Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una vez están atrapadas las langostas, cuando una de ellas intenta escalar para escapar, las demás se encargan de arrastrarla hasta el fondo. No se sabe quién lo dijo, pero lo cierto es que las langostas colombianas no necesitan de las otras. La envidia por el triunfo de las demás las mantiene tan ocupadas que ni siquiera hace falta ponerles tapa para que salgan de la olla.

Un colombiano que sale de su casa cuenta con la ventaja de evaluar constantemente los modelos sociales, económicos, políticos y culturales del lugar de origen con el lugar de destino. Tener una idea diferente sobre cómo debería funcionar el transporte, los servicios públicos, el sistema de salud o el modelo educativo se convierte en un tema diario por el simple hecho de estar comparando lo que se dejó con lo que se vive.

Sin embargo, esa experiencia que debería abrir la mente y generar un conocimiento colectivo para ser rentabilizado e invertido en el lugar de origen se queda en la olla por culpa de una profunda desarticulación que padecemos los colombianos por consecuencia de factores culturales y de física envidia. Nos cuesta más de siete vidas trabajar alrededor de objetivos comunes. Pasa en Colombia y pasa con los colombianos en el exterior.

Una razón tiene que ver con la desprotección de las enseñanzas tradicionales proveniente de los indígenas. Ellos son los pioneros en los modelos de gobernanza y aun así nada que aprendemos. Los indígenas trabajan unidos, participan, deliberan y teniendo sus propias reglas deciden en función del desarrollo de su grupo. Sin embargo, los niveles de cohesión para trabajar por metas compartidas no se han heredado en el país de las langostas.

Sophia Loren & Jayne Mansfield. Fotografía Delmar Watson

Sophia Loren & Jayne Mansfield. Fotografía Delmar Watson

Estamos contra la pared ante una falsa idea de patriotismo combinado con berraquera. El patriota colombiano se autobautiza con un ritual de accesorios tricolor pregonando la defensa de territorios, tesoros y galeones repartidos en el pasado. Pavonea esmeraldas, recursos y una biodiversidad cada vez más escasa. Confunde la berraquera, con la incultura de la avionada, el ventajismo y el camino fácil. La cooperación y la colaboración significan atraso y la envidia progreso. Todo al revés.

Robert Sheaffer habla de cómo la envidia afecta la política, la economía y el arte en cualquier sociedad. Destaca la inminente relación entre la forma de pensar y el progreso, diferenciando dos tipos de personas: los que admiran el triunfo y los que lo envidian. La reacción ante el triunfo ajeno determina el progreso de una sociedad, ya que la suma total de los logros de las personas significa el triunfo de la sociedad. Pero cuando el éxito es rechazado, hay menos logros individuales y por tanto menos progreso.

El columnista Mauricio García, considera que la envidia en Colombia es una expresión social resultado de una sociedad desigual, clientelista y dominada por el intercambio de favores; donde el subordinado es leal al mejor postor y la victoria es sinónimo de estar en la rosca, tener padrinos y saltarse las reglas. Se revive la mítica frase de Cochise Rodríguez cuando dice que “en Colombia se muere más gente de envidia que de cáncer”.

Necesitamos un cambio cultural evidente y radical para pensar de forma distinta al país. Urgen las prácticas de tradiciones ancestrales para cambiar la mal enfocada malicia indígena por la sabiduría indígena. Se requiere aprender de otros modelos de desarrollo, otras culturas y otras civilizaciones que han progresado gracias al trabajo en función de objetivos comunes. Tal vez es hora de cambiar la fe por el esfuerzo, las velas por el trabajo y el resentimiento por la admiración.

Hagamos un trato con nosotros mismos, dejemos de comportarnos como langostas y salgamos de la olla.

@JavierUrreaC

(Visited 5.038 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Balance negativo para los colombianos en el exterior

    Se cumplió el primer semestre de gestión del congresista Juan David Vélez y la gran conclusión es que no representa a los colombianos en el exterior. Para quienes no lo sepan, Vélez ocupa la única silla para la circunscripción internacional en la Cámara de Representantes de Colombia. La mala calificación de Vélez y la crisis de representación a la que estamos sometidos los colombianos en el exterior se fundamentan en tres circunstancias. Primero, la manera como llegó al Congreso; segundo, la gestión llevada a cabo hasta el momento; y tercero, el tipo de relación que sostiene con la ciudadanía. El representante Vélez llegó de carambola al Congreso con los votos de la mano dura y el corazón grande. Se autobautizó “el de Uribe en el exterior” y, como consecuencia, los que obedecen a Uribe le votaron en un lista cerrada y a ciegas. Eso no es malo para el que vota con esa devoción, pero sí es perjudicial para el colombiano(a) en el exterior que no se siente identificado ni representado con el uribismo. Lo primero que hizo Vélez fue promover la abstención de las consultas ciudadanas en consulados y embajadas, como si no fuera suficiente con el problema que conlleva acceder a las urnas cuando se está fuera del país. Su primer gran acto público con los más de cinco millones de colombianos que residen en el exterior fue motivarlos a no votar la consulta anticorrupción y de entrada desconocer la voluntad de los que sí fueron a votarla. Luego se dedicó a defender la honorabilidad del Ministro de Hacienda Carrasquilla, cuestionado por los bonos del agua y del exministro Arias investigado por Agro Ingreso Seguro. Se fue al Congreso a dejar un sinnúmero de constancias para defender a sus amigos con el sueldo que todos los colombianos pagan con sus impuestos. La obsesión de Vélez por convertirse en el megáfono de un partido político nunca se había visto en la circunscripción internacional. El representante Vélez es un funcionario de elección directa, pero desconoce por completo que su responsabilidad es estar al servicio del Estado y de los colombianos en el exterior, y no al servicio del partido político en el que hace militancia, ni al servicio de su jefe. En el Congreso presentó una proposición que fracasó (para recuperar la segunda curul) y dos polémicos proyectos de ley. Uno, donde morirse en el exterior es un negocio para las aseguradoras privadas que se lucrarían a costa de la expedición de un documento público y costoso como lo es el pasaporte. Y dos, rememorar el día del migrante colombiano, un día que ya está reconocido internacionalmente, creando más burocracia y ratificando su improvisación porque no soluciona absolutamente nada de fondo. Por último, la relación de Vélez con la ciudadanía va de mal en peor. Cada vez son más los ciudadanos colombianos que desde España, Estados Unidos, Venezuela, Ecuador, Canadá y otras naciones, se quejan por la arrogancia e incapacidad de diálogo del representante, hasta el punto de compararlo con un pequeño dictador que bloquea cualquier intento de libertad de expresión distinta a su belicoso pensamiento. El balance del primer semestre de gestión del Representante Vélez es negativo y la pregunta es: ¿Qué se viene para los colombianos en el exterior ante esta crisis de representación?     Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

  • Colombia

    La novela de los colombianos en el exterior en el Congreso

    Nunca en tan poco tiempo los colombianos en el exterior habíamos visto una colección tan atrevida de la personalización(...)

  • Mundo

    Álvaro Uribe y el nuevo representante de los colombianos en el exterior

    Hablando de la muerte, un proyecto de ley muy sensible se radicó a principios de octubre de este año(...)

  • Colombia

    Vélez: el gran perdedor en el exterior con la Consulta anticorrupción

    ¡No la votaré! ¡No la votaré! Así se estrenó el recién electo representante a la Cámara por los Colombianos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Una buena opción para maratonear...

Hugh Grant será el encargado de darle vida a Thorpe, un reconocido político en ascenso, que hará lo necesario para evitar que el secreto de su relación con el joven Norman (Ben Whishaw), salga a la luz y arruine su carrera. Hay que tener en cuenta que ser homosexual era un delito que se pagaba con cárcel en la Inglaterra de los años 60. A Very English Scandal, fue una de las miniseries del 2018 que por sus grandes actuaciones, lo fluido de la historia y la forma como está narrada, ganó el reconocimiento de la crítica, que la nominó a mejor actor, mejor actor de reparto y mejor miniserie en los Golden Globes y Critics Choice del 2019. De entrada se puede decir que es una buena opción para maratonear en el fin de semana. Así que bienvenido a otro #TiempoDeSeriesByCats, póngase cómodo y dele play al video. Recuerde darle like, comentar y compartir con su familia, amigos, vecinos y, en general todos, todos, todos. Conversemos en: YouTubeTiempo de Series By Cats  Facebook: Tiempo de Series by Cats Twitter: @CatsDeChocolart Instagram: @CatsDeChocolart-->

En los años 70 un escándalo conmocionó el establishment británico. Jeremy Thorpe, el hombre más joven en dirigir el partido Liberal de Inglaterra y un miembro del parlamento, se convierte en el primer político en ser procesado por intento de homicidio en este país. Esta es la historia  que nos presenta A Very English Scandal, la miniserie de la BBC, protagonizada por Hugh Grant y Ben Whishaw.

Una buena opción para maratonear...

Hugh Grant será el encargado de darle vida a Thorpe, un reconocido político en ascenso, que hará lo necesario para evitar que el secreto de su relación con el joven Norman (Ben Whishaw), salga a la luz y arruine su carrera. Hay que tener en cuenta que ser homosexual era un delito que se pagaba con cárcel en la Inglaterra de los años 60. A Very English Scandal, fue una de las miniseries del 2018 que por sus grandes actuaciones, lo fluido de la historia y la forma como está narrada, ganó el reconocimiento de la crítica, que la nominó a mejor actor, mejor actor de reparto y mejor miniserie en los Golden Globes y Critics Choice del 2019. De entrada se puede decir que es una buena opción para maratonear en el fin de semana. Así que bienvenido a otro #TiempoDeSeriesByCats, póngase cómodo y dele play al video. Recuerde darle like, comentar y compartir con su familia, amigos, vecinos y, en general todos, todos, todos. Conversemos en: YouTubeTiempo de Series By Cats  Facebook: Tiempo de Series by Cats Twitter: @CatsDeChocolart Instagram: @CatsDeChocolart

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Cambiar la cultura y construir una cultura de reconocimiento y de colaboración es una tarea que empieza por casa. Empecemos a combatir en casa la cultura de la envidia y a transformarla por una cultura del reconocimiento y de la colaboración.

  2. mireya519870

    No estoy de acuerdo con elartículo, en el sentido de la envidia, como la enfocan; si en cuanto a lo de las avionadas, eso sí es
    Molesto.y He vos toques un mal generalizado en el exterior que los colombianos piensan que los demás son pendejos.pero deberíamos dejar de ver lo malo,hay muchas cosas que resaltar como la creatividad, la capacidad de salir adelante a pesar de situaciones adversas,
    Aqui en Cooombia aguanta hambre el que quiere, porque el trabajador pone un puesto de arenas y sale adelante.
    Fortalezcamos lo bueno y tanto lo malo.

  3. lesterburnham

    El otro cuento significativo al respecto es el del profesor Takeuchi, de la U. Nal.: un colombiano es más trabajador, más creativo y tiene más empuje que un japonés. Pero dos japoneses son más trabajadores, más creativos y con más empuje que dos colombianos 🙂

  4. alfonso166204

    Excelente radiographia de Colombia. Y fuera de eso se comen el cuento del pais mas feliz del mundo. se puede ser feliz, sin trabajo , sin segurida social, sin oportinidades de desarrollo. Creo que el cancer que tiene a Colombia en ese estado se llama “CORRUPCION”.

  5. roger973716

    Es una realidad en nuestro actuar DIARIO Y COMUN, debemos reconocer que somos lo que somos, pero eso si, estar conscientes que a la óptica individual y/ó colectiva de sociedades y culturas foráneas, así mismo nos consideran, en esa misma estima nos tienen.
    Y aquí no hay distinción de clases, estratos ó abolengos: (mucho menos nuestros administradores) de esa manera es que para determinado fin de una persona ó de una entidad extranjera, les resulta sencillo encontrar gente que al ofrecimiento de la “fórmula” para destruir a su coterraneo y así “sobresalir” él, y de paso obtención de dividendos por parte del ofertante, no lo duden ni una fraccion de segundo en aceptar aunque en ello vaya implicita su autodestrucción y la de la sociedad a la cual representa.
    ESO ES LO QUE SOMOS.
    Nuestra concepción de nosotros mismos es miserable, desvergonzada y abusiva entre nosotros mismos, ya que no conocemos que existen formas de convivencia dignas, altruistas de crecimiento personal, conocemos el abuso, el irrespeto, la traición, la deslealtad, el facilismo, a los ojos de la comunidad internacional, como sociedad somos bárbaros poco ó nada confiables.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar