Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hemos tenido tres Representantes a la Cámara por los colombianos en el exterior, y los tres han mantenido un vínculo directo, familiar y de residencia con los Estados Unidos. Han favorecido su campaña y agenda legislativa basados en la realidad de dicho país, la cual es distante de las expectativas y problemáticas de los colombianos en el resto del mundo. No es lo mismo vernos afectados por la reforma migratoria en los Estados Unidos a vernos perjudicados por el profundo desempleo ocasionado por la crisis económica en Europa.

La reciente historia de las elecciones a la Cámara de Representante por los colombianos en el exterior muestra que, de 2002 a 2006 se eligió al promotor de artistas Jairo Martínez con 8722 votos, de los cuales más de 6000 votos provenían del departamento de Bolívar; de 2006 a 2010 se eligió al ingeniero Manuel José Vives con 9319 votos y en aquella ocasión se eliminó la votación desde Colombia. De 2010 a 2014 se eligió al actual Representante, el abogado Jaime Buenahora, quien obtuvo 4468 votos y ganó la curul porque se sumaron los votos preferentes y no preferentes de la lista del partido que representa, alcanzando un total de 11442 votos.

A pesar que la reforma política de 2011 buscó aumentar los niveles de participación haciendo que las elecciones en el exterior duren una semana (del 3 al 9 de marzo en 2014) y se haya aumentado de una a dos curules los espacios en el Congreso, afrontamos tres retos: cobertura, calidad y participación.

Cobertura porque dos curules son insuficientes para representar a casi cinco millones de colombianos en el exterior, que fácilmente por población nos convertiría en la segunda ciudad más importante de Colombia, después de Bogotá. Calidad porque la gestión de los representantes tiene que ir acorde con las necesidades de la comunidad a la que representa, y como lo dije anteriormente, no es lo mismo la problemática de los colombianos en Estados Unidos a la de los colombianos en Europa, centro y Suramérica, África y Oceanía. Y participación, porque los niveles de abstención electoral fueron altísimos en las únicas tres elecciones que hemos tenido. En 2002 del 76%, en 2006 del 87% y en 2010 del 88%.

El panorama es preocupante, pero se puede cambiar. Tenemos una oportunidad de mejorar nuestras condiciones en el exterior si nos hacemos más visibles y si ponemos en valor nuestra fortaleza para ser más activos, menos apáticos y estar más unidos.

En la democracia, la vía política es la opción para transformar y mejorar la realidad. La presencia de un candidato por los colombianos en el exterior de Europa haría más ecuánime nuestra representación en el Congreso ya que nos permitiría generar soluciones en torno nuestro progreso y crecimiento.

Los colombianos somos recursivos, simpáticos y con enorme capacidad de adaptación. Podemos trabajar en equipo, podemos confiar en nuestro potencial como colectivo para que se multipliquen nuestras posibilidades como pueblo y como ciudadanos.

Gran parte de nuestra apatía se debe a que hemos asumido una posición cómoda e individual frente a los asuntos públicos. Por eso estoy convencido que llegó el momento de superar todos los complejos. Colombia necesita a nuestra gente joven, con ideas renovadoras y frescas que trabajen más y critiquen menos, que prometan menos y resuelvan más, que se olviden del “cómo voy yo ahí” y entiendan que la política no es para hipotecar favores. Nos estamos ganando el futuro y para ello es mejor dialogar en lugar de quebrantar debates, es mejor aprender de las experiencias positivas en lugar de quejarse y dar lástima, es mejor aceptar con humildad una verdad que imponer con arrogancia una mentira.

Estamos a tiempo de alterar la realidad, de apostarle a nuestra mayor riqueza que es la gente. Por eso tenemos que invertir en nuestra conciencia colectiva y educación ciudadana para evitar que una minoría juegue con nuestro destino. Tenemos dos caminos: el de no hacer nada para seguir igual o el de actuar mediante el voto para asumir el rumbo de nuestra comunidad colombiana en el exterior.

Propongo que cada ciudadano colombiano se empodere a sí mismo, de lo contrario gobernarán los de siempre o los peores. Unámonos para trabajar por objetivos comunes y hagamos del voto nuestra fuerza, nuestra herramienta más poderosa para transformar la realidad y generar el cambio que necesitamos.

@JavierUrreaC

Desde la abstención No nos tendrán en cuenta.

(Visited 817 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar