Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El profundo desconocimiento sobre las dimensiones de la política nos lleva a entretenernos torpemente con el sensacionalismo, sin posibilidades de ver horizonte alguno. Confucio dijo que cuando el sabio señala la luna, el necio mira al dedo. Han pasado miles de años y parece que todo sigue igual. Nos cuesta ver los proyectos a mediano y largo plazo, convirtiendo en noticia los detalles que menor importancia deben tener para el alcance de lo señalado.

Hay cuatro comportamientos que nos convierten en necios y nos impiden ver la luna: ignorancia, pesimismo, envidia e indecisión.

No tenemos idea de lo que significa la política. Creemos saberlo todo en función de nuestras percepciones, pero seguimos siendo dominados por el desconocimiento generalizado. La apreciación más común es la reduccionista, porque asocia la política únicamente a los procesos electorales con todos sus vicios e imperfecciones. Pero no siempre es así; según Josep Vallés, la política tienen tres dimensiones: estructura, proceso y resultado.

La estructura se refiere a las formas de organización política y sus aspectos institucionales. Por ejemplo, cuando nos referimos al sistema electoral, al Estado, a la democracia, al presidencialismo, a los tribunales, a los consulados o a la cancillería. 

Por su parte, el proceso de la política describe los acontecimientos, las decisiones o las conductas entre los individuos y los grupos. El proceso tiene en cuenta la cultura política (de participación o abstención) y se pregunta por las ideologías, los relatos y las doctrinas. También hace énfasis en los actores políticos como los grupos de interés, los movimientos sociales, la ciudadanía, los partidos políticos y los medios de comunicación, por mencionar algunos.

La tercera dimensión de la política es el resultado, tal vez siendo una esfera decisiva porque es el producto directo tanto de la actividad como de las decisiones de los actores políticos antes mencionados. El resultado se mide con políticas públicas en varios sectores: educación, transparencia, migración, etc. Esta dimensión también aborda las dinámicas políticas de continuidad o cambio, junto con las posibilidades de gobernar con mayorías o alianzas.

Volviendo al comportamiento de los necios, aparece el pesimismo y la envidia que van de la mano. Al necio, así maquille de buena voluntad sus discursos y palabras, le encanta quejarse y criticar. Tiene un encantamiento ególatra que le impide construir sobre objetivos colectivos. Le cuesta proponer algo más allá del lamento y la rabia. Los necios promulgan el discurso negativo y de la confrontación para instrumentalizar las emociones y apoltronarse con los titulares de la indignación.

El salto del “yo” al “nosotros” parece una misión imposible que se puede cumplir cuando logremos cambiar la fe por el esfuerzo, las velas por el trabajo y el resentimiento por la admiración. La envidia nos come vivos y nos condena al subdesarrollo. Para Robert Sheaffer, la suma de logros individuales se convierte en los logros de una sociedad, pero en la medida que criticamos el éxito, estamos rechazando el progreso de una sociedad. Nada más cierto.

Hace poco estuve hablando con un colega sobre conceptos que identifican al colombiano en el exterior, y nos detuvimos en uno que nada tenía que ver con la bandera, el fútbol, la música y la comida colombiana: hablábamos de la recursividad. Pero esa capacidad de resolución parece darse en entornos individuales, porque en lo colectivo hay una fascinación por quedarse en la protesta y el problema. Lo increíble es que para el necio cualquier forma de solución es un problema, prefiere el ciento por ciento de nada, que el cincuenta por ciento de algo.

Equivocados los que piensan que la política funciona como una ruleta rusa donde las únicas opciones son todo o nada. El choque entre los viejos modelos y los nuevos paradigmas transformaron la naturaleza del poder. La tendencia que tradicionalmente era autoritaria, ahora se fundamenta en la mediación y la conciliación. Es el ciudadano quien encomienda el poder y por ese importante motivo, su nivel de incidencia, se puede lograr dialogando de par a par, entre iguales.

 

Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

(Visited 22.639 times, 15 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Los domingos eran día de arepas en mi casa. Era los(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

Por: Erasmo Zuleta Bechara Desde su creación en 1962 el Instituto(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. eliaspadilla

    Escrito muy bien desarrollado. No deja pie para interpretaciones. Lo importante es transmitir esto al pueblo para que tomen conciencia de su voto. Las protestas a las que se refiere el escritor son muchas veces instigadas por intereses creados, sin miras al bien comun. El ciudadano de pie tiene que tener la capacidad para discernir entre lo uno y lo otro.

  2. Una exposición bien desarrollada, bien para una clase de democracia del grado noveno. Pero con ese discurso llegar a afirmar :»Es el ciudadano quien encomienda el poder y por ese importante motivo, su nivel de incidencia, se puede lograr dialogando de par a par, entre iguales» cierto, delegamos el poder, pero concluir que que hay dialogo entre pares ! Tapó el sol con el dedo.

  3. vandalia118624

    Lo triste es que la realidad colombiana es la realidad del mundo actual. Mires donde mires los efectos de malas decisiones políticas han convertido al ciudadano en un ser que aún en las protestas, está amordazado. En la calle palo y bombas, en la casa telerealidad basura. Y cómo hacer para superar ese necio que ya no sabe ver la luna?

  4. buen post si es verdad las relaciones de un estado laico con uno que quiere volver a ser religioso son bastante complicadas hasta que entendamos que la espiritualidad la podemos llevar en nuestra intimidad y no tratar de imponersela a los demás y menos aun estado que esta en la obligación de legislar para todos en igualdad de condiciones sin importar credo religiosos filiación política o equipo de fútbol

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar