Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No puedes escaparte de ti misma.
No puedes decidir no verte más. No puedes decidir apagar el ruido de tu cabeza.

Existe un fenómeno en el mundo estudiantil mucho más profundo de lo que parece, ahora tiene un nombre americanizado y se llama bullying pero siempre ha estado ahí presente. El acoso escolar ha tenido una presencia importante en la historia de la educación, en cada salón de cada escuela o colegio del mundo, a lo largo de todos los años, ha habido un miembro de la clase que por alguna extraña razón (más tiene que ver con una deficiencia) se ha dedicado a mofarse de los demás con total descaro, sobreponiéndose a sus propios defectos y falencias. El acosador o matón escolar, digno de ser objeto de profundos estudios psicológicos, se encarga de hacer la vida imposible a sus objetivos o víctimas a través de un constante y fastidioso proceder en el que está remarcando los defectos y debilidades ajenos. Todos lo hemos llegado a experimentar, del uno o del otro lado, sabemos de qué se trata el tema y pues de pronto cuando nos tocó a nosotros no le dimos la inusitada importancia que se le da hoy en día. Lo que pasa es que en la actualidad y desde la barrera, se le reconoce la marcada influencia que este tipo de acciones puede tener sobre la vida de los protagonistas y ha dejado de ser sólo “algo que pasa” a convertirse en un factor muy importante de la formación de la personalidad y el carácter.

Ese mismo interés que se le da a este tipo de acciones, lo que hace es notar que cosas que parecerían muy sencillas terminen por ser verdaderos problemas que llevan a hechos tan desesperados en el caso de las victimas como el caer en las drogas, posibles depresiones e inclusive los intentos de suicidio. Por trece razones se basa en una novela escrita en el 2007 por Jay Asher, un escritor especializado en literatura juvenil y que nos muestra la historia de Hannah, una joven adolescente que se ha suicidado y que ha dejado siete cintas de audio en las que cuenta por qué lo ha hecho, a la vez que culpa a trece personas y acciones diferentes de la decisión que ha tomado. Netflix compró los derechos de la novela de Asher y realizó la serie de trece episodios que ya se encuentra en la plataforma, reafirmando la tendencia actual de las cadenas de montar en digital toda la temporada de sus series. Vale la pena dejar de ver esta apuesta televisiva como una opción para el público juvenil y antes bien, acompañar juiciosamente su mirada para darse cuenta que no es una apología al suicidio como se ha hecho ver sino que al contrario, sirve de análisis profundo acerca de las cosas verdaderamente importantes en la vida estudiantil y en las que el acoso o bullying debería desaparecer de una vez por todas.

@leonardopineda

(Visited 334 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Leonardo Pineda, Estudio Administración de Empresas y trabaja como Terapeuta Físico especializado en Quiropraxis y Técnicas alternativas de masaje. Amante del cine desde siempre, teleadicto compulsivo, columnista de cine del diario local y con buenos lectores virtuales (muchos y de variado talante).

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La cruda realidad

    La realidad no está simplemente allí, debe ser investigada y conquistada." Que la realidad supera la ficción siempre lo(...)

  • Bogotá

    Simplemente Paula

    En una pareja destructiva sólo uno puede sobrevivir El fascinante mundo de la televisión y su cada vez más(...)

  • Bogotá

    Series, tronos y locura

    El juego está amañado, pero no puedes perder si no juegas" En cada época ha habido una serie de(...)

  • Colombia

    El círculo: mira al frente

    Saber es bueno. Saberlo todo es mejor Es preocupante cómo la interconectividad digital se ha tomado nuestras vidas, es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar