Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En mitad de una cuadra de barrio, a las doce del día, me alcanzó un sujeto:

-¿Usted se llama Guillermo?

-No, hermano, yo no me llamo así.

-¡¿Nooo?! Uy, llave, casi lo matamos. Lo confundimos y lo íbamos a quebrar.

Palidecí. En Medellín, así son las cosas. Si te confunden, te meten dos tiros en el pecho, te dejan tirado en el pavimento y para los pillos la vaina sigue como si nada hubiera pasado.

En ese momento llegó otro sujeto. Eran compañeros. El otro nos alcanzó, me miró y se devolvió a la esquina de atrás. El sujeto siguió hablando:

-Si usted no gira para mirar los carros de la calle –dijo-, no lo reconocemos y lo pelamos.

Quedé paralizado. Estaba metido en un lío tremendo. Y lo peor es que no sabía cómo salir del apriete. El hombre siguió:
-Nosotros somos del combo del barrio. ¿Usted cómo se llama?

-Carlos –contesté.

-Venga, mano, le hago unas pregunticas.

Y me hizo dar unos pasos contra la pared. En ese momento supe cómo era el asunto: no iban a quebrarme, iban a robarme. Los alumnos de la cárcel me enseñaron la técnica. Tenía que encontrar la manera de escapar de la estafa en la que estaba a punto de caer

-¿Usted vive por acá?

El hombre me miraba sereno, pero muy seguro de lo que estaba haciendo.

-No, no vivo por acá –, le dije para ganar unos segundos y pensar cómo zafarme.

-¿Usted dónde vive?

En ese momento, reconocí mi oportunidad. Entonces le dije:

-¿Sabe qué, llave? –Y lo miré con extremada violencia-, yo también soy un ladrón. Y robo de la misma manera.

Y me largué a caminar.

-Ey, parcero, –me gritó desde atrás-. Venga le digo.

Yo seguí, despacio y resuelto, sin girar la cabeza.

-Ey, parcero -repitió.

Seguí caminando derecho hasta la estación del Metro. Tomé uno de los vagones, y en la próxima estación, muy alerta, cambié a otro. En la siguiente estación me bajé y esperé el siguiente tren. Y volví a cambiar de vagón. Cuando estuve completamente seguro de que no era seguido, caí abatido en una silla. El vagón estaba casi vacío. Me cogí la cabeza y sin poder controlarlo, rompí a llorar.

Lea la crónica:

Te hablo desde la prisión.

Los amigos que quiero

 

(Visited 327 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Andrés Delgado. Piel de topo es un blog sobre periodismo y literatura, crónicas y opinión.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Paternidad

    Outsiders es literatura de folletín, barata y por entregas. Y no tiene orden. Si Paternidad es su primer capítulo,(...)

  • Entretenimiento

    Alucinas

    Outsiders es literatura de folletín, barata y por entregas.   Se lo voy a decir bien clarito para que(...)

  • Entretenimiento

    Cantaleta literaria: ¿Qué leer en el colegio?

    ¿Leer a los clásicos en el colegio es buena idea? En esta cantaleta literaria se comenta el problema de(...)

  • Entretenimiento

    LaPerraGómez

    Outsiders es literatura de folletín, barata y por entregas. Y no tiene orden. Si este es su primer capítulo,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

A través de los medios de comunicación, a diario tenemos noticia(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar