Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La semana anterior, el congreso boliviano aprobó una ley que será puesta a consideración del pueblo para permitir la cuarta reelección de Evo Morales. Hugo Chávez modificó la constitución con un “referendo” para permitir la reelección indefinida en Venezuela. El presidente ecuatoriano introdujo un proyecto que está cercano a ser aprobado para reformar la Constitución y permitir la reelección indefinida. El presidente Ortega en Nicaragua hizo lo propio en su país, logrando que la reelección indefinida se establezca como ley de la nación.

¿Es esto acaso parte del libro de instrucciones del Chavismo a sus aliados del socialismo Bolivariano? ¿Un paso necesario para la consolidación de la revolución y el debilitamiento progresivo de sus democracias? Lo que acaba de ocurrir en Bolivia es un signo preocupante que debería alertar los organismos regionales, supuestamente concebidos para la defensa de la democracia en América, como la OEA. Uno a uno los miembros del socialismo bolivariano van reformando sus constituciones para convertirse en posibles dictaduras legitimadas a través de las urnas, pero con un aparato político tan poderoso que las opciones reales de un partido opositor para acceder al poder son tan bajas que es prácticamente imposible que la democracia funcione adecuadamente.

Bolivia dió pues el último paso para que su líder, uno de los máximos representantes del Chavismo y su filosofía en el continente, se perpetuara en el poder. Bajo la receta de la revolución bolivariana, el líder que la implantó puede ya mantenerse al frente del país de manera indefinida, pero sino es dicho líder, el movimiento político que representa tendrá ya todas las herramientas para hacer de las elecciones en ese país una simple entrega del mando al siguiente líder de la revolución, tal como pasa con la “elección” del secretario del partido comunista en la China, o en Cuba, o en Corea del norte. En estos países hay elecciones, pero no hay más candidatos. En las naciones de la revolución bolivariana, nos quieren hacer creer que si hay más candidatos, pero aquellos que tienen posibilidades de derrotar la revolución en las urnas terminan en la cárcel, o perseguidos, o sin acceso a los medios de comunicación, o exiliados, o fuera de cualquier posición que les permita avanzar de manera seria su plataforma política de oposición al régimen, o todas las anteriores. Ya ha ocurrido en Venezuela, ocurre con los medios en Ecuador y Nicaragua y con el debilitamiento de la oposición en todos ellos.

Para América latina lo que acaba de ocurrir en Bolivia abre tristemente un capitulo que creíamos cerrado. El continente parecía haber logrado dejar atrás el caudillismo y la dictadura. La democracia se había instaurado en todas las naciones del continente con la excepción de Cuba. El modelo del socialismo bolivariano pareció nacer del descontento popular frente a la inequidad e injusticia social que la democracia no parecía resolver, en naciones donde la oligarquía dominante y la corrupción de los partidos políticos y de quienes ostentaban el poder llegó a niveles tan altos que la democracia empezó a perder sentido. Esa revolución Bolivariana sin embargo lo que buscaba era el poder, y por lo que vemos en todas sus naciones, perpetuarse en el. Antes en esas naciones sus pueblos aún tenían la posibilidad de elegir de manera libre a sus gobernantes, y en muchos casos, ese hecho produjo transformaciones muy positivas, como ocurrió en otros países de la región. La realidad, vemos ahora, es que la revolución bolivariana es un plan para implantar un modelo económico y social en el que ya es evidente su total fracaso, pero que garantiza a un selecto grupo de revolucionarios, su control del aparato político y económico del estado a perpetuidad. La situación de las naciones de este bloque es tan lamentable que la única manera de poder continuar en el poder es acabar, de manera democrática, con la democracia.

Esto es lo que Evo Morales y sus políticos pretenden sellar en Bolivia. Ojala que el pueblo Boliviano despierte frente a esa realidad y no permita que la única herramienta que les queda para decidir el destino de su país les sea arrebatada. Deben mirar los ejemplos de Ecuador, Nicaragua y sobretodo, de sus mentores en Venezuela, para ver lo que se avecina si no defienden su democracia.

(Visited 860 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Me apasiona la politica internacional, latinoamerica y Colombia. Convencido de la necesidad de abrir siempre el dialogo a todas las opiniones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. omarjesus.villarrealmontenegro

    Señor (a), su opinión es muy cuestionable, en Colombia hemos vivido por mas de 200 años cuasidictaduras que se han alternado entre sectores de la ultraderecha y centro derecha (liberales y conservadores). Su reflexión no aporta nada, lo mas seguro es que tampoco esta de acuerdo con la paz que se esta gestando en Colombiano.

  2. Estimado Amigo, le recomiendo que lea un poco de historia colombiana para darse cuenta que la democracia no existe. Para la muestra un botón, el frente nacional fue un trato entre los dos partidos tradicionales de la época para gobernar el país, turnándose cada periodo, ¿cómo le llamaría a eso, democracia? ¿quién elegía al partido ganador? Consideremos la oposición, el nuestro país exterminaron a un partido asesinando a cada uno de sus integrantes y nadie dijo nada, ¿eso es democrático? Vamos más atrás, las elecciones del año 1970, donde hubo fraude electoral y asumió la presidencia el candidato Pastrana sobre Rojas Pinilla. Volviendo a hechos más recientes, Alvaro Uribe cambió la constitución para reelegirse queriendo seguir los pasos de los presidentes, que usted habla en su columna, siendo éste de ultraderecha. En conclusión, nos ponen a elegir entre los mismos, las élites ponen sus candidatos para que el pueblo elija, ¿eso es democracia?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar