Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Entre santos y gentilicios los sandiegunos están peor que los sanandresanos. A los isleños por lo menos los tienen en la agenda del gobierno, los han visitado algunos noticieros y son reconocidos por el mar que perdieron. En cambio, los oriundos de San Diego no aparecen en los planes de desarrollo local, ningún noticiero nacional los ubica y a pesar de las resonantes incursiones, que en su momento, hicieron la guerrilla y los paramilitares, las visitas más importantes para el pueblo han sido las del cantante de música popular Jhonny Rivera, y la de una multinacional canadiense de explotación minera.

Uranio, oro, plata y recursos hídricos representan el patrimonio natural de San Diego. Sin embargo, dicha riqueza contrasta con la pobreza de su gente. El corregimiento está compuesto por una treintena de veredas. Según lo visto y también respaldado en una investigación hecha por la Universidad Tecnológica de Pereira, la cobertura de servicios públicos es pésima.  El corregimiento se divide en veredas y sólo una de ellas cuenta con lo mínimo y obligatorio: luz, alcantarillado, agua y recolección de basuras. De un total de 32 veredas, solo 8 tienen energía eléctrica y 3 cuentan con un sistema de acueducto. El resto no tiene nada.

El pésimo estado de las vías hace que el viaje de San Diego a la cabecera municipal dure cinco horas, y a La Dorada (epicentro comercial), por lo menos dure tres; y eso contando con suerte y el beneplácito de la naturaleza. Las carreteras están destapadas y parcialmente asfaltadas. Sólo existe una calle pavimentada en todo el pueblo.

Ahora bien, si el desarrollo de nuestros pueblos es lo que garantiza el futuro tangible del país, ¿Cómo es posible que uno de los departamentos más ricos y pequeños de Colombia, como lo es Caldas, tenga esos profundos problemas de infraestructura vial y cobertura de servicios básicosLa respuesta está en la corrupción, la violencia y el olvido.

La corrupción sigue presente y por más esfuerzos de transparencia que hagan algunos dirigentes y miembros de la comunidad, en el sistema político de la región se siguen generando escenarios de desconfianza con absoluta ausencia de ética pública. Con toda la incomodidad generada, no ha sido posible comunicar de manera decente los caminos del pueblo con el resto de los municipios. Por una parte, son insuficientes los ahorros que salen de los jornales campesinos para construir un metro de vía o para alquilar un tractor que les abra paso. Y por otra parte, lo lamentable es que cada vez que asignan una partida para construir un kilómetro de carretera, se desaparece en los bolsillos de los políticos.

Requiere atención por parte del Estado colombiano, el problema generado
por el conflicto armado. No es suficiente con que exista, por primera vez, un comando de Policía y que a las once de la noche todo el pueblo esté durmiendo.

Desde los noventa hasta finales de la primera década del siglo veintiuno, el cultivo de coca transformó la realidad de San Diego y subordinó el pensamiento de sus habitantes. La población aumentó de manera desmedida, los jóvenes abandonaron los estudios, se generó una cultura desarraigada de la producción tradicionalmente agrícola y lo peor aún: con el cultivo de coca se cosechó violencia, muerte y violación de los derechos humanos.

La realidad es que la población sigue igual de olvidada, porque el desarrollo no se ve por ninguna parte. Las multinacionales mineras están detrás de la explotación del patrimonio natural, con los tira y aflojes que genera el impacto medioambiental y las respuestas de responsabilidad social empresarial. Parece la historia de nunca acabar, en el país donde la soberanía se confunde y la presencia del Estado solo adquiere sentido, en forma de fuerza pública, pero no en forma de políticas públicas capaces de responder ante las necesidades inmediatas de la población.

Los artículos 64 y 65 de la constitución política colombiana, los cuales hablan de la responsabilidad del Estado para garantizar un acceso progresivo de los campesinos a la educación, salud, vivienda, servicios, comunicaciones, protección de las infraestructuras y de tierras, están hechos para contradecir la realidad y después de leídos ser firmardos con un «se incumple a toda regla«.

Pregúntese cómo son la carreteras de su país y respóndase cuál es el nivel de desarrollo de sus pueblos. No ha sido difícil reconocer la respuesta, para un pequeño pueblo, que encontró su pobreza en la riqueza.

Twitter @JavierUrreaC

Dibujo Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog está intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.

 



(Visited 179 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar