Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Politica internacional - Colombia, Latinoamerica y el Mundo!

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las investigaciones y revelaciones que los Estados Unidos comenzaron a destapar sobre el inmenso escándalo de corrupción en toda América Latina causado por Odebretch, la compañía de construcción más grande el hemisferio, han empezado a rendir frutos en el continente. En Brasil y Perú dos poderosos e influyentes expresidentes son condenados a prisión. Hay investigaciones en curso en República Dominicana con varios condenados. En Guatemala, Ecuador y Argentina las investigaciones continúan, con algunos responsables ya en proceso de condena penal. En Colombia, uno de los países en el centro del escándalo, los organismos electorales y penales siguen “investigando”. La lentitud es tal que existe el riesgo de que no haya condenas por “preclusión de términos”. La real impresión que el avance de estas investigaciones en Colombia ofrece es que los tentáculos de la corrupción, y la idea de que la ley en Colombia aplica solo para algunos, no es solo una idea. Es una realidad.

Las campanas de Santos y Zuluaga están acusadas de haber recibido fondos de la Constructora brasileña y el país no ve ningún avance para que los responsables, de ser hallados culpables, paguen por sus delitos. Perú y Brasil no son propiamente modelos de transparencia y honestidad en el sector público. Tampoco lo son República Dominicana, Guatemala, Ecuador o Argentina. La democracia brasileña en especial lleva ya varios años de escándalos al más alto nivel y Perú tiene una reputación de altos niveles de corrupción a nivel estatal e institucional. La diferencia es que, en estos dos países, que sufren el flagelo de la corrupción tanto o más que Colombia, La justicia ha actuado, y lo ha hecho con figuras políticas que parecerían intocables.

La corrupción en campañas políticas ha existido en toda la región, prácticamente durante toda nuestra vida institucional, pero el hecho de que en Colombia los poderosos y los políticos de las altas esferas de poder en el país parecen estar por encima de la ley, deja al país muy mal parado en el concierto regional, y nos hace ver como una nación donde la corrupción realmente se ha apoderado de nuestras instituciones políticas, y más tristemente aún, de nuestros organismos de control. Es posible que la impunidad termine venciendo en este escándalo en la mayoría de los casos, pero el hecho de condenar a dos poderosos expresidentes es un símbolo, un mensaje claro al mundo de que en algunas naciones de nuestra región no parecen haber intocables. El mensaje que Colombia está mandando al mundo es aún más claro: en el país sí hay intocables, y la justicia solo actúa para aquellos que no tienen el poder, el capital o las influencias para defenderse. Los demás están por encima de la ley.

(Visited 216 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales Tengo un website sobre America Latina www.nuevalatinoamerica.com. Visitalo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Quién ganará la Premier, La Liga, la Champions y el Mundial? En(...)

2

Yo tengo siete bicicletas. La última vez que las conté me di(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. sombras305046

    Buena opinión. Lamentablemente no va a pasar nada, porque la falta de dignidad de los colombianos es tal que no piden justicia para bien de toda la sociedad, sino solamente venganza dirigida contra aquellos a quienes odian, aunque sean inocentes, e impunidad absoluta para aquellos a quienes aprecian, aman o admiran, por delincuentes que sean. Esa es la laxitud moral que han provocado cinco siglos de catolicismo y medio siglo de iglesias de garaje. Y lo peor: están que salen a votar por los mismos que perpetraron estos delitos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar