Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La vida está llena de oportunidades que por alguna razón creemos que no debemos dejar pasar

Pero ¿está mal rechazar oportunidades? Hago esta pregunta porque para muchas personas hacerlo es cometer una especie de “canallada” con la vida.

Y pues la cosa está muy difícil como para dejar pasar una gran oportunidad y la posibilidad de ganar más o crecer profesionalmente.

Muchos también creerán con seguridad que una persona que deja pasar esos “papayazos” que poquitas veces da la vida está en su derecho, y muchos otros en este momento no quieren enfrentar esas cosas porque simplemente están cómodos como están.

Y eso también está bien.

Lo cierto es que no todas las oportunidades que se nos dan son perfectas para nosotros y a veces desaprovecharlas es lo correcto.

Obviamente todos necesitamos plata, pero créanme, de verdad no lo es todo. Imagínense está situación:

Usted ha aceptado una oportunidad de empleo en una empresa donde el trabajo es duro pero el pago es el doble de lo que ganaba en su trabajo anterior, y aunque no es lo suyo tiene disposición y ganas.

Comienza a trabajar y se da cuenta que el ambiente laboral no es como el que usted solía tener. En la nueva empresa la gente es muy grosera, su jefe grita a diestra y siniestra cada día, haciendo sus horas laborables una tortura… Pero con el doble de sueldo.

Con el correr de los días se preguntará si realmente valió la pena y estará en juego su felicidad y tranquilidad aunque tenga los bolsillos llenos.

Y es que hablando de felicidad y tranquilidad, no hay dinero que las pague. Son los tesoros más grandes de la vida y aunque en el ámbito laboral son más difíciles de encontrar, esa situación es posible.

El truco está en sus decisiones, ser hábil a la hora de evaluar pros y contras, no dejarse influenciar ni por el dinero ni mucho menos por la presión de amigos o familiares, ellos no van a cargar con el peso de su mala decisión pero siempre van a disfrutar de ella.

Evalúe y examínese, maneje las cosas sin dar pasos veloces y sin pensar, tómese su tiempo y verá todo con claridad; no tema por dejar ir una gran suma de dinero y póngalo en la balanza de su tranquilidad, su crecimiento profesional y su felicidad.

Ojo. No estoy diciendo que rechace todo, hay oportunidades que de verdad no se pueden dejar ir. Por ejemplo:

Un amigo mío tenía un cargo ejecutivo de alto nivel, con muy buen dinero y ventajas, sin embargo se le presentó la gran oportunidad de hacer lo mismo con el sueldo un poco más bajo y sin ser ejecutivo pero en la empresa líder del mundo en esa área.

Para su familia la decisión era clara, había que seguir donde estaba y rechazar a la gran multinacional.

Pero para mi amigo no era esa la decisión, por una enorme “simpleza”: era el lugar donde toda su vida había querido trabajar, era el lugar que lo motivó a estudiar en la universidad esa carrera específica.

Y la oportunidad al fin se le había dado, por menos dinero, un cargo más bajo (sin dejar de ser importante) pero en un lugar donde era feliz. Por eso aceptó.

Hablando de felicidad y tranquilidad, no hay dinero que las pague. Son los tesoros más grandes de la vida

Su familia hizo las críticas de rigor pero al final recibió el apoyo necesario y al año mi amigo fue promovido a gerente regional para latinoamérica con el doble de sueldo del que tenía antes, solo por su excelente desempeño.

La ecuación es sencilla, estaba feliz y eso se reflejó en sus resultados.

Esta historia parece que ocurre una vez cada mil años pero no, pasa muy seguido y en todos los niveles.

Esta reflexión la hago para que evalúe lo que está haciendo, evalúe su felicidad y sobretodo su tranquilidad. Después revise el dinero.

Pero le garantizo que si usted es feliz con lo que hace y ama su trabajo los resultados llegarán sin darse cuenta al igual que el dinero.

Y quién sabe, quizás un día deba dejar esa tranquilidad para avanzar una nueva etapa más dura pero más satisfactoria.

Y si, por el contrario, está usted luchando con todas sus fuerzas para aguantar cada día en el trabajo solo por plata… Las cosas están mal.

Se llama trabajo porque cuesta, es difícil y requiere mucha atención, para que aparte usted lo odie. ¡Piénselo!

Las oportunidades están en todas partes, levante la mirada y las verá.

Gracias por leerme

Feliz semana.

Sígueme en mis redes sociales:

(Visited 833 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La música, un baúl de momentos

    La música es todo. Nos ha acompañado a través de generaciones haciéndonos vibrar, recordar, llorar, emocionarnos y, sobretodo, nos(...)

  • Opinión

    Permiso para vivir

    Ahora necesitamos permiso para todo. El mundo cada día está más desquiciado, vivimos convencidos de ser libres en cuanto(...)

  • Opinión

    No todas las oportunidades lo son

    La vida está llena de oportunidades que por alguna razón creemos que no debemos dejar pasar Pero ¿está mal rechazar(...)

  • Bogotá

    Redes sociales, el circo de la fama

    Agarrar el celular de la mesita de noche es el primer ejercicio que hacemos cada mañana, nos quedamos un(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar