Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Eso de ‘amar a tu prójimo’, y lo de ‘amar a tu enemigo o a los difíciles de amar’ (Mateo 5:44), es de los temas más revolucionarios que enseña Jesucristo.

Empecé mi martes, muy temprano, con oración; ese momento de la mañana en el que me conecto con el cielo. Todo bien y todo muy lindo. Luego me subí en el transporte publico y mientras me aislé del mundo a mi alrededor, quizás para hacer más ameno el trayecto a mi oficina, escuché Anthem de Planetshakers, de esas canciones que relajan y elevan espiritualmente.

– Pero “ah cosa rara”, exclamé para mis adentros.

A mi alrededor vi un alboroto. Vi como un vendedor ambulante que se subía al bus después de pedir dinero -sin que nadie le diera nada-, trataba de llevarse el extintor del vehículo. Y luego, mientras los pasajeros rechazaban el acto y acudía la policía, rápidamente, a bajar al señor del bus; todos querían apedrearlo.

Me detuve a pensar, ¿por qué una persona así puede llegar hacer eso? sin embargo, me volví a colocar mis audífonos y continué en mi nirvana espiritual urbano.

 

Llegando a mi oficina me encontré con Juanita (le cambié el nombre por si las moscas), con quien no he tenido la mejor relación laboral y quien, para ese día, hizo la tarea de incomodarme. Ella sabía muy bien cómo sacar lo peor de mi, y yo estaba listo para responderle. Sin embargo, recordé que justo el fin de semana anterior había estado voluntariamente enseñando en mi iglesia sobre “Amar a los difíciles de amar”.

Entonces me detuve, respiré profundo, salí de la oficina, camine un rato y me pregunté:

– ¿Qué me estará diciendo Dios?

Seguí caminando  y ¡eureka! Dios me estaba dando la oportunidad, en bandeja de plata, de aplicar lo que estuve enseñando el fin de semana: vivir en carne propia su palabra.

¿Se imagina usted amando a quien se llevo el extintor de ese bus? ¿O amando a la compañera de equipo que hace lo justo y necesario para incomodarlo? ¿ O a aquel que le cierra el paso en su carro, a quien le robó o no le paga lo que le debe, a quien arma chismes o difamaciones detrás suyo, al político corrupto, o a quien aplica su ‘malicia indigena’ con usted?

¿Cuantas veces has sido el que incomoda a otro, a veces sabiéndolo y otras veces sin saberlo?, ¿Cuantas veces has sido el que ha sido perdonado por otros? y si crees en Jesucristo, ¿cuantas veces has sido perdonado y amado a pesar de tus faltas? ¿no crees que podrías también perdonar y amar a otros así como Cristo lo hizo por ti en la cruz?

Ahora me pregunto: ¿qué sería del mundo, de nuestros países y ciudades si cada individuo amara a los difíciles de amar, e hiciera de ese mensaje una realidad? Quizás no habrían guerras, tampoco hambre y demás.

Pero en la realidad vemos que esto dista mucho de serlo, pagamos ojo por ojo y diente por diente. Y  la venganza inunda las noticias con masacres y gente queriendo tomar justicia por su propia cuenta.

Nuestros políticos nos instan a odiar a sus opositores. Decimos que estamos en un tiempo de alta polarización, el mercado nos invita a competir hasta acabar con el otro, la ley darwiniana del ‘más fuerte es el que sobrevive’ nos sigue rigiendo como especie a pesar de que ya no vivimos en las cavernas, ni trepamos los árboles.

Entonces, ¿para que amar al difícil de amar? para traer luz a un mundo de odio y venganza.

La batalla interna por morir a la gratificación que puede traer la venganza es compensada para los que creen en Jesús, con agradar a Dios… y a los que no creen en Él, con crecer en carácter y poner los cimientos para una humanidad más civilizada.

 

Y estará preguntándose, ¿qué hizo con su compañera de trabajo?

Me guarde lo que pensaba y ore por ella. Justamente ese día tenía unas chocolatinas que acababa de traer de uno de mis viajes y que repartí a todos mis compañeros, obviamente no pensaba compartirle a ella y adivinen…

Le dí doble porción, también ore por el señor que hizo lo que hizo en el bus.

Lo sé, es muy difícil, no levito espiritualmente, a mi también me cuesta, sin embargo, amemos a los difíciles de amar por mucho que nos cueste.

 

Por Alvaro Narvaez

(Visited 888 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Economista, consultor y emprendedor digital. Youtuber y geek apasionado por la tecnología, el emprendimiento, el marketing digital y las startups. Ha colaborado como experto invitado para RCN y RCN internacional, El Espectador y Techcetera.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

3

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sí que es difícil aplicar esto, pero como todas nuestra acciones, estas también traen consecuencias y son consecuencias que impactan nuestro país positivamente pero no desde la televisión o los diarios, sino desde nuestros hogares y trabajos. No somos pocos los que estamos aprendiendo y tratando de practicar esto. Que buen artículo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar