Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

‘El impostor’, del escritor español Javier Cercas, es toda una reflexión sobre la mentira, sobre el engaño y sobre la verdad.

El impostor, libro de Javier Cercas

La historia de Enric Marco, un hombre que construyó su vida a partir de verdades a medias y muchas mentiras. Una persona que se fue apropiando de historias escuchadas para convertirse en el centro de atención. Alguien que, como dice Cercas, debía estar siempre en la foto. Así es el protagonista de esta novela basada en una historia real.

Marco se hizo pasar por un sobreviviente de los campos de concentración nazis y se inventó un pasado anarquista, antifranquista. Después de los 50 años se convirtió en una figura sindical y en la cara de los sobrevivientes españoles del holocausto. La verdad se conoció en 2005, cuando el protagonista era un nonagenario y estaba a punto de hablar frente al jefe del gobierno español.

El eje de la historia es Marco, pero el trasfondo es otro, es esa necesidad de nosotros los humanos de querer figurar en todo y que para hacerlo no nos importa mentir, no nos importa engañar, no nos importa ser el gran impostor.

Y es que la mentira está tan dentro de nosotros, es tan intrínseca que hace parte de nuestro día a día y convive a veces sin que siquiera lo notemos.

Pero, ¿es moral la mentira?, la pregunta se la plantea el propio Cercas en el libro:

“A lo largo de la historia, los pensadores se han dividido respecto a esta cuestión en dos tipos básicos: relativistas y absolutistas” Los relativistas, que somos la gran mayoría, son aquellos que, como Platón, Voltaire o Montaigne, aseguran que «una mentira es un vicio solo cuando hace mal, y que es una gran virtud cuando hace el bien”. También hablan de “mentiras oficiosas o altruistas, formuladas para el beneficio de otros”.

Pero están los absolutistas, cuyo mayor representante puede ser Kant, quien asegura que “la prohibición de mentir no admite excepciones” y recalca que “mi obligación moral no es mentir sino decir la verdad”.

Y es que la verdad, como dice Nietzsche, es a veces insoportable. “Los seres humanos no podemos soportar demasiada realidad y a menudo es mala para la vida”.

En la literatura sobran los elogios a la mentira y el engaño es protagonista de muchas obras maestras.

“Un hombre regularmente verídico, es sencillamente una criatura insoportable. Ya hemos dicho que no existe. Que no ha existido jamás”, escribía Mark Twain en ‘Sobre la decadencia del arte de mentir’.

Pero, ¿que es la mentira? Según la RAE, es una expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente… ¡menuda definición!, así que es más fácil acercarse a la segunda acepción: cosa que no es verdad.

Según los expertos, uno miente recurrentemente, en un día normal escuchamos, oímos o leemos al menos 200 mentiras ¡linda cifra! Y básicamente mentimos para quedar bien, para evitar confrontaciones, para no herir a alguien. Como quien dice, siempre habrá una excusa para mentir.

Y es que, como lo narra de gran forma Kazou Sakai en su libro ‘El arte de mentir’, mentir puede ser beneficioso. Y lo es porque las relaciones humanas están basadas, en el fondo, en hábiles mentiras.

Aprendemos a mentir desde bebés, muy rápido entendemos que con el llanto obtenemos beneficios y comenzamos a utilizarlo para llamar la atención. Y así comienza el largo e inacabable camino de mentiras. No importa la educación que recibas, ni el ambiente en que crezcas, siempre vas a mentir.

Mentimos en nuestro trabajo, cuando estudiamos, en nuestras relaciones, sean del tipo que sea: amor, amistad, laboral, incluso a simples conocidos. Mentimos para no herir a la compañera que se cambió de ‘look’ y quedó horrible… mentimos cuando llegamos tarde por quedarnos dormidos y culpamos al tráfico… mentimos cuando la nota salió con un error y culpamos a todos en vez de asumir la responsabilidad… mentimos cuando pedimos más tiempo para la entrega porque un familiar se enfermó cuando en realidad nos fuimos de rumba.

Y claro, podemos excusar cualquiera de esas mentiras aduciendo que no queremos confrontaciones, que no queremos herir a alguien o para quedar bien.

Y es que, como dice la frase de Twain, los hombres realmente verídicos no existen. Y si existen son unos idiotas, como el personaje de Dostoievski:

“En la última velada tuve el honor de explicarlo con todo detalle, pero lo repetiré para que se entere usted. Mire, todos son muy ingeniosos menos yo. En compensación, he obtenido el permiso de decir siempre la verdad, pues, como todo el mundo sabe, la verdad solo la dicen los tontos…”

Él, ella, ellos saben que miento, pero no dicen nada porque así es mejor… esto se aplica a padres, novias, esposos, jefes, amigos. Y es que cualquier justificación nos sirve para seguir regodeándonos en la compañía de la mentira.

Y más claro no se puede decir:

“La mentira, considerada como un recreo, un consuelo, un refugio en la adversidad, la cuarta gracia, la décima musa, el mejor y el más seguro de los amigos del hombre, es inmortal y no puede desaparecer de la tierra mientras este círculo exista”.

¡Es nuestra amiga!, ¡Nuestra aliada!

La honestidad es antinatural, tanto así que debemos crear leyes, dioses, castigos para impedir que le demos rienda suelta al deseo de engañar que nos posee. Y es que no valen arrepentimientos, ni siquiera a la hora de la muerte, tal y como lo dice Stendhal en ‘Rojo y Negro’:

“La influencia de mis contemporáneos sale vencedora —dijo en voz alta y con una sonrisa amarga—. Aun hablando solo conmigo mismo, y a dos pasos de la muerte, todavía soy hipócrita…”

Después de leer esto solo queda recordar esta frase del libro de Cercas para que lo tengan presente: Verdaderamente, hay que desconfiar de los predicadores de la verdad. Verdaderamente, igual que el énfasis en la valentía delata al cobarde, el énfasis en la verdad delata al mentiroso.

Para cerrar, vuelvo a Nietzsche: “No que me hayas mentido, que ya no pueda creerte, eso me aterra”.

Les recomiendo que lean a Javier Cercas, que se acerquen a ‘El impostor’. Así podrán entender un poco más de la mentira. Seguro les va a encantar.

@digonar

(Visited 1.253 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

No sé mucho de literatura, solo me gusta leer casi todo lo que cae en mis manos, que, curiosamente, casi siempre me pone a pensar en lo equivocado que ando en la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El covid-19 ha sido el tema más hablado, informado y controvertido(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. pedro983170

    Esa obra por lo que veo tiene cierto parecido en su personaje a ELIAS GIL protagonista de UN MILLON DE GOTAS la recomiendo aunque aquel era sobreviviente de la revolucion rusa y su vida en siberia fue bastante cruel

  2. Esta excelente su blog!!!
    Nadie tiene la verdad absoluta, por eso en este proceso de Paz, todos tienen derecho a opinar. Todos los que pregonan tener esa verdad absoluta, son los que que mas mienten!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar