Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La menstruación es eso de lo que no se habla. Es esa toalla sanitaria que nadie notará que llevas. Es esa lista interminable de eufemismos: “Estoy indispuesta”, “enferma”, “Tengo la visita de Andrés”. Nos cuesta decir que nos duelen los ovarios porque siempre nos han querido en silencio y escondidas bajo las cobijas.

Image by PatriciaMorelada from Pixabay.

Image by PatriciaMorelada from Pixabay.

A los 11 años cuando me llegó por primera vez, lloraba desconsolada. Duré dos días sin salir de mi casa, tirada en la cama como si me hubieran diagnosticado una enfermedad terminal. Sentí rechazo y miedo por algo que es tan natural como respirar, pero en ese momento preferí ocultarlo.

“La regla es aquello que te hace mujer” me decían en el colegio. Yo me preguntaba ¿Hasta ahora qué era?, ¿Qué son las menopáusicas entonces? ¿Un ser indefinido? Pues no, era igual mujer. A estas alturas tengo muy claro que hay mujeres con penes y sin sangrado, hombres con un par de ovarios y personas que no se definen bajo ningún género.

A lo largo de la historia, la menstruación ha servido para demostrar nuestra inestabilidad emocional y la incapacidad para hacer cualquier cosa. De hecho, nos llaman histéricas, una palabra que proviene del griego ‘ὑστέρα’, ‘útero’. En la época de Hipócrates se creía que el útero causaba enfermedades y generaba convulsiones y a eso lo llamaban histeria, lo curioso es que hoy en día sigue siendo un calificativo despectivo hacia las mujeres pese a que en su momento fue descartada como enfermedad.

En pleno siglo XXI la menstruación es considerada como algo sucio, impuro y contaminante. En Etiopía, por ejemplo, las niñas abandonan la escuela al desarrollarse. En Nepal son sacadas de sus hogares durante los días de sangrado. En la india no entran a la cocina porque “descomponen la comida”. En Afganistán creen que lavarse la zona vaginal durante el período causa infertilidad. En la Bolivia rural la sangre menstrual no puede mezclarse con otros residuos porque tienen la creencia que provoca enfermedades gravísimas como el cáncer.  Y la lista continúa.

La publicidad sobre productos menstruales no ayuda porque es más surrealista que los filmes de David Lynch. La sangre en lugar de roja, como la de todas, la muestran con un líquido azul. También evitan nombrarla, ayudando así a perpetuar los tabúes tan presentes en nuestra sociedad.

Hoy, en el día mundial de la higiene menstrual cabe recordar que sabemos muy poco sobre este tema. Es tiempo de sacar a la menstruación del clóset y comprender que menstruar es más que una cosa de mujeres, también es un asunto político.

Sabemos y educamos muy poco sobre el ciclo menstrual, sobre el dolor y el uso de productos seguros, eso nos impide conocer nuestro cuerpo a profundidad. Necesitamos de manera urgente políticas sobre el climaterio y la menopausia.

Que esta fecha sirva para empezar a cambiar el discurso sobre el proceso fisiológico de nuestro cuerpo. Hay que ir más allá del discurso sesgado y hegemónico en el que hemos sido formados.

(Visited 555 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y realizadora audiovisual. Ganadora del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. Lee las revistas de atrás hacia adelante. Le gusta bailar, pero no es bailarina. Le gusta escribir, pero no es escritora. Defiende la igualdad. Es caribe.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Sacar la menstruación del clóset

    La menstruación es eso de lo que no se habla. Es esa toalla sanitaria que nadie notará que llevas.(...)

  • Sin categoría

    ¡Hola mundo!

    Te damos la bienvenida a Sitios de Blogs El Tiempo. Este es tu primer artículo. Edítalo o bórralo... ¡y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar