Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Salió barata si tenemos en cuenta que la Corte Internacional de Justicia, de acuerdo con sus últimos fallos, en este tipo de litigios ha mantenido posiciones de respuesta proporcional. En los casos donde existen intereses contradictorios, la opción salomónica se convierte en la decisión sabia pero nunca justa por razones obvias. Lo que es justicia para uno, deja de serlo para el otro. Eso no lo discutía ni Sócrates en sus diálogos.

Con el litigio fronterizo del archipiélago de San Andrés, la papaya se dio al principio y no al final. Desde la parte contraria, el fallo se veía venir a favor de un país experto en demandar ante la Corte Internacional, ya lo había hecho con Estados Unidos, Costa Rica y Honduras. Desde el principio se sabía que Nicaragua tenía todo por ganar, porque llegó con las manos vacías. Colombia, mucho que perder, y con posibilidades reales de haberle ido peor.

Tenemos lo que nos merecemos por ingenuos y mal asesorados. Ese fue el camino que se escogió en 1999 con el gobierno de Andrés Pastrana, quien nombró la comisión asesora para este diferendo y en ese mismo sendero, sin posibilidad de rectificación, lo continuó el gobierno de Álvaro Uribe Vélez en 2001 cuando aceptó el litigio. ¿Por qué nadie tenía dolor de patria en ese momento? Ahora con el gobierno de Juan Manuel Santos se lamenta una decisión inapelable y se llora de rabia sobre la leche derramada.

La euforia convierte a los colombianos en pescadores con orgullo de nación, indignados y dispuestos a defender una soberanía desconocida. El archipiélago de San Andrés durante años ha estado conformado por islas del olvido colmadas de habitantes que aun ven con insatisfacción al gobierno central por no tener posibilidades decentes de agua potable, educación básica, hospitales y empleo estable. La inequidad y la injusticia social se disimula con un aeropuerto, algunos beneficios tributarios para los dueños de comercios y zonas turísticas que pocos colombianos conocen.

Es muy típico llorar al muerto. Muchos nacionales ahora se acuerdan de San Andrés, de su riqueza, de su gente cuando a lo sumo solo sabían que era un lugar paradisiaco para ir de vacaciones o de viaje de fin de curso. Lo de la soberanía aparte de reconocerse por hechos históricos, geográficos y jurídicos, se defiende con presencia del Estado y de sus políticas públicas respondiendo a las necesidades de la población que representa. Todos critican lo que quedó del archipiélago y afligidos se sorprenden por un fallo de una Corte Internacional cuando ni siquiera diferenciaban entre los cayos y la isla de San Andrés; mucho menos entre la soberanía en disputa.

lucas+agudelo+colombia.jpg

Políticos, juristas y comentaristas aprovechan la situación para venderse, resucitando patriotismos descafeinados, buscando protagonismos que se necesitaban hace más de una década y hablando de un «dolor de patria» que solo en el día del pronunciamiento de la Corte Internacional de Justicia sintieron. ¿Por qué no lo hicieron antes?

Si queremos estar indignados por orgullo al territorio despojado, tendremos primero que hablar del dolor de patria que se siente al regalar el medio ambiente a las multinacionales poderosas para que exploten los recursos naturales del país. Cuando en Colombia la política se asocia con corrupción, la justicia con impunidad y la cultura con violencia no existe dolor de patria; pero ese dolor reaparece cuando falsos nacionalismos disparan argumentos que solo reivindican marcas tricolores sin fondo de respuesta social.

A nadie le gusta que se le metan en la cocina. En nuestro contradictorio parecer nos molesta que nos abra la nevera un país pobre, pero nos hacemos los de la vista gorda cuando lo hace un país rico, o cuando permanentemente la misma clase dirigente y económica de siempre nos acostumbró a esas prácticas de apropiación.

Confundimos San Andrés, las Malvinas, Islas Canarias y Gibraltar. Ahora todos quieren ser raizales, defensores del derecho a la pesca y con «dolor de patria» ven con nostalgia como en la bandera de Colombia el azul se hace más pequeño. Olvidamos que el amarillo, el de la otra riqueza también se destiñe y el rojo sigue primando en cantidades cúbicas. Nuestro dolor de patria es coyuntural y mediático.

Hacemos las cosas al revés, cuando nos toca pelear por algo, lo olvidamos y somos los más diplomáticos del mundo; pero cuando debemos ser diplomáticos, queremos pelear y recuperar con cuchillo entre los dientes lo que hace rato descuidamos. Ese es nuestro dolor de patria: contradictorio pero sobre todo enfermizo, igual que nuestra diplomacia.

Twitter @JavierUrreaC

Dibujo Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog esta intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.

(Visited 251 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Los domingos eran día de arepas en mi casa. Era los(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

Por: Erasmo Zuleta Bechara Desde su creación en 1962 el Instituto(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar