Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
La torre 6 del edificio Space yace derruida a la derecha.

Imagen del edificio Space. FOTO: Wilson Madrid Flycam-rc

El martes 8 de marzo de 1.994, una buseta afiliada a la empresa Conalmicros se incendió en la calle 67 con carrera 9 en Bogotá, por una peligrosa manipulación de su conductor, al intentar encenderla nuevamente echando gasolina directamente sobre el carburador. El trágico episodio dejó 13 muertos.

Cuando las autoridades competentes investigaron a la empresa, ¡Oh sorpresa!, la buseta no contaba con sus papeles en regla, entre otras irregularidades. En ese mismo caso, de otros tantos, el Gobierno Distrital y Nacional anunciaron la famosa frase: ¡Vamos a tomar medidas! para evitar que estos accidentes ocurrieran nuevamente.

Se exigió que todas las busetas de servicio público contaran con puerta trasera, porque una de las causas que generó tan terrible cantidad de muertes fue que la buseta no contaba con esta puerta. Y la medida, al parecer, funcionó por unos meses. Hoy, casi 20 años después, aún vemos algunas de estas busetas circulando con una sola puerta, incumpliendo la ley y arriesgándose a que ocurra nuevamente otro desastre.

Ahora el escenario es diferente: Medellín. Se derrumbó una torre de apartamentos del edificio Space. Otra torre tendrá que ser demolida por fallas en su construcción. Y parece ser que las demás también corren peligro. Son cinco torres además de la derruida.

Aparece, nuevamente, el Gobierno Nacional, en cabeza de su presidente,  ministros y gremios como Camacol, entre otros, con la misma trillada frase ¡Vamos a tomar medidas para que esto no se repita! Entonces nos preguntamos ¿Por qué no se tomaron medidas antes? ¿Tiene que haber muertos para reaccionar? ¿Qué pasó aquí? ¿Por qué se lavan las manos? – serían los perfectos protagonistas de comerciales de jabones lavamanos- porque en estos casos son los primeros en salir ante los medios a lavárselas. “Vamos a abrir una investigación”, declaran.  Le preguntan a la presidenta de Camacol y dice: “Es un hecho aislado”. Claro, apenas son dos muertos y nueve desaparecidos. Pequeneces.

Muy en el fondo nos damos una triste idea de qué pudo haber pasado, en especial por el país en el que vivimos. País de: Yo no fui.

Las investigaciones comienzan a mostrar las primeras irregularidades en la construcción del edificio. ¡Qué raro! Se habla sobre la incompetencia profesional del curador a cargo, fallas en la estructura principal del edificio, baja calidad en los materiales, o que el edificio fue aprobado sin el visto bueno de las autoridades pertinentes. Aun así, la constructora entregó apartamentos y sus felices propietarios estrenaron y amoblaron.

La estructura principal del edificio estaría tan débil como la regulación de los organismos de control. La presión del poderoso sector privado constructor hizo que la frágil regulación también se derrumbara, y se otorgaran las licencias y demás permisos para que lo construyeran. Todos confiados en los grandes empresarios de la construcción.

Muchos colombianos tienen la equivocada percepción de que como los proyectos están en manos de ‘prestigiosos’ empresarios, no hay por qué dudar. A ellos el profesionalismo, la calidad, la ética y la transparencia les brota por sus venas.  ¿Les recuerdo los casos de Riopaila, InterBolsa, Drummond, Indupalma, Grupo Nule, Mónica Semillas? ¿Sigo? ¡No qué pena con los ilustres ‘doptores’!

Comienza el juego de pasarse la pelota. Que la Alcaldía, que la Curaduría, que la constructora. Entre todos se la lanzan para ver quién fue. Nunca saldrá alguien a decir: “Fuimos nosotros. Aceptamos el grave error, y asumiremos todas las consecuencias civiles y penales a que haya lugar”.

Asimismo, no veremos un Estado exigente con los constructores, pues ellos también financian campañas y ponen votos. Hasta presidentes ponen. Pero vaya usted y quiera sacar un título minero siendo un minero artesanal u otro tipo de pequeño negocio. La cantidad de burocracia es monumental. Salvo, claro está, que usted sea amigo del alcalde, del ministro, del presidente.

Soy partidario de que la naturaleza y el desarrollo sí pueden convivir. Pero el desarrollo en manos de políticos y empresarios oportunistas y ‘abejorros’ tendrá muchos derrumbes y muchas tragedias.

¿Cómo viven esos empresarios que hacen dinero sin importar que otra gente sufra tragedias o simplemente se muera? ¿Si pueden dormir?

La muerte, pacientemente, esperará la próxima tragedia.

 ¡QUÉ LEJOS ESTAMOS!

 

 

Sobre el autor de este blog:
LuisÉ Quintero
En Twitter @donluiseduardo 
En Facebook http://www.facebook.com/donluiseduardoquintero

Otras entradas de este autor

Un pobre concejal incomprendido

¡¡¡Nos robaron la corona del país más feliz!!!

La cultura de la trampa en el país de las abejas 

(La entrada de blog más leída en la historia de eltiempo.com (Más de 350.000 visitas)

El asesino del Audi que no quiso serlo

El valor de un muerto

Dime qué cargo tienes y te diré qué tan inmune eres

La justicia colombiana, un peligro para la sociedad

Los últimos 1.127 gritos de la moda

(Visited 568 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Algunas encuestan dicen que somos el país más feliz, con dos océanos y las mujeres más lindas. Llenos de recursos naturales. Miles de especies en flora y fauna. La gente más linda, amable, trabajadora y frentera. Tenemos todo el potencial para ser un país avanzado. Para estar más cerca de ser una sociedad incluyente, igualitaria, desarrollada y sobre todo en paz. Entonces ¿por qué estamos tan lejos de serlo? En este blog encontrará parte de la respuesta. No apto para chovinistas, personas con enfermedades cardiacas o quienes todavía viven en una burbuja azul. Si lo lee y desea insultarme, hágalo con buena ortografía, por favor. Estoy en Twitter @donluiseduardo Y en Facebook facebook.com/donluiseduardoquintero

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

El talento de Cristina Umaña además de innegable es extraordinario. Le(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar