Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me llamó la atención que un rockero, expresara abiertamente su odio por el reggaetón, pero al mismo tiempo, manifiestara un total desacuerdo por el anuncio del Instituto Cubano de la Música que prohíbe la difusión del reggaetón en los espacios públicos de la Isla. De hecho, en algunos centros educativos de Venezuela, tanto el reggaetón como el vallenato no se pueden oír. En Honduras se adelanta un proyecto de ley que persiguen dicho objetivo y, para no ir muy lejos, en Colombia se instauró una demanda popular que también busca prohibirlo.

Tomaré un concepto provisional, probablemente fundamentado en una percepción propia que inicia cuando escuché por primera vez al cantante panameño El General, padre del reggaetón, interpretando canciones como «Muévelo muévelo» a principios de los noventa. El reggaetón nace con la intención de hacer reggae en español con influencias del rap y del hip hop. Era normal, que los hijos de los inmigrantes provenientes de Trinidad y Tobago o Jamaica asentados en Panamá, buscaran expresar sus realidades sociales a través de dicho estilo. En Puerto Rico también existió una inevitable fusión de la calle, el rap y el ritmo afrodescendiente. La inmigración, la difícil situación social de los barrios y la música se unieron para dar paso a un estilo musical tan querido como odiado.

Los bailes sexualmente convulsionados y los movimientos erótico-telúricos que se concentran debajo del ombligo con mensajes denigrantes son a primera vista lo que define para muchos este género que se apropió de la música. Sin embargo, quiero plantear dos puntos sobre el tema del reggaetón, independientemente de los gustos musicales de cada quien. Un asunto tendría que ver con las consecuencias que ésta música genera sobre la sociedad. Y otro, con el peligro que representa coartar el derecho a la libertad de expresión.

Sobre el primer punto, sería interesante realizar un estudio con rigurosa metodología que permitiera conocer, y a su vez demostrar, cuál es la relación de los efectos del reggaetón entre sociedades desiguales y sociedades educadas. Hipotéticamente el resultado puede ser el mismo si partimos de la idea que en un contexto de cultura violenta y machista, el individuo consume productos  sensacionalistas y morbosos, ya sea a través de expresiones musicales o de telenovelas estimuladas por la violencia, el mercado y el ego social. No obstante, para pocos resulta sorprendente encontrarse con investigaciones que demuestran que un 20% de las personas que les gusta el reggaetón, son menos inteligentes en comparación con aquellas que son amantes del rock y la música clásica. (Vea la noticia Los amantes del reggaetón son menos inteligentes según estudio).

Probablemente estamos frente a los efectos de las apologías por lo grotesco y violento, siendo la alabanza por la supremacía masculina, el elogio por la delincuencia, el amor por la vida fácil y la consecución de resultados a costa de nada, los modelos de vida y crecimiento más anhelados por los niños y jóvenes de nuestra región y nuestro país. Ante ello, surge la pregunta: ¿Qué tipo de cambios sustanciales se podrían generar con la prohibición del reggaetón y las novelas de narcotraficantes en nuestras jóvenes generaciones? (Vea el video queinspiró el dibujo de esta columna).

Dibujo reggaeton.jpg

El reggaetón logra ser una manifestación vigente, más o menos artística, si tenemos en cuenta que el arte en cualquiera de sus expresiones no es un concepto cerrado, sino que por el contrario se autodefine diariamente. Sin embargo, lo convierte en irritable, su constante capacidad para denigrar a la mujer y generar ovaciones por el machismo, el dinero ilícito, la violencia y las drogas. Lo contradictorio es que algunos sectores de la crítica no piensan lo mismo frente a otros estilos tradicionales como el vallenato, las rancheras, la carrilera, la salsa erótica o los corridos mexicanos, donde también abundan letras machistas y coplas agresivas contra la dignidad humana y en especial contra la integridad de la mujer.

En una democracia pluralista, la censura aparece cuando existe una vulneración desproporcionada de los derechos fundamentales del individuo. La tarea es muy difícil porque se busca luchar por una sociedad igualitaria que sea capaz de respetar las diferencias y garantizar los derechos fundamentales de las personas. Todos tenemos derecho a pensar diferente, a comunicar nuestras ideas y a decidir sobre lo que queremos oír, componer o crear. La libertad de expresión es el derecho humano número 19, de los 30 derechos humanos reconocidos y existentes. No obstante, la protección de esa libertad es lo que hoy puede ser motivo de discusión. ¿Hasta dónde seguir la voluntad propia y hasta dónde abandonarla?

Odiamos al que piensa diferente y solo creemos en la tolerancia y la educación cuando se piensa igual que nosotros. Recordemos el pedazo 10.2, de origen indígena y citado por Jaime Garzón Forero: «nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie, ni hacerle mal en su persona, aunque piense y diga diferente». No malinterpretemos el significado de la libertad y menos en la democracia. Que a Usted le guste o no el reggaetón es una cosa, pero que le prohíban expresarse a través de cualquier género, sea musical o de otro tipo, es otra muy diferente. El reggaetón puede pasar de moda, pero el tema de los derechos humanos no.

Y hablando de gustos, que una congregación religiosa admire o no las columnas del Padre Alfonso Llano es un tema, pero que le prohíban escribir y expresar sus opiniones sobre María «la virgen» es otro (vea la noticia donde prohíben al Padre Llano escribir en EL TIEMPO). No es una cuestión de tendencias, ni de responsabilidades, es un asunto de derechos que cada vez nos une más a nuestro único destino como humanos: La condena de ser libres. Por lo menos en nuestra forma de pensar.

Twitter @JavierUrreaC

Dibujo Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog esta intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.



(Visited 2.679 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista(...)

3

Hace unos días tuve el gusto de conversar con Rosa Tous,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar