Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Pineda le cuenta

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 


La verdad no sé cómo comenzar esta carta, hace mucho no escribo una y me pareció una buena forma de expresar lo que siento que es mucho y algo confuso.

Han pasado 15 años sin verte, sin sentir tu llanto ni besar tus mejillas, sin caminar juntos tomados de la mano o sonreír en el parque bajo el cielo azul.

Han sido años de ausencia muda por los secretos, años de inocencia de parte de los dos, hemos caminado juntos por la vida sin ese abrazo fuerte y amoroso que nos merecemos.

Y ahora, después de todo, de tanto tiempo y tantos momentos perdidos para siempre he comenzado a extrañarte sin tener por qué hacerlo y a desear con mi alma entera que tú me extrañes también.

Cuántas veces lloraste mientras yo seguía sonriendo por la vida sin importarme tu tristeza, cuántas veces sufriste algún maltrato mientras yo caminaba feliz e indiferente a tu dolor…

No fue justo para ninguno de los dos que nuestros caminos de hayan separado por decisiones equivocadas de terceros, quienes creyeron que sería lo mejor sin saber cuánto daño nos hacían.

Mientras que ambos dábamos pasos por la vida separados, tu triste y yo inocente. Sé que la vida te dio un reemplazo, y que tienes alguien más, alguien a quien amas, y que yo hoy debo luchar de ceros y en desventaja por ganar tu cariño… Injustamente.

Porque estaba dispuesto a amarte como mi princesa, con mi alma, con ese amor profundo que se alborotó en mi corazón desde que supe noticias tuyas y que hoy me hace temblar mientras escribo esta carta.

Porque aunque han pasado 15 años te amo más que nunca, estoy dispuesto a dar todo por ti… A ser tu apoyo, tu consejero, tu amigo y tu respaldo. Porque tú eres mi todo.

Hoy me puse una corbata porque voy a verte, nunca la uso pero me pareció apropiada para ir a conocer a una princesa. A mi princesa.

Sé que no podré contener las lágrimas cuando te mire, sé qué lloraré al abrazarte y que quizás tú no lo hagas porque es normal que no sientas lo mismo.

Sé también que esta carta no importará después de ser leída, y que confío en que las fuerzas de la naturaleza hagan su labor para que despierte esa unión, ese vínculo de vida irrompible que tenemos.

Hace 15 años que no te veo, hace 15 años que no sé nada de ti; y hoy después de ese tiempo ya perdido te voy a conocer, hijita mía… para tratar, de alguna manera de recuperar, de sanar, de estar unidos de nuevo, desde el comienzo.

No guardo rencor alguno por quien decidió separarnos ocultándonos verdades, y espero que algún día y de tu mano pueda perdonar completamente esta injusticia.

Por ahora, la felicidad de abrazarte es lo que me hace feliz. Pero cambiaste mi vida por completo desde que supe de ti. Y yo acepto este cambio dichoso, de la misma forma que lo hubiese hecho hace 15 años.

Creo que esta carta no tiene nada más que decir y no sé si te la entregue algún día.

Porque hoy te voy a ver hijita amada, y todo lo que dicen estas letras, saldrá de mi corazón ante ti.

Te ama Papá


NINGUNA mujer tiene derecho a OCULTAR a un padre la existencia de su hijo

Una de las cosas más tristes de la vida es esa creencia de que el amor de una mujer hacia los hijos supera al amor del hombre hacia ellos, y aunque vivimos en una sociedad donde el machismo y la irresponsabilidad de algunos malos padres han contribuido a esa creencia, hay que resaltar que el amor de un padre hacia un hijo es enorme y que NINGUNA mujer tiene derecho a OCULTAR a un padre la existencia de su hijo.

Esta carta nunca fue entregada, el padre fue invitado a la fiesta de 15 años de su hija desconocida hasta ese día y por alguna razón no la entregó.

Nunca pudieron recuperar el tiempo perdido y aunque lo intentó por todos medios, la distancia y las vida no fueron de gran ayuda.

Sin embargo, ellos siempre estuvieron en contacto hasta el día de la muerte del padre por un infarto 15 años más tarde, había enviudado hace 2 años y no había tenido más hijos.

Una llamada telefónica de un abogado avisó a la hija ahora casada y radicada en el extranjero que debía presentarse de carácter urgente, ella viajó a la reunión para recibir una herencia millonaria y unas propiedades entre las que estaba la casa de su padre.

Al revisar sus cosas esta carta fue encontrada en el bolsillo de un saco de paño.

Y la hija pudo leerla… 30 años después.

Gracias por leer.

Feliz semana.

Por.

Pineda.

(Visited 790 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¿Hijos?...¡No gracias!

    Primero quiero aclarar que esta es mi opinión y que no quiero ofender, juzgar ni criticar a nadie por las(...)

  • Bogotá

    María, historia de maltrato

    Yo estaba nervioso, eran como las 2 a.m. y nuestras ganas de tomar vodka nos había llevado a enfrentar la(...)

  • Bogotá

    Para el jefe

    En el mundo laboral la lucha diaria es muy dura y muchas veces sin piedad, el trabajo es mucho, el(...)

  • Bogotá

    Si está cansado, ¡haga algo!

    Tener un plan es solo un formalismo para caminar por la vida, pretendemos tenerla organizada y nuestras metas claras por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar