Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Representación por: Darío Montoya. 

Si profundiza en la imagen, se dará cuenta que la cantidad de ramas que emergen del pocillo, son todas esas hojas que dejé por escribir.

Así empieza este texto.

Me presento hoy como tabula rasa, con la esperanza de que al fin funcione. Llegar hasta aquí no ha sido sencillo, tuve que valerme de un par de mentiras que finalmente no creí, la principal: esta soy yo.

Todo emerge del vacío, lo leí en algún lado y desde entonces lo busqué. Estaba tan llena de mí, que no tenía espacio para nadie, así que empecé a depurar. Lo primero que debo contarles es que tardé más de una semana en comprender que un cóctel por noche no bastaba; necesitaba tres. El vómito es el principio de la restauración.

Es así como pasé de jueves (día uno), a lunes (día doce) conociendo de manera explícita todo lo que llevaba por dentro y no les tengo las más estéticas noticias. En primer lugar, debo señalar que contrario a lo que creían todos estos años, soy más dulce de lo que aparento, de la nada en uno de esos días escupí el recuerdo más patético de mi adolescencia, que era mi primer beso en el puerto de un río y sí, aquella regurgitación era sumamente babosa, como el beso inexperto. En segundo lugar, soy tan escurridiza como el líquido biliar, lo que justifica mi imposibilidad de establecer relaciones a largo plazo o de inmiscuirme en cualquier otro asunto importante de cualquiera que no sea yo.

Luego de aquél exitoso reencuentro con cada una de las partes que de mí había olvidado (u omitido a voluntad), seguí con la constante fijación de salir por completo de mí, hasta poder reconstruirme. Debo señalar la cantidad de conflictos que por esos días tuve, porque para los demás mis argumentos eran inválidos y atribuían mi nuevo razonamiento a los efectos colaterales del alcohol. Y no, así he sido siempre, sin la participación de sustancias exógenas.

Sin embargo, fue en este ejercicio de desinhibición, como se edificó esta imagen.

Conocí a alguien y no es de ese tipo de “alguien” por el que ya están sonriendo de manera cómplice a través de la pantalla, sino que, por el contrario, es una de esas almas que pocas veces la vida te da la oportunidad de transitar. Darío estaba en medio de la fiesta como observador y justamente fijó su atención en el rostro que en ese momento la demandaba: en el mío. La imagen que usted ve en el encabezado ahora, no es sino la distorsión de esa noche, porque él también estaba ebrio y con su visión aguzada tuvo la percepción de una mujer tomándose un café en la mañana, cuando en realidad, llevaba la camiseta mojada mientras bailaba en el centro.

Preferí no preguntarle por qué me había reformado.

Si profundiza en la imagen, se dará cuenta que la cantidad de ramas que emergen del pocillo, son todas esas hojas que dejé por escribir.

Hojas que enmarañan mi rostro, exigiendo saber quién soy.

Exigiendo un personaje.

Acertadamente lo mencionó Mario Levrero en Diario de un Canalla, “aquí me estoy recuperando, aquí estoy luchando por rescatar pedazos de mí mismo. No me fastidien con el estilo ni la estructura: esto no es una novela, carajo. Me estoy jugando la vida”.

Me estoy escribiendo; Darío ya me retrató.

(Visited 165 times, 4 visits today)
PERFIL
Profile image

¿Describirme? Ok, de escribir.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Tabula rasa

    Representación por: Darío Montoya.  Si profundiza en la imagen, se dará cuenta que la cantidad de ramas que emergen del(...)

  • Opinión

    Pared en marco

    Tela cubriendo el espejo del cuarto. – La noche anterior – 11:00 pm: No logró dormir más de tres horas,(...)

  • Opinión

    Anacronismo

    Llevaba más de ocho horas actuando. Llaves, celular, bolso, el pasaje de ese libro, preciso el pasaje de ese libro:(...)

  • Opinión

    ¡Más sexo, menos política!

    Tenía que gritarlo, se me iba a salir el demonio por la boca y no es hora todavía, me prefiero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por Cristian Torres Rodríguez Poco se sabía de ella y de su(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar