Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Segunda instancia a la corrupción?

Foto de ilustración sobre la corrupción. Foto: Néstor Gómez/ EL TIEMPO.

Foto de ilustración sobre la corrupción. Foto: Néstor Gómez/ EL TIEMPO.

 

Que Colombia sea un país de leguleyos y no un país de leyes es el peor futuro para las nuevas generaciones colombianas.

Los leguleyos se caracterizan por su estirada interpretación y especulación de la ley. Si la impunidad persiste en Colombia es por la fertilización de los leguleyos.

Los legisladores del Congreso escriben leyes ambiguas que permiten la perennidad de las interpretaciones leguleyas. Este corrupto hábito debe llegar a su fin.

Las leyes colombianas deben ser claras para que su aplicación sea transparente y sin ningún riesgo de que se presten a juegos jurídicos y terminen siendo embalsamadas en un papel, pero vívidamente inservibles.

Se necesitan leyes que sirvan al avance y regulación de la sociedad colombiana, no que consientan su corrupción y atraso.

La corrupción, por mínima que sea, es una cadena venenosa para todo el conjunto de la sociedad. La corrupción corrompe la sociedad.

Por eso la tolerancia de la corrupción debe ser CERO (0).

Caricatura de Matador sobre la corrupción en Colombia. Publicada en EL TIEMPO el 20 de marzo de 2017.

Caricatura de Matador sobre la corrupción en Colombia. Publicada en EL TIEMPO el 20 de marzo de 2017.

La única justificación de la segunda instancia sería para las personas pobres, quienes por necesidad y baja educación han tenido que cometer crímenes para sobrevivir y sostener sus familias, pero nunca para profesionales que han tenido explícita educación sobre la ética de su profesión y menos para los que tengan cargos públicos, cuya obligación es servir a los colombianos no a sí mismos ni a sus amistades.

Ninguna instancia puede ser comparable al necesario y obligatorio perdón por la paz de los alzados en armas.

La insurrección y su inherente financiamiento con robo, drogas y secuestro, como sus bombardeos con muerte de civiles, son parte de conflictos nacionales por el poder y la dirección de un país. La mayoría de guerras civiles, militares y de insurgencia han terminado en constituciones y tratados que avanzan el repudio por la violencia y sientan principios civilizados y democráticos para la paz.

La corrupción no es ninguna lucha, no tiene ningún principio, no le sirve a nadie, porque únicamente enaltece la cumbre del egoísmo, del beneficio personal contra las reglas de bien, honestidad y justicia que deben regir la fibra de la sociedad.

Mientras que, en la insurgencia, guerrilla o terrorismo, sus miembros dan la vida por algo que consideran ser aún más valioso, en la corrupción reina la cobardía, la avivatería y el oportunismo, en el que son los demás, quienes con sus familias y vida sufren las consecuencias al unísono de toda la sociedad.

Photo by ORLANDO ESTRADA / AFP

Photo by ORLANDO ESTRADA / AFP

La insurgencia, guerrilla o terroristas son una peligrosa minoría aislada que la sociedad puede identificar y defenderse de ella, la corrupción es un titánico parásito devorador que vive a todo lo largo y ancho del cuerpo social, desde antes de la guerrilla y después de ella. Conduce a un estado social de coma, que mantiene moribundos el progreso, la paz y la justicia.

La corrupción se burla de la ley, haciendo al país débil en su estructura, evade impuestos que limitan las políticas y beneficios sociales, desmorona la moral, la ética y la honestidad de las personas y de esta manera se reproduce ilimitadamente, vuelve juguete la policía y la seguridad nacional, estimula la falsificación, la mentira y la calumnia, apoya y sostiene a los mediocres que les sirve a su egoísmo, denigrando las instituciones y la sociedad en general, auspicia el crimen y crea una sociedad frustrada, resentida, burlada y por lo tanto insatisfecha, rebelde y propensa a la violencia.

Los corruptos son escurridizos, ágiles y blindados abusadores sociales que nunca merecen ninguna segunda instancia para evadir la ley.

Solo pensar en darles segunda instancia a los corruptos es abominable y vergonzoso para Colombia.

Si los colombianos quieren acabar con la corrupción, deben declararle cero tolerancia y nunca darle la más mínima opción para revivir y reproducirse.

Campañas nacionales sobre la importancia y el valor de la honestidad y el buen actuar están a la orden del día.

 

José María Rodríguez González

(Visited 450 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Analista de conflictos armados y política internacional. Autor del libro "ALERTA" (Negociación de Paz y Conflicto Armado en Colombia). Co-autor del libro "El golpe de Estado en Honduras desde una perspectiva de los DD.HH." Y autor de varios ensayos, entre los que se destaca: "Asuntos de inteligencia militar sobre estrategia contra las Farc".

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La advertencia de que este semestre se va a acabar el(...)

2

Mazda presenta una linda camioneta ubicada entre la pequeña CX3 y(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. dianapaz01, me interesa mucho el tema de este artículo. Estoy de acuerdo con el principio de su punto, pero veo que este artículo se refiere a la segunda instancia en relación exclusiva a la corrupción. Entiendo que los ejemplos de los pobres y de los guerrilleros que aceptan la paz caben correctamente en el terreno de los derechos humanos. No se puede confundir apelación con segunda instancia. Esta, en otra forma, se aplica a los pobres en Estados Unidos, especialmente negros, que exageradamente han sido apresados y castigados por situaciones de consumo de drogas. Esos ejemplos de corruptos, pobres y guerrlleros elimina de por sí cualquier maniqueismo. No veo desinformación. Sería absurdo –o de corruptos– imaginar que la válida y sana lucha por eliminar la corrupción es populsmo.

  2. La doble instancia judicial nada tiene que ver con ricos o pobres ni sobre la gravedad del delito. Es un derecho universal que forma parte de los derechos humanos y que debe garantizar justicia y del mismo modo impedir actos judiciales injustos o arbitrarios por parte de los operadores judiciales. Esa visión que usted plantea, es maniquea, desinformada y bastante populista.

  3. ngluca, en principio, la ley es igual para todos, pero en la práctica existen excepciones. Por ejemplo, todos los jóvenes tienen que prestar servicio militar, pero los jóvenes discapacitados no. Todos los colombianos mayores de 18 años (16 o 25 en algunos casos) pueden votar, pero los interdictos de los derechos y funciones públicas no. Todos los crímenes son condenados por el ramo de justicia, pero los crímenes perpetuados por insurgentes que se adhieren a un proceso de paz no, pues, el perdón siempre es el punto central de todo acuerdo de paz.

  4. De acuerdo en 0 tolerancia. Discrepo muchísimo en cuanto a que los grupos de Insurgentes, Guerrilleros, o Terrorista den su vida por principios. El único principio que los une es estar del lado donde pueda tener parte de la torta. COLOMBIA.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar