Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El diablo es puerco y no se apiada de los pobres congresistas que deben luchar a diario contra la tentación del poder. Hace pocos días una fórmula insípida dentro de la Reforma de Equilibrio de Poderes, se estaba cocinando en el Congreso de la República de Colombia. El árbol del pecado estaba en la Plenaria de la Cámara de Representantes y una serpiente buscaba darle vida a una puerta giratoria para que los congresistas pudieran renunciar y ser nombrados ministros o embajadores.

La serpiente tenía una lengua larga y confundía su con apellido cristiano. Tentaba a los congresistas más obedientes con el argumento del derecho a la vida, al trabajo, a la función pública. Una encantadora lengua viperina enamoraba y con nostalgia recordaba como la muerte se llevó por delante a una gran cantidad de parlamentarios que pudieron haber sido los mejores ministros de Colombia. ¿Se imaginan al apacible Jorge Robledo como Ministro de Agricultura? O ¿Al conciliador Álvaro Uribe como Embajador en Venezuela?

Todo era posible y mágico hasta que el efecto de alucinación comenzó a bajar. Un pequeño grupo de congresistas se reveló ante la tentación y comenzó a tirar argumentos como piedras, que recrearon la escena de David tumbando a Goliat. Tras una reñida votación se eliminó en dos rondas dicha proposición que buscaba unir al poder legislativo con el ejecutivo, así como cuando Dios unió a Adán con Eva.

Los argumentos más trascendentales para impedir dicha unión encontraban fuerza en la desfavorable imagen del Congreso. Aprobar una puerta giratoria de congresistas hacia las embajadas y ministerios, significaba destruir la confianza de los ciudadanos. Algunos hablaban que aprobar dicha reforma era como exorcizar el espíritu de la Constitución. Los más radicales se referían al poder de la mermelada para comprar conciencias del Congreso con dádivas diplomáticas y otros le apostaban al poder de las rodilleras para conseguir anheladas embajadas en Nueva York y Madrid o ministerios en Bogotá.

El espíritu de las leyes de Montesquieu, se esfumó. Poco se habló sobre la teoría de la separación de poderes o el agotamiento de la oposición. El debate sobre el parlamentarismo y el presidencialismo estuvo escaso de argumentos. Si bien se mencionó la conveniencia para que congresistas fueran ministros, se olvidó aclarar que en Colombia se tiene un sistema presidencialista. En sistemas parlamentarios, los parlamentarios que son ministros no desgastan al Parlamento, mientras que en sistemas presidencialistas los congresistas que son cooptados por el poder ejecutivo si debilitan al Congreso.

La mayoría no cayó en la fascinación, pero estuvieron muy cerca. Votaron 59 en contra y 45 a favor de la proposición que buscaba que los congresistas hicieran parte del poder ejecutivo.

Señor: ¡Líbralos de todo mal y no los dejes caer en la tentación!


(Visited 257 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar