Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Somos prejuiciosos todos y es por culpa del mundo en que vivimos.

Somos así porque la vida diaria nos ha entrenado para obrar así, vivimos llenos de miedo y con nuestros mecanismos de defensa activados 24 horas al día incluyendo los domingos cuando estamos solos en nuestra cama desconfiando de una película porque no nos gusta su carátula.

No nos volvimos así, nacimos así; no culpo a nadie más que a la sociedad que nos enseñó desde niños que si salíamos solos a la calle pasaría una señora y nos metería en un costal.

O como cuando cuestionaban a nuestros amigos mechudos, punkeros o juiciosos bajo la frase “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

Vivimos de prejuicios todos los días y lo más triste es que no podemos, ni vamos a cambiar.

Sin pensar que cada uno tiene derecho a ser como es, sin ser juzgado ni encasillado.

Somos así porque los medios, la sociedad y las generaciones anteriores nos enseñaron a escandalizarnos al ver a una pareja de novios de distinto color de piel.

Nos enseñaron a decirle “desechable” a alguien a quien por voluntad propia o por algún revés de la vida lo perdió todo, hasta la esperanza.


Camila es la niña buena de una familia muy rica, Camila va al club y se rodea de las personas más prestigiosas; desde los 16 años la han entrenado para manejar en el futuro un emporio comercial.

Pero Camila se enamoró del hijo mayor del celador. 

La familia no puede soportarlo, Camila es sacada del país para evitar esa relación… El tiempo hace lo suyo.

Camila no aguanta más y acaba con su vida en 1985. 

La vida sigue con un dolor insuperable años pasan y el emporio de la familia entra en crisis, solo un negocio millonario puede salvarlos de la quiebra inminente… Del hijo del celador, hoy presidente de la empresa depende el negocio. 


Vivimos de prejuicios todos los días y lo más triste es que no podemos, ni vamos a cambiar.

Más aún cuando las redes sociales llenas de gente sin cara se encarga de hacer arder los prejuicios como ataques sin fundamentos.

Pero felizmente juzgar a priori no está en nuestro ADN y algo se debe poder hacer.

El mundo cambia cuando hacemos que cambie; apaguemos los prejuicios al menos una vez al día y tratemos de ver las cosas de otra forma.

Hablemos con la gente, miremos a los ojos y escuchemos antes de encasillar, de juzgar.

Seguro nos vamos a sorprender para bien.

O quizás nuestro prejuicio sea correcto y acertemos… Pero al menos tendremos fundamentos.

La vida nos sorprende solamente cuando dejamos que eso pase, si no, seguiremos viviendo por vivir y eso, amigos, eso sí no tiene ninguna gracia.

Feliz semana para todos.

Sean felices.

Por

Pineda.

MI BLOG PERSONAL AQUÍ

Sígueme en mis redes sociales:

(Visited 660 times, 3 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La vida en "likes"

    La gracia es no creer en nada de lo que lees, seguir tu camino por las redes sociales dando “likes” a(...)

  • Bogotá

    Si las redes sociales nos dijeran adiós.

    Las redes sociales son cada día más parte de nuestras vidas, dependemos de ellas casi que para todo lo que(...)

  • Bogotá

    ¿Sería usted capaz?

    Cada vez que alguien nos dice la frase “Usted es capaz de”, inmediatamente analizamos la propuesta evaluando nuestras posibilidades para(...)

  • Bogotá

    Colombia se toma Londres #MásUnidosQueNunca

    Cuando llega el tiempo de un Mundial de fútbol el planeta vive un giro dramático de unión, alegría y buena(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Hace cien años, el día 11 del mes 11, a las 11(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar