Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Yo puedo planificar un entrenamiento en la mañana, y se me van, pero se me llenan los moteles en la tarde, y se acaban el ron y el aguardiente en Neiva”, dijo Fernando ‘El Pecoso’ Castro, uno de esos trabajadores incansables, de esos héroes menospreciados por muchos que, a punta de sudor, mostró que el fútbol, ese deporte que nos mueve a casi todos, más que pasión, amor, gritos o hijueputazos, es trabajo.

En enero de 2014 estaba en la Plaza de Toros de Manizales tomando fotos. Ahí me encontré con un niño muy particular: Martín. De contextura algo gruesa, se hizo famoso en el 2013 porque, aun siendo recogebolas del Once Caldas, en un partido en la capital caldense, no pudo contener su alegría y celebró un gol rival.

Lo que pocos sabían es que Martín es hijo de Fernando Castro y que, al igual que su papá, lleva al Deportivo Cali en el corazón. Al niño lo insultaron a más no poder: la intolerancia que vive en el fútbol.

Sin embargo, en la Plaza de Toros, le dije que quería conocer al Pecoso, a mi ídolo, a ese hombre que me permitió ver, cuando tenía nueve años de edad, por primera vez a mi equipo campeón. Quería reclamarle también por haber sido un paria, por habernos traicionado dirigiendo a nuestro archienemigo futbolero, el América. Martín, a quien conocí en redes sociales a través de una prima suya periodista y colega, muy amable, subió corriendo por los tendidos del coso taurino y llamó a su papá.

Ahí estaba él, inmaculado, con una boina crema, camisa blanca y poncho. Bajó a la barrera y me extendió la mano. Confieso que me fue difícil contener la emoción. Sí, es un personaje sencillo, que dice las verdades de forma tan directa que muchos lo llaman loco. Y de golpe es un poco loco. Para ser técnico de fútbol debe alguien tener cierto nivel de locura.

Con un fuerte acento paisa, voz carrasposa, pero una sencillez y una humildad únicas, me saludó. Yo, como buen hincha de fútbol, le manifesté que lo admiraba, pero que nunca, nunca en la vida, podría perdonarle haber sido técnico del América y llevarlo a semifinales de la Libertadores. Él, como si la Plaza fuese un confesionario me dijo: “Vea, yo al Cali lo llevo en el corazón…pero esto es una profesión” y sacó de su pecho una cadenita de oro con dos escudos.

Entonces le pregunté por qué no regresaba al equipo. Fue contundente: ese era su sueño, pero nunca lo habían llamado y si lo hacían, le ofrecían salarios tan bajos que no era necesario que él diera una respuesta, una forma grosera de decirle que no lo querían, que lo llamaban para hacer la tarea, nada más.

Por fortuna tenía mi cámara colgada y sin dudarlo le tomé una foto sosteniendo la cadena. La subí a Facebook y me olvidé de ella.

pecos

Esa imagen hoy en día ha dado la vuelta por la web y se ha vuelto icónica. El rostro adusto pero sonriente del Pecoso, por fuera de su escenario natural (un estadio o un entrenamiento), inmortalizó el sentimiento mutuo entre el ídolo y el fanático. Fue una forma de él para expiar sus “culpas” con una hinchada por su pasado con el enemigo, y una forma mía de desahogarme y perdonarlo. Fue la forma de en un segundo capturar el alma de un hombre famoso pero sencillo. Franco.

califb  pedronolaspecosfb

Creo que después de ese día mi admiración por ‘El Pecoso’ es aún mayor. No me importa en qué equipo trabaje, siempre lo admiraré. Sus frases, que hacen reír a propios y extraños, tienen una carga de profundidad única. “Hincha que vaya allá (al estadio a cometer delitos), a la cárcel 10 años. Que vengan y les siembren remolachas, zanahorias, y los hinchas vengan y los vean. Aquí va a estar usted 10 años si no se comporta bien en el estadio”.

Ahora, como DT de moda, con grandes posibilidades de llegar a la final con el Atlético Huila, todos lo exaltan. No se acuerdan que muchos años estuvo sin trabajo, olvidado, todo por decir cosas que a muchos incomodan. Por querer trabajar y por poner el dedo en la llaga.  

(Visited 683 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Andrés Rivera Mejía es periodista de la Universidad Javeriana. Ha trabajado como periodista y fotógrafo taurino además de ser un enfermo por el fútbol.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jaimegalindo0722

    ESPERO QUE EL PECOSO CONTINUE CON ATLETICO HUILA, ASI NO CLASIQUE A LA GRAN FINAL. SI VA AL CALI Y EN PRIMER SEMESTRE NO TIENE LOS RESULTADOS ESPERADOS INMEDIATAMENTE LO ECHAN,COMO HACEN LOS EQUIPOS GRANDES. ES MEJOR QUEDARSE EN UN EQUIPO DE LOS LLAMADOS CHICOS Y EN UNA CIUDAD ACOGEDORA COMO NEIVA. LOS MISMOS REDACTORES Y COMENTARISTAS DEPORTIVOS DE CALI AL NO OBTENER LOS OBJETIVOS TRAZADOS POR ELLOS MISMOS PEDIRAN SU CABEZA

  2. Felicitaciones «Pecoso» usted es uno de los mejores profesionales de estas lides en Colombia, merece sus triunfos y lucha por ellos. Mis respetos. ( le confieso que nunca he sido fanático de los equipos que ha dirigido…pero a «todo señor…toda honor «.)

  3. «eso es clarísimo» solo me queda claro que los aficionados son fanáticos, irracionales y absolutamente ignorantes y desconocedores de la libertad de expreción. Eso explica la violencia y la mil y una estu. pideces que cometen.

  4. hernandocesar0827

    Para verdades el tiempo. Este hombre es un trabajador de verdad. Maltratado injustamente por muchos, sobre todo por ese abominable y desagradable periodista (abogado fracasado) de antonio velez. Don Fernando Castro los que te valoramos, admiramos y reconocemos así no sepas quienes somos, muchos estamos felices de que le tapes la J… a ese «Tarupedo» con todos tus logros. Sigue con la verdad en los labios pues se que no te le arrodillas a nadie como hacen esa manada de esbirros y lacayos que trabajan con el sabiondo y provinciano del tal antonio.
    Nota: Tarupedo es un cruce de tarado con estupido.

  5. Hombre el pecoso tiene toda la razon, ante la bajisima autoestima de las mujeres que ven un marica futbolista que no ha ganado nada y se regalan a estos sinverguenzas obviamente se genera la indisciplina y falta de profesionalismo.

  6. edisonruiz0723

    El fútbol, no es de figuras, es de trabajo y de técnicos que quieran innovar, nos quedamos con lo que dejo Zubeldia, Maturana y los técnicos en Colombia son reacios al cambio, se quedaron estancados, por ahí el señor Osorio, Torres, Pecoso, hacen algo diferente, los dos primeros con mejores nóminas pero juegan a la ofensiva , Pecoso a la táctica, con el corazón y trabajo, no tiene de donde escoger, con mucho respeto por los jugadores del Huila; desafortunadamente el fútbol Colombiano es mediocre, y no le damos la importancia a las divisiones menores. Felicitaciones Pecoso, yo se que vas para el Deportivo Cali.

  7. Soy hincha del 11 Caldas, y cuando el hijo del Pecoso canto el gol del Cali, no le eche la madre pero si pense que ese pelado nunca debio ser recogebolas del 11, eso es clarisimo. Por lo demas, reconozco en el Pecoso a un gran tecnico y muy conocedor de su trabajo, aunque no me gustan sus actitudes tipo Pinto de andar gritando y manoteandole a los jugadores. Ah y una vez que Santafe hizo gol con la mano y lo anularon con el video tampoco me parece correcto como se emberraco con los camarografos y los obstaculizo aduciendo que eso no estaba en el reglamento (la justicia para la porra, si no esta en el reglamento). Ah, y cuando le jalo el cabello al jugador de River para hacerse y hacerlo echar, eso deberia haber dado pie a la inmediata descalificacion del equipo. Esas marrullas deberian ser drasticamente castigadas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar