Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El diablo es puerco y no se apiada de los pobres congresistas que deben luchar a diario contra la tentación del poder. Hace pocos días una fórmula insípida dentro de la Reforma de Equilibrio de Poderes, se estaba cocinando en el Congreso de la República de Colombia. El árbol del pecado estaba en la Plenaria de la Cámara de Representantes y una serpiente buscaba darle vida a una puerta giratoria para que los congresistas pudieran renunciar y ser nombrados ministros o embajadores.

La serpiente tenía una lengua larga y confundía su con apellido cristiano. Tentaba a los congresistas más obedientes con el argumento del derecho a la vida, al trabajo, a la función pública. Una encantadora lengua viperina enamoraba y con nostalgia recordaba como la muerte se llevó por delante a una gran cantidad de parlamentarios que pudieron haber sido los mejores ministros de Colombia. ¿Se imaginan al apacible Jorge Robledo como Ministro de Agricultura? O ¿Al conciliador Álvaro Uribe como Embajador en Venezuela?

Todo era posible y mágico hasta que el efecto de alucinación comenzó a bajar. Un pequeño grupo de congresistas se reveló ante la tentación y comenzó a tirar argumentos como piedras, que recrearon la escena de David tumbando a Goliat. Tras una reñida votación se eliminó en dos rondas dicha proposición que buscaba unir al poder legislativo con el ejecutivo, así como cuando Dios unió a Adán con Eva.

Los argumentos más trascendentales para impedir dicha unión encontraban fuerza en la desfavorable imagen del Congreso. Aprobar una puerta giratoria de congresistas hacia las embajadas y ministerios, significaba destruir la confianza de los ciudadanos. Algunos hablaban que aprobar dicha reforma era como exorcizar el espíritu de la Constitución. Los más radicales se referían al poder de la mermelada para comprar conciencias del Congreso con dádivas diplomáticas y otros le apostaban al poder de las rodilleras para conseguir anheladas embajadas en Nueva York y Madrid o ministerios en Bogotá.

El espíritu de las leyes de Montesquieu, se esfumó. Poco se habló sobre la teoría de la separación de poderes o el agotamiento de la oposición. El debate sobre el parlamentarismo y el presidencialismo estuvo escaso de argumentos. Si bien se mencionó la conveniencia para que congresistas fueran ministros, se olvidó aclarar que en Colombia se tiene un sistema presidencialista. En sistemas parlamentarios, los parlamentarios que son ministros no desgastan al Parlamento, mientras que en sistemas presidencialistas los congresistas que son cooptados por el poder ejecutivo si debilitan al Congreso.

La mayoría no cayó en la fascinación, pero estuvieron muy cerca. Votaron 59 en contra y 45 a favor de la proposición que buscaba que los congresistas hicieran parte del poder ejecutivo.

Señor: ¡Líbralos de todo mal y no los dejes caer en la tentación!

(Visited 301 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar