Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nuestros padres la llamaban «música para tomar aguardiente», mi generación la conoció como «música de despecho» y actualmente a este género se le referencia como «música popular». Y si bien es cierto que sus raíces son mayoritariamente de la parte rural, los pueblos y los estratos bajos, este tipo de canciones ha avanzado de manera rápida a todo tipo de personas, en mi opinión por la llegada de «los pintas» o artistas que tienen además de muy buena voz, una apariencia agradable para sus fanáticos. Los jóvenes de hoy, de todos los estratos, se sienten identificados con las letras que cuentan historias de amor y de fracasos sentimentales que aseguran éxito a los representantes de este género, que así a muchos no les guste, es una realidad que no se puede desconocer.

5ec2eaa974cd5Tuve dos anécdotas en torno a la música popular; la primera en alguna ocasión cuando le pregunté a mi cuñada por un regalo de cumpleaños para mi hermano, a lo que ella respondió con un anhelo de él de tener un DVD de Jhonny Rivera cuando estaba en pleno furor. Con alguna pena, porque en ese entonces yo era uno de los que no me sentía a gusto con ese tipo de música, fui al Tower Records de Gran Estación para comprar el encargo. La segunda tiene que ver con una invitación que tuve por parte de la anterior alcaldía, de asistir a la inauguración del macromural «La Mariposa» en el barrio El Codito al norte de Bogotá. Ese día se hicieron eventos con la comunidad, como un torneo relámpago de microfútbol, la entrega de instrumentos musicales para la recién creada banda sinfónica de una pequeña escuelita del sector, obvio la entrega del mural a sus habitantes, y el cierre era con un concierto de Paola Jara. Fue emocionante ver personas de escasos recursos, sobre todo adolescentes y menores de edad, felices con la artista en tarima. Inclusive la propia Paola dejó ver unas cuantas lágrimas por el sentimiento que le generó la respuesta de ese público que tal vez jamás podrá tener la posibilidad de ir a un concierto pago de la artista. Se sabían todas las canciones, y las coreaban con un sentimiento inusual y desbordado que yo nunca había percibido.

Esos episodios me animaron a escribir estas líneas; pues veo muchas críticas, sobre todo de personas en redes sociales que se creen moralmente superiores y que tratan de manera jocosa pero a la vez despectivo a este género llamándolo como «música agropecuaria». Los radicalismos en la música no son buenos; personalmente no me gusta el metal (a mi hijo le encanta) y la música protesta, pero respeto a los que si la disfrutan. Solo pienso que sería bueno antes de criticar al género popular, indagar por esas historias de superación de personas como Arelys Henao para la que nunca fue fácil llegar a ser un ídolo de la música popular, pues ella y su familia vivieron en carne propia la pobreza y el desplazamiento por parte de los grupos armados de la región en la que vivían. O también las anécdotas de Jhonny Rivera que antes de ser exitoso trabajó pegando ladrillos, de carpintero o como ayudante de bus en Risaralda. Los traigo a colación no para generar lástima o solidaridad. Por el contrario ellos pueden ser fuente de inspiración de muchos que se niegan a rendirse y siguen luchando en esta vida. Precisamente esas condiciones difíciles les permiten componer e interpretar sus canciones con mayor sentimiento. Así que ahora a gusto y totalmente convencido puedo afirmar, aunque a muchos no les guste, que el género popular es una realidad… ¡y llegó para quedarse!

(Visited 1.966 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlosocampo0526

    Años atrás la gente del pueblo llamaba a esta música y a quienes la escuchaban como «guascas» y lo hacían de manera despectiva. Ahora es muy común ver gente de todos los estratos disfrutar de este pegajoso ritmo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar