Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
ROSARIO_EJERCITO_IVAN_GUTIERREZ

 

 

Primera parte

El rosario tejido con hilo café y de cuyo centro cuelga una cruz de madera me lo regaló mi mamá días antes de alistarme en el Ejército. Lo compramos en el camino que sube a la Iglesia de Monserrate y lo hice bendecir del padre Pedro, uno de los párrocos de mi barrio. Recuerdo que fui a golpearle a la puerta de la casa cural la tarde antes de marcharme. Serían las 4:30 p.m., justo durante la hora de recogimiento de los sacerdotes, y cuando no estaba permitido molestarlos, pero la confianza que teníamos me otorgaba una que otra licencia.

A Pedro lo había conocido dos o tres años atrás, cuando entré al grupo juvenil y al coro de la iglesia. Era de los sacerdotes más sencillos, cercanos y divertidos que había en la parroquia. Por eso me animé a pedirle que lo bendijera. Verlo con mi rosario de hilo café entre las manos mientras le oraba a Dios en voz alta para que me protegiera produjo en mí un nudo de emoción que me atravesó la garganta.

Al día siguiente me incorporé en el Ejército. Pensaba que no me quitaría el rosario durante todo el servicio militar. Cuidarlo sería como cuidarme a mí mismo. Pero desde la primera noche en el batallón supe que la sed de autoridad con la que sueltan a un alférez – pichón de teniente- para que ejerza su primer mando en las compañías de reclutas no se sacia con fe ni simbolismos ni nada que no sea obedecer sin pensar.

-Qué ordena, como ordene y orden cumplida, mi alférez.

La voz para dormir la dio un cabo tercero pasada la medianoche. El alojamiento para 200 desconocidos que en adelante serían soldados se quedó a oscuras. El cansancio o el miedo hacían efecto. Nadie hablaba.

Habría pasado una hora cuando un alférez encendió las luces y, con un grito, ordenó que todos se levantaran.

– ¡De pie la compañía. De pie!

Uno de los reclutas había denunciado el robo de un celular. Nadie dormiría esa noche si no aparecía el mentado teléfono. Ahora eran cuatro alféreces los que recorrían el lugar. Todos bien atalajados, peinados y sin amago de cansancio. Tras formarnos frente a los camarotes y sin rastro del delito nos ordenaron levantar los brazos. Como se hacía antes en los colegios a los niños que se portaban mal. Un castigo tonto que después de 15 o 20 minutos no lo parece tanto.

Sin noticias del celular, el siguiente castigo fue mandarnos a las duchas. Tuvimos que regresar enjabonados y formar de nuevo frente a los camarotes. De ese momento, la imagen que más recuerdo es la de un recluta negro que estaba como a tres camarotes de distancia. La espuma le resbalaba por el cuerpo mientras él temblaba de los pies a la cabeza. Tuve más pena por él que por mí. Estaba recién llegado a Bogotá y aún no se familiarizaba con el frío. En realidad, en esas circunstancias nadie lo estaba.

¿Quién podría tener el celular? Suplicaba mentalmente para que lo devolvieran. Mientras examinaba algunas caras de pánico a mi alrededor, pensaba también en cuántas horas quedaban para que amaneciera y en lo corto que podría ser el descanso. Los alféreces eran los únicos que disfrutaban con la situación.

Fue entonces cuando empezaron las requisas. Sentí un alivio al creer que finalmente se iba a descubrir al ladrón. El teléfono al dueño y nosotros, a dormir, pensé.

Nos hicieron poner todas las pertenencias en el suelo, frente a cada uno. Era como un mercado de las pulgas: ropa sucia, billeteras con documentos y pocos billetes, fotografías familiares, paquetes de papas fritas y chicles, algunos celulares y muchos cigarrillos.

En mi caso, era una billetera de tela con la contraseña para reclamar la cédula, una carta que me había escrito mi novia de entonces, un poco de dinero, y, colgado aún en el cuello, el rosario café…

En Twitter: @ivagut

(Visited 1.289 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista. Magister en Comunicación Corporativa.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    No sé decir adiós

    La vida está llena de últimos momentos. Apenas segundos en los que ocurre algo que no volverá a pasar(...)

  • Bogotá

    Las tres primeras veces que me robaron

    Cómo olvidar mis primeras veces: el equipito de fútbol a los seis años, aquel día de escuela a los(...)

  • Colombia

    El fracaso del deporte colombiano

    Bienvenidos al país del fracaso. Acomódense, pues, porque el espectáculo no demora. En Colombia, el show es puntual. Cada(...)

  • Colombia

    Adiós entusiasmo

    Este 5 de julio llega a las salas de cine de Colombia 'Adiós entusiasmo', una película tan particular como(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Hace poco Angelina Jolie, la actriz mundialmente reconocida y representante de(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar