Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nos hemos acostumbrado en los últimos años a temer y sobrevivir el terrorismo extremista Islámico. Pero usando esto como justificación, se ha revivido una clase diferente de terrorismo. El de la “Extrema” política, de izquierda o derecha, pero extrema. A veces parece peor que el extremismo en el que el terrorismo violento se apoya y justifica, y es así porque la política basada en ideologías extremistas amenaza con destruir el tejido social y político de nuestras democracias. Cada vez más las voces radicales de la extrema derecha o la extrema izquierda cobran mayor fuerza, y con sus propuestas y acciones, ensombrecen el futuro tanto como el terrorismo violento lo ha hecho.

Lo vemos en Europa donde los partidos ultranacionalistas, de extrema derecha, ganan terreno. Lo estamos viviendo en los Estados Unidos donde Donald Trump utiliza un discurso nacionalista y parece alentar el racismo, el resentimiento contra la migración y el aislamiento económico y político. Lo vemos en Latinoamérica con la extrema izquierda y la extrema derecha luchando por el poder. En Colombia el proceso de paz tiene el riesgo de ser destruido por una derecha cada vez más radical, y las antiguas FARC parecen apelar a la extrema izquierda en su discurso político. En Venezuela la extrema izquierda poco a poco convierte la democracia de ese país en una dictadura

Los extremos se han vuelto aún más radicales, más irreconciliables, mas “Extremos”. Le están haciendo más daño a las naciones del mundo que el propio terrorismo. La política se ha vuelto ya en un juego sucio donde se utiliza el miedo como herramienta para radicalizar, y donde el uso de la diferenciación, segregación y aislamiento como soluciones a esos miedos se ha vuelto la norma.  Las diferencias ideológicas dieron paso a irreconciliables argumentos. La idea de consenso, negociación o acuerdo en la nueva política ya no existe. El único objetivo es apelar a los sentimientos, ideas y prejuicios más radicales de cada grupo, sin la posibilidad de ningún acercamiento o concesión

¿Qué ha ocurrido? La democracia a nivel mundial se ve cada vez más debilitada y vulnerable. Es necesario volver a la sanidad. La política no puede convertirse en un nuevo escenario de guerra donde solo enemigos buscan destruirse mutuamente. La frustración popular con la corrupción, la situación económica, la desigualdad, o la violencia, es el caldo de cultivo para hacer ver estas alternativas extremistas como una solución. Nuestras sociedades deben recuperar la claridad para entender que la política del extremismo no es una solución, es un escenario donde el resquebrajamiento de los valores sociales, culturales y democráticas de nuestras naciones ocurriría. La sensatez debe prevalecer y solo es el pueblo el que es capaz de hacer, con su voto, que así sea.

(Visited 838 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales Tengo un website sobre America Latina www.nuevalatinoamerica.com. Visitalo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar