Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se trata de entender cuál es la relación entre el Estado, la sociedad, el gobierno y el mercado. Para ello es necesario realizar un ejercicio imaginario donde el Estado es una embarcación, la sociedad son los marineros, el gobierno es el capitán y la economía de mercado es cualquier representación geográfica donde se pueda navegar (ríos, mares u océanos).

Una vez hecha en nuestra mente dicha representación, partimos de la metáfora utilizada en los discursos de Platón y algunas reflexiones hechas por Foucault. Recordemos que la noción de gobierno proviene de la raíz griega «kubernao» que significa dirigir con el timón. Cuando Platón se refiere a la actividad política de la ciudad de Atenas con preocupación semejante a la de un mal gobierno, postula la metáfora que toma al Estado como un navío y expresa su gran preocupación por qué los gobiernos mantenían a la ciudades sin rumbo y sus constantes cambios de dirección terminaban por «marearle».

La metáfora puede ser entendida de varias formas, por una parte representa las ocupaciones de los gobiernos mientras conducen al Estado en forma de navío hacia un horizonte con determinada dirección y por otra parte advierte de la necesaria inter-relación de intereses que se dan al interior de la nave. Se visualizan simbólicamente dos ejes de gobierno (hacia fuera y hacia dentro) que deben estar conectados entre si.

¿Quién gobierna? ¿Qué gobierna? y ¿Cómo gobierna?, es el verdadero problema del gobierno. Esto interpretaría que el poder del capitán es el poder de quien gobierna. El cómo se somete a los marineros y qué aparatos institucionales utiliza para desplegar ese poder serían los problemas del gobierno.

El gobierno, representado en el capitán, es quien genera el poder, es quien delimita y controla el territorio del Estado, es quien se encarga de controlar todos los espacios del navío, es quien genera sentido de pertenencia, existencia y compromiso en los marineros. Las permanentes relaciones entre capitán y marineros generan tensiones que deben ser resueltas entre formas institucionales y modos culturales.

Desde el punto de vista hegemónico, gobernar hacia fuera consiste en darle norte al navío y gobernar hacia dentro significa hacer uso de las instituciones ya sean de control, represión o asignación a través de políticas públicas que transformen los intereses de los marineros en intereses de toda la embarcación.

En el modelo del barco, existe un actor fundamental e indispensable para darle vida a la metáfora: los mercados. Los Estados se hicieron más pequeños porque los mercados se hacen más grandes. El protagonismo por el desarrollo provocó que la mayoría de embarcaciones se lanzaran a mar abierto. Este nuevo modelo de globalización acelerada, economía capitalista, tecnología e independencia monetaria y crediticia se convirtió en la brújula de muchos capitanes. Se ha preguntado alguna vez ¿hacia donde va nuestra embarcación? y ¿qué tipo de capitán tenemos?

@JavierUrreaC



(Visited 347 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Chile nos ha mostrado, a través de sus marchas, a los(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar