Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todos los benditos días leo en las redes sociales historias verdaderamente aterradoras sobre cosas que pasan gracias a la inseguridad descontrolada de todas las ciudades de Colombia.

En Bogotá cada día pasan vainas espantosas como robos y abusos con arma blanca, con arma de fuego, en los semáforos, en las esquinas, en las casas, en los centros comerciales, en las iglesias, panaderías, supermercados, en nuestra misma ‘jeta’ y no hacemos nada.

Solo nos quedamos impávidos viendo los videos morbosamente porque, eso sí, TODO queda grabado y se hace viral bajo una pequeña indignación terrorífica que, tristemente, no pasa de ahí.

Y eso, sin contar con que el sistema de justicia simplemente no funciona y agranda el horror de caminar por las calles al saber que los hampones que nos invaden van a salir como “Pedro por su casa” sin ser siquiera judicializados gracias a un juez inservible que considera que el delincuente que acaba de quitarle las pertenencias a alguien con navaja en mano “no es un peligro para la sociedad”. ¡Ridículo!

La famosa “percepción de seguridad” dejó de serlo para convertirse en inseguridad latente, vívida, a flor de piel, diaria, sincera y certera. Y no pasa nada, no hacemos nada, entre otras cosas, porque estamos viviendo a los lados de la polarización que nos guía cada día. ¡Triste!

Pero si de dejáramos de indignarnos digitalmente y reaccionáramos orgánicamente, algo mejoraría. Y aquí no hablo de agarrar a ‘pata limpia’ a los hampones (que bien merecido se lo tienen), pero sí de estar pendiente del otro, de cuidar al ciudadano que va al lado, de tener los ojos abiertos al delito y, sobretodo, de reaccionar.

Este post no es una invitación a tomarse la justicia por mano propia ni mucho menos; se trata, simplemente, de dejar de hacernos los de la vista gorda cuando veamos un hecho delictivo, y de reaccionar ya sea con un grito o con una mirada acusadora que se convierta en una especie de eco. Si uno grita, que todos lo hagan; y si uno reacciona, que esa reacción se contagie.

Pensemos en nuestros familiares y amigos, y tratemos de sentir lo que sentiríamos en una situación de esas. Tengamos empatía.

Y lo más importante, tengamos el valor de denunciar y de estar atentos a ayudar.

Es cuestión de estar dispuestos a reaccionar y, sobre todo, de unirnos ante el hampa que de verdad ya llegó a un límite insoportable.

Cada vez que se suba a un TransMilenio, foco de delincuencia en la ciudad de Bogotá y en donde ocurren las historias más horribles, haga una revisión visual de la gente que lo rodea en vez de agachar la mirada para ver su celular.

De nosotros depende que todo cambie, eso deberíamos tenerlo claro.

Hagamos del miedo y de la prevención que sentimos al caminar por las calles una herramienta para estar unidos contra la violencia y la delincuencia. Si uno reacciona, todos reaccionamos.

Dejemos de ver desde la barrera y con la creencia de que no nos va a pasar a nosotros, todos estamos en riesgo de experimentar un mal momento gracias a la inseguridad.

Al menos esto debería motivarnos a unirnos con un fin común.

¡Es hora de hacer algo!

Gracias por leer,

Diego Pineda.

Sígueme en mis redes sociales:

(Visited 385 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Hace 18 años...

    Hace 18 años el mundo era muy diferente, y aunque sé que el tiempo ha pasado y que todo(...)

  • Bogotá

    ¡Reaccionemos!

    Todos los benditos días leo en las redes sociales historias verdaderamente aterradoras sobre cosas que pasan gracias a la(...)

  • Opinión

    Empatía: ¿la ha sentido?

    ¿Sabe usted qué es la empatía? Es una palabra que necesitamos comenzar a repetir más seguido y, sobre todo,(...)

  • Opinión

    Buscar trabajo es un trabajo

    Se llama trabajo porque no es fácil, cuesta. hay que aguantar muchas cosas, entre ellas jefes que no saben(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar