Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Apenas al cruzar la puerta se escucha un arsenal de groserías con acento paisa. El que las dice es el peluquero, un dominicano radicado en España, de unos 30 años, corpulento, de piel morena y tatuada, y a quien confío mi cabeza desde hace varios meses. Corta bien, con esmero y atención en los detalles. Un oficio que –dice- le aprendió a su abuelo en el patio de la casa. El local está lleno. Solo atiende a hombres. Y hay seis esperando turno.

Efecto_Pablo_Escobar_España

Mientras devasta el cabello de algún cliente suele hacer imitaciones de Pablo Escobar para, seguramente, animar el rato. “¿Plata o plomo, hijue***?”, dice con una cadencia que ha aprendido de las producciones de narcos que tanto cautivan a la audiencia española. A todos en el lugar les hace gracia y se ríen. Entonces empieza una conversación en la que intervienen varias voces que opinan sobre la vida del capo (la que ven en la pantalla). Se refieren a Escobar como si fuera un personaje digno de calcar. Envidian sus lujos, sus mujeres, su personalidad y sus fechorías. “¡Qué tío tan cojonudo!”.

De pronto el peluquero recuerda que debe pagar Netflix para terminar de ver la tercera temporada de ‘Narcos’ y el tema queda ahí… Es lo que tienen las conversaciones de hombres, que se salta de un asunto a otro con facilidad.

Pero hay lugares de España en los que la fascinación por los narcos colombianos va más allá de un tema de conversación. En Bilbao, una ciudad norteña y costera, por ejemplo, hay bandas de adolescentes (“¡chavales cojonudos!”) que se hacen notar tanto por los crímenes que comenten como por la forma como se expresan mientras delinquen: las frases del Pablo Escobar de las series son su santo y seña.

“Hablan como delincuentes colombianos porque ven ‘Narcos’ y su referente es Pablo Escobar”, explica un periodista local a un programa de televisión que investiga el brote de violencia juvenil en Bilbao. Justamente esa serie es la más vista de Netflix en España y la tercera a nivel mundial, después de Sherlock y Friends.

Como si no estuviéramos estigmatizados por ser colombianos, la industria del entretenimiento nos recuerda a cachetadas una historia que nos ha costado años tratar de superar.

Termina el corte. No hay reparos. Ocho euros que parecen bien invertidos en un país donde las buenas peluquerías son escasas y las malas son muy caras. Me despido con una mano en alto y un suave “hasta luego”. Al abrir la puerta, como si fuera un mal chiste contado mil veces, el peluquero dice la frase: “¿Plata o plomo, hijue***?”.

Lo último que se escucha son carcajadas. A todos les vuelve a parecer gracioso. Doy la espalda y empiezo a caminar…

En Twitter: @ivagut

(Visited 621 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista. Magister en Comunicación Corporativa.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    No sé decir adiós

    La vida está llena de últimos momentos. Apenas segundos en los que ocurre algo que no volverá a pasar(...)

  • Bogotá

    Las tres primeras veces que me robaron

    Cómo olvidar mis primeras veces: el equipito de fútbol a los seis años, aquel día de escuela a los(...)

  • Colombia

    El fracaso del deporte colombiano

    Bienvenidos al país del fracaso. Acomódense, pues, porque el espectáculo no demora. En Colombia, el show es puntual. Cada(...)

  • Colombia

    Adiós entusiasmo

    Este 5 de julio llega a las salas de cine de Colombia 'Adiós entusiasmo', una película tan particular como(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Frustración, indignación, hastío, rabia, dolor y hasta rencor, pero principalmente impaciencia,(...)

3

Movilizaciones pacificas y los disturbios lamentablemente violentos que se han presentado(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar