Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Creo que a varios, por lo menos en España, nos ha tocado explicar que en Colombia un tinto, no es un vino, sino una tradicional bebida que un señor llamado Juan Valdez promociona por todo el mundo. Entre varias cosas,  tenemos la decente fama de cultivar el mejor y más sublime café del plantea. Sin embargo, desde hace unos días, la explicación del café no gira en torno ni a la calidad ni al aroma, sino al paro cafetero.

Parece curioso preguntarse ¿por qué un país cafetero, como Colombia, tiene que importar café? Eso es mas o menos como tener que imaginarse a Venezuela importando petróleo, a España importando jamón ibérico o a Estados Unidos importando armas. En Colombia para abastecer al mercado interno, se tiene que importar café. Tanto la oferta como la demanda están en manos del mercado y por tal motivo, la gran cantidad de tintos (por lo menos el 90%) que se tomaron en Colombia el año pasado, son de afuera. Rarísimo, ¿no?. Aunque eso tiene una explicación simple: si usted quiere tinto del bueno… pague por él.

El camino trazado consiste en importar café barato para consumo interno y exportar café excelso. Ese es el negocio de la Federación Nacional de Cafeteros, negocio bueno para sus dirigentes, porque las variaciones en el precio de la carga de café nunca afectan sus sueldos, beneficios y salarios.

Pero en general, el negocio es malo para el pequeño campesino porque los costos de producción (generados por el transporte, los fletes, plaguicidas y fertilizantes) son más altos que los beneficios que deja el precio de venta de la carga de café. Esa utilidad es la que se está negociando y por la que se están manifestando.

 Vigile al empresario ventajoso y al demagogo político que aprovecha la situación para estar cerca del café. También identifique esa ausencia de voluntad política idónea para llegar a un acuerdo que mejore la calidad de vida del caficultor común y corriente. Se gasta más de lo que se gana. El gobierno asume una postura asistencialista y corta, pero necesaria. El pan de hoy es el hambre de mañana, y una salida rápida en el aumento del precio de la carga puede servir de cortafuegos, pero no será suficiente para solucionar un obstáculo que desde hace años se canaliza mediante los caprichos del mercado.

Café de Colombia de Javier Urrea Cuéllar. Dibujo de Lucas Agudelo. EL TIEMPO.jpg

Dibujo de Lucas Agudelo para el Blog Política Directa. Tema «Café de Colombia».

Otra cosa que se puede entender, pero no siempre se comparte, es el enfoque mediático que tiene el paro cafetero. Es verdad que dentro de la teoría del newsmaking o construcción de la noticia, existen unos criterios de noticiabilidad que determinan las líneas editoriales. El sensacionalismo provocado por los resultados vandálicos de la manifestación y la represión no dejan ver los problemas de fondo y las causas que llevaron a las carreteras de Colombia a miles de jornaleros y trabajadores campesinos a exigir reformas estructurales.

Este paro, ojalá sirva para entender que los problemas de los campesinos no son por sectores económicos ni gremios, mucho menos por regiones o departamentos. Es un problema nacional. El campo colombiano lleva años descuidado en materia de infraestructura, seguridad social, calidad de vida, carreteras y servicios públicos.

La corrupción ataca a las ciudades pero mata a los pueblos.  Nadie quiere ser ni estar en el campo, los padres campesinos solo añoran que sus hijos estudien y busquen mejores posibilidades de vida en las ciudades. Cualquier nación del mundo, sabe que por seguridad alimentaria se necesita de gente en el campo que cultive nuestros alimentos, pero infortunadamente tenemos una tortícolis que no permite voltear la cabeza hacia el campo y representa una constante amenaza para el rendimiento agrícola a corto y mediano plazo.

Al paso que vamos podríamos llegar a importar hasta la panela, pero también al paso que vamos podríamos llegar a comercializar la corrupción con funcionarios tipo exportación. ¿qué será primero?

Twitter @JavierUrreaC

Dibujo Lucas Agudelo

Nota: La colaboración entre el dibujante y el escritor que se presenta en este blog está intencionada para producir reflexiones y preguntas desde medios expresivos diferentes. Los temas y las problemáticas son producto de las inquietudes comunes de los autores sin que esto signifique que exista un acuerdo previo sobre el enfoque de cada cual. Los autores se encuentren directamente en este blog como una forma de compartir o confrontar opiniones.

(Visited 399 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

Natalia Malaver Rojas, docente de la Escuela de Derecho y Gobierno del Politécnico(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar