Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ni lo uno ni lo otro. Sin derechos no hay Estado, mucho menos dignidad. Según la constitución política colombiana de 1991 somos un Estado participativo fundado en el respeto a la dignidad humana. También es el Estado quien debe facilitar la participación de todos en las decisiones que nos afectan. Para los colombianos en el exterior, la realidad es contraria a los primeros renglones de la constitución.

Para el último ejercicio democrático celebrado mediante un plebiscito el dos de octubre de 2016, la abstención en el exterior fue del 86%. Al no abrir inscripción de cédulas, miles de colombianos se quedaron sin votar porque su documento no estaba inscrito en su respectivo consulado. A eso hay que sumarle que no todos los colombianos tienen un consulado en la ciudad donde residen y las distancias kilométricas se convierten en un viacrucis para acudir a las urnas. ¿Tomaría usted un avión, un tren o un barco para ir a votar?

Para hablar sobre la participación de los colombianos en el exterior y sus posibilidades en la era digital, inevitablemente debemos remitirnos a unos antecedentes y diagnósticos que destacan la baja participación de la migración colombiana en pleno escenario de globalización, internet y apertura hacia la ciberdemocracia.

Desde el ámbito gubernamental, fue por primera vez en 2009 cuando se creó un documento para diseñar los lineamientos de una política pública migratoria contemplado en el CONPES 3603. En materia de participación los colombianos en el exterior solo contaban con una estrategia para dar a conocer sus necesidades y establecer algunas iniciativas, pero no podían incidir de ninguna forma en la política pública migratoria.

El Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010, nada menciona sobre la participación de los colombianos en el exterior. Con el plan de 2010-2014 se adoptan a las TIC (Tecnología de la Información y las Comunicaciones) como una herramienta para vincular a los colombianos en el exterior y fortalecer la presencia del Estado a nivel internacional. Sin embargo la desconexión entre ciudadanía y política migratoria sigue estando presente y sólo se contempla su participación directa en el diseño, desarrollo y control de la política pública migratoria mediante la Ley 1465 de 2011 o Ley de Migraciones.

DigitalDemocracy

Imagen de http://tren-digital.cl/

Cuando le pregunté a la Registraduría de Colombia en qué iba lo del voto electrónico, me respondieron que estaban en una fase previa y que los avances eran en la aplicación de procesos tecnológicos para la inscripción de candidatos, jurados de votación, depuración de censo electoral, biometría, inscripción de cédulas, testigos electorales, preconteo, escrutinio y división político electoral. En otras palabras nada de avances para el voto electrónico; lo ven como algo lejano y costoso. (Vea «No veo el voto electrónico en el corto plazo».)

La tecnología resolvería muchos problemas a los colombianos en el exterior. Se podría integrar a todos aquellos connacionales que están excluidos por el sistema electoral mediante la fusión del registro consular con el censo electoral. Se dice que hay más de cinco millones de colombianos en el exterior y solo pueden participar en los destinos del país el 10% aproximadamente. Un modelo tan excluyen sólo favorece la abstención y la desconfianza en las instituciones políticas.

No se trata simplemente de implementar el voto electrónico y participar cada cuatro años o cada vez que lo convoque una autoridad pública como sucedió con el plebiscito. Se trata de usar la tecnología al servicio del ciudadano y experimentar con la alternativa digital para los colombianos en el exterior cada vez que se deba tomar una importante decisión.  Imagínese decidiendo sobre las tarifas consulares, los planes de retorno, los programas de ahorro en Colombia, el sistema de pensiones, el plebiscito digital y muchos temas más, desde su móvil o computador.

Sin duda la democracia digital disminuiría costos y distancias, en particular para aquellos que están lejos de los consulados; pero en general beneficiaría a cualquier migrante colombiano, que sin importar su lugar de residencia podría ciberparticipar en la solución de sus propios problemas y extender sus decisiones sin someterlas ante las decisiones o intereses de un representante.

Internet será la llave del tiempo que nos permitirá volver a experimentar la democracia directa. Paradójicamente la evolución ciudadana estará en mirar atrás y volver a la época de los griegos, el camino se abre con un retorno hacia la participación directa; pero esta vez, mediante la democracia digital.

 

@JavierUrreaC

(Visited 480 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sigo siendo tan Colombiano como el que más, veterano de Corea 1949/53 A.R.C., vivo en Estados Unidos desde 1967 y amo a los dos países por igual; aunque mi cedula haya vencido, quien me dice que no soy colombiano?
    Gracias a El Tiempo vivo al día y orgulloso del progreso que mi país ha alcanzado…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar