Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Después de esto le recomendamos que SUBRAYE… MARQUE o tome debida ATENCIÓN de lo que queremos COMPARTIR…

¿Para qué educar en las universidades?[1]

En los últimos años hemos venido viviendo una revolución silenciosa en el mundo de la educación superior: hemos pasado de instituciones centradas en la docencia y en la formación de los estudiantes, con un gran cuidado por sus propias tradiciones y con un gran respeto por la figura de los maestros, a instituciones en las que la investigación y la innovación tienen un lugar preponderante, con la mirada puesta en la internacionalización, que compiten fuertemente entre sí, donde se busca medir y comparar el trabajo de las instituciones y el de sus profesores.

Estos cambios le piden a las universidades que den cuenta con responsabilidad de los recursos que las sociedades invierten en ellas, y eso es positivo, pero también pueden terminar transformando las venerables “congregaciones de profesores y estudiantes reunidos en torno al saber” en otra cosa y a abandonar la idea de la Universidad como un proyecto de formación superior para darle paso a “empresas del conocimiento”.

Si miramos un poco la historia, en la historia de la Universidad colombiana, un primer impulso se dio en torno a la idea de que a través de la Universidad podíamos avanzar en el proceso de modernización e industrialización del país. Esta idea movilizó con fuerza el proyecto universitario durante la primera mitad del siglo XX, buscando así abrir el país al mundo de la ciencia, la tecnología y la industria.

En los años ’60 y ’70 las universidades fueron el foco de la protesta social y algunas de ellas fueron consideradas “canteras de revolucionarios”. Ello provocó una distancia y desconfianza de algunos sectores de la sociedad de la universidad pública y una marcada distinción con las universidades privadas que trataban de resistir al ímpetu del llamado “movimiento estudiantil”.

Este paradigma cambió radicalmente a partir de los años ’80 y ’90, bajo los paradigmas de la calidad, la internacionalización y el influjo neoliberal, asistimos al nacimiento de un modelo de universidades de investigación, inspiradas en el modelo norteamericano que se ha considerado el que se ha adaptado más exitosamente a la llamada “sociedad del conocimiento”.

En este modelo prima la llamada “producción intelectual”, centrada en la posibilidad que tienen los profesores de publicar en revistas internacionales, con procesos de medición muy precisos que permiten compararse en rankings universitarios que son difundidos ampliamente. Este modelo está marcado por la idea de que es a partir del conocimiento, “investigación e innovación” que se llega al desarrollo económico; lo que equivale en pocas palabras a poner las universidades al servicio del crecimiento económico y del enriquecimiento.

 images

Este proyecto plantea preguntas muy serias, como qué debe ser la Universidad, a servicio de qué objetivos debe estar y, sobre todo, cuál es el modelo de formación que está proponiendo a sus alumnos y para qué. Si bien hay que tener cuidado por la formación técnica y porque el conocimiento sea útil, ello no agota el proyecto de formación de personas y ciudadanos. La educación debe cultivar la humanidad, buscar la construcción de sociedades más justas y abrir el espíritu a la dimensión trascendente y a las preguntas hondas de la existencia.

No podemos negar que la universidad debe responder al contexto real en el que se desempeña, pero no puede claudicar ante aquello que considera su proyecto de sociedad y que no siempre va en la lógica de la dinámica individualista y mercantilista del mundo capitalista neoliberal. Reducir las universidades a ser productoras de conocimiento e innovación deja en el olvido que desde la educación se construyen las sociedades y que la universidad tiene la tarea de cultivar la humanidad y de formar personas para la sociedad.

En un país como el nuestro, que busca entrar en una dinámica de reconciliación y postconflicto, no podemos olvidar que el propósito de la educación es la formación de personas y de ciudadanos, no solo capaces de producir sino con un compromiso ético y responsable con la sociedad en la que viven.

Esto implica volver sobre el papel que tiene la formación humanística, el arte y la literatura, la importancia de que en la Universidad se den espacios donde pueda confluir la pluralidad de la sociedad, para discutir y ampliar los horizontes sociales y culturales, que le demos un lugar a la cultura y, sobre todo, a las personas. Estoy convencido que si formamos grandes personas podemos hacer grandes cosas, pero si solo pensamos en hacer grandes cosas y nos olvidamos de las personas seguiremos en esta carrera loca que no nos permite superar nuestros conflictos y destruye nuestro mundo.

Aunque cualquier enumeración es peligrosa, quiero atreverme a enunciar algunas competencias que me parecen esenciales en la formación de personas y ciudadanos en el mundo actual:

Ciudadanos del mundo.

El mundo que habitamos está cada vez más interconectado y nos pide interactuar con personas de otros lugares y culturas. Además de la necesidad de aprender lenguas extranjeras, es importante que la educación nos permita ampliar nuestros horizontes y tener un conocimiento del mundo en su diversidad, una visión amplia de la historia y de la diversidad de culturas que compartimos.

Ello debería permitirnos saber que tenemos un punto de vista, pero que hay otros modos de ver las cosas, abrirnos a otros modos de ser y de comunicarnos, superar los miedos y las inseguridades para cooperar con aquellos que son diferentes de nosotros.

Mentes capaces de aprender con profundidad y sentido crítico.

En el mundo de hoy el conocimiento especializado es importante pero se vuelve obsoleto muy rápidamente. Por eso necesitamos personas con bases sólidas pero, sobre todo, con capacidad de aprender, de mirar los problemas desde distintas perspectivas y de participar en equipos de trabajo.

En las mentes de nuestros estudiantes es preciso, además, cultivar la profundidad ante la amenaza de una superficialidad que nos lleve a una percepción limitada y poco fundada de la realidad que nos haga casi imposible sentir compasión por el sufrimiento de los demás y comprometer la propia vida en algo que valga la pena.

Imaginación.

Necesitamos personas creativas, capaces de utilizar su imaginación para buscar soluciones nuevas a problemas nuevos. Pero, además, en un mundo plural la imaginación es muy necesaria pues nos permite abrirnos con curiosidad a las vidas de otros y entender sus sentimientos y deseos. Esta capacidad imaginativa es la que permite “ponerse en los zapatos de otros”, comunicarse con profundidad y entender sus vidas con inteligencia. Si queremos buscar una sociedad más incluyente, necesitamos personas más capaces de que “los otros” entren en sus vidas y en sus preocupaciones.

images

[1] Para estas reflexiones me inspiro en el Maestro Guillermo Hoyos, en particular su texto: Hoyos, Guillermo, El ethos de la Universidad, Medellín, Universidad Eafit, 2013; y en la profesora Martha Nussbaum quien ha reflexionado mucho sobre este asunto, en particular su interesante libro Nussbaum, Martha, Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades. Trad. María Victoria Rodil, Bogotá, Katz editores, 2011.

 

 

 

Recapacite y síganos aquí o en…FullSizeRender

www.docsocialiglesia.com

Twitter @docsocialiglesi

Facebook docsocialiglesia

LOS DIALOGANTES DE HOY

Padre LUIS FERNANDO MUNERA 

 

(Visited 765 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Un colectivo de autores especiales que hacen un verdadero acercamiento a PAZ y el DESARROLLO por medio de la DOCTRINA SOCIAL de la IGLESIA... Encabezados por Monseñor ENRIQUE SARMIENTO ÁNGULO, Monseñor JUAN CARLOS CARDENAS, PADRE RAFAEL DE BRIGARD , PADRE LUIS FERNANDO MUNERA SJ, ALEJANDRO LÓPEZ CONDE A. quienes como FUNDADORES invitan a un verdadero DIÁLOGO interactivo que posibilite el aporte a un MOMENTO ESPECIAL del mundo actual...

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En este momento no cuento con la suficiente informacion de poder argumentar que las universidades de hoy en dia se pelean por un crecimiento económico y que lo hacen fuertemente entre si, que comparan a la institucion y a los trabajos de sus profesores, pues no he ingresado en ese campo y no tengo la experiencia para tratarlo, pero de todas formas pienso que un crecimiento economico es lo que buscamos hoy en dia en una universidad, que podamos tener una buena base para el futuro. Por otro lado, opino que es bueno que en las universidades se vea una dinámica de reconciliación y postconflicto, pues el proposito que busca nuestro pais con la educacion es la formación de personas y de ciudadanos, teniendo en cuenta que el arte, la literatura, espacios amenos para una buena comunicacion, debates de discusiones, espacios en los cuales la cultura hable por ellos mismos, seran los encargados de ir creando esas personas capaces de cambiar nuestra sociedad, siendo asi el proposito principal de una universidad.
    Maria Fernanda Zapata

  2. Acerca del anterior texto, pienso que las ideas que plantea el autor de este escrito, son concretas, y muy ciertas; la educación es la base de una sociedad democrática, con capacidad de criterio, con inovaciones en todas las ramas del conocimiento , y por sobre todo la base de una sociedad en donde reinen valores, esos que se pierden con el tiempo.
    Actualmente las universidades de Colombia se enfoncan en su mayoría en lo primario; educar a estudiantes para que en futuro puedan ser profesionales en una especifica rama, mas no educan a ser humanos con principios y valores para que así sean ejemplos de una mejor sociedad en donde se vivencie la armonía,.
    si bien es cierto una persona es autónoma en la forma como actua y se comporta y lo hace acorde a sus valores aprendidos en los primeros años de vida o eso supone; y no porque una institución (eje: colegios y/o universidades) así lo requieran en sus deberes de convivencia.
    Para concluir, el mundo nesesita de personas formadas en valores como el respeto por la opinión del otro, como el aceptar que el otro no es como yo, se nesesitan personas con criterio y autonomía, personas pensantes que además de un buen coeficiente intelectual, también contribuyan a una mejor sociedad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar