene más opciones gastronómicas (como unas empanaditas famosas que venden en el parque) y que tal vez vale la pena regresar y darle otra oportunidad a Cajicá. Lo que pasa es que a veces por pereza uno se queda en lo que esté más cerca y más a la mano de la capital. Los calzones de mi abuela es un embajador de Cajicá. Prometo que volveré a buscar más sitios, pues el municipio merece ser lugar de continua visita por parte de nosotros los colombianos, y por supuesto de los "gringos" que vienen a nuestra región. La dirección del restaurante es carrera 2 No 3-94 Parque de la estación.

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Primero fue la tendencia #SuspensiónConGarantíasUPTC que inundó Twitter con cientos de reclamos de(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar