Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Antes no había youtubers pero sí un televisor que embrutecía a las masas. Antes había bufones y payasos que eran contratados por reyes para tener un entretenimiento vano. Todavía tenemos reyes y bufones, la sociedad, dicen los sabios, es la misma que se repite sin fin, sólo que ahora cuenta con mayores artefactos para poner en evidencia la imbecilidad humana. Dicen que los adultos mayores, nostálgicos, siempre repetirán que “todo tiempo pasado fue mejor” y se escandalizarán por la “degradación a la que hemos llegado” y se preguntarán una y otra vez, en cada nuevo tiempo “hasta donde iremos a llegar”.

Millennials, ustedes no son nada nuevo de lo que siempre hemos sido. De nada sirve que sepan desde temprana edad lo que quieren, que sean irreverentes y osados, al final, todo se reduce a un consumismo desbordante, imparable, un producto de mercado, una marca rentable y unos consumidores que al contrario de lo que dicen, ser más exigentes, realmente lo que son es más predecibles.

Y son predecibles porque todo lo que hoy se consume y con esto no me refiero solo a los alimentos, bebidas, vestido, calzado, etc, sino a lo que se consume en internet, redes sociales, es decir, a lo que vemos, oímos, leemos o seguimos, va arrojando data que es estudiada y controlada por esos productos que están en función de venderse más y mejor.

No somos más que consumidores insulsos, idiotas útiles, porque además de vendernos un producto, utilizan nuestros contenidos, nuestros intereses, nuestros gustos, que han sido muchas veces o casi siempre diseñados por estereotipos comerciales, para influenciar a otros y de esta forma, ninguno de nuestros actos se ven genuinos ni liberadores.

Entonces si tienes más de un millón de seguidores te has convertido en una estrella, haciendo qué, se preguntan muchos. Y al final, la respuesta no está en nada nuevo. La banalidad arrastra mayores seguidores. Las masas siguen los estereotipos que fueron creados por la publicidad y la industria del entretenimiento, como víctimas felices del consumismo voraz.

La belleza, no es la estética del arte sublime, es una estética posmoderna, popular, quebrada, reconstruida, mezclada. Y la vida es cada día más un monólogo solitario, un escenario donde todos hablan y nadie se escucha, donde estamos más conectados virtualmente que con la realidad. Y aunque lo virtual es real, su mediatización hace que sea un no lugar en donde estamos más presentes y por ende más ausentes de la vida no mediatizada, la que toca la piel, duele y estremece. A esa vida, estamos cada vez más de espaldas y por eso, parecemos un poco más insensibles. Las indignaciones virtuales no son aún una movilización social suficiente para cambiar los modelos que nos capturan y utilizan a su antojo.

Conectémonos con la vida, abramos los ojos, miremos el paisaje (no en fotos), pisemos la tierra, leamos a los críticos y desenchufémonos del ligero mundo virtual, aunque duela un poquito, la vida real nos da verdaderas emociones.

(Visited 1.083 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La desilusión viene luego de haber dado el beneficio de la duda a una humanidad con capacidad de ser mejor pero que irremediablemente se rinde ante la vanidad y el ego que les da el poder. Mientras, sigo creyendo que vale la pena decirlo para los que hacen la diferencia y para aquellos que nos dan el beneficio de la duda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar