Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Protesta contra Andrés Jaramillo y sus declaraciones, en las instalaciones de su restaurante en la zona Rosa de Bogotá. Foto: @donluiseduardo

Me pregunto si habrá país más polarizado que Colombia. En todo tema coyuntural salen odios y amores. Defensores y detractores. Argumentos y groserías. Hoy, el caso es Andrés Jaramillo, dueño de Andrés Carne de Res, por sus infortunadas declaraciones sobre la presunta violación de una mujer en el parqueadero de su reconocido restaurante.

Personalmente me parecieron graves algunas de sus declaraciones. Otras, contradictorias. Aunque inicialmente pensé que había dado la entrevista con la “mente caliente”, me enteré de que el hecho había ocurrido más de una semana antes, y él, por ser el propietario, ya había tenido acceso a todo el material testimonial. Pudo preparar mejor o delegar una respuesta o un comunicado oficial cauto y diferente. Se extralimitó en sus palabras. Fueron ofensivas.

Y digo ofensivas porque hay temas en este país que son bastante sensibles, en los que no se debería de hacer un mal comentario, especialmente frente a un micrófono. Hay que tener tacto. Ya profesores de posgrados en Comunicación y Relaciones Públicas alistan sus presentaciones en Power Point sobre el caso: Crisis de comunicación en Andrés Carne de Res, lo que no se debe hacer frente a los medios.

Temas como las agresiones sexuales a las mujeres son tan delicados como otros graves delitos que ocurren. Nadie puede saber o sentir cómo es un delito sexual más que la propia víctima. Por eso, las insinuaciones sobre este tipo de acciones pueden ser muy peligrosas. Generan aún más dolor.

Pero estamos tan sedados ante la realidad,  que una presunta violación, un asesinato, un deslazamiento, un magistrado corrupto o un presidente que reparte ‘mermelada’, ya son historias cotidianas que las asumimos como realidades del país feliz. Es tomar agua. No nos sabe a nada. Nos acostumbramos. Los hechos de violencia son tan normales que nada nos escandaliza. Nada nos asombra.

Entiendo a quienes se sintieron atacados u ofendidos con sus declaraciones. Pero así como el señor Andrés Jaramillo la embarró, también ofreció disculpas. Creo que aprendió la lección. Y este país necesita aprender a perdonar y seguir. Construir sin repetir. Crecer. Y lo más importante: Respetar.

La polémica dejó nuevamente en el aire el preocupante tema de la violencia verbal y física contra la mujer. Regresan los debates, las víctimas, la sociedad el “miedo a denunciar”, la indiferencia, pero la más tenebrosa: la impunidad.

Creo que toda mujer es libre en sus decisiones y tiene derecho a vestirse como quiera, a escuchar la música que quiera, a salir de rumba y emborracharse; a vivir su sexualidad como ella desee. Punto. Nadie está en el derecho de juzgarla por eso, discriminarla o agredirla. Nadie. Es preocupante escuchar frases como “Eso le pasó por culipronta”, “Quién le manda usar ‘putidisfraces’ en fiestas o vestirse como zorra”; “Los valores se enseñan en casa y de malas ella por emborracharse y abrir las piernas”. Vamos mal.

No me sorprende que estas declaraciones vengan de muchos hombres, algunos de ellos en el poder político, que siguen haciendo declaraciones temerarias, y ahí siguen. Les pulula su machismo por las venas. Retrocedemos. ¿Pero que vengan de algunas mujeres? Desalentador.

Y si la culpa fuera de ellas, como erróneamente se les acusa, ¿entonces qué hacemos con las niñas que lamentablemente crecen en hogares disfuncionales con violencia intrafamiliar u otro tipo de conflictos sociales? ¿Las lanzamos a la hoguera por zungas? ¿Y las niñas y adolescentes que resultan embarazadas (Ha habido casos de niñas de 10 años)? ¿Muchas pendejas? ¿Nadie las obligó a abrir las patas? ¡No seamos tan insensibles! País con complejo de ‘Memiyo’: Me, mí, yo. Primero yo, segundo yo y tercero yo. De malas los demás.

Personalmente no me gustan las mujeres que se exceden en tomar licor, pero de ahí a condenarlas por eso o justificar agresiones verbales, físicas y/o sexuales por esa conducta hay una línea que nunca se debe traspasar. Aunque ha habido avances, aún estamos lejos de que el Estado ofrezca una protección real a las mujeres. Protección de sus derechos, de sus ideas y de sus libertades.

Retomando la entrevista con el señor Andrés Jaramillo destaco dos comentarios que hizo. Primero, dijo que en ningún país se puede controlar la venta de licor: “¿Usted ha visto en algún lugar del mundo que le controlen el licor a cada persona que está tomando? Yo no puedo controlarles el licor a 2500 muchachos…”, comentaba. Falso. Ya hay países que lo hacen, o que toman medidas para contrarrestar estos problemas. Hay algunos, como Australia, donde la venta de licor en establecimientos de rumba está regulada. Cuando el mesero o barman ve que el cliente ya está tomado, simplemente no se le vende más licor. Si el cliente insiste o se pone agresivo, es requerido por la policía quien tiene la autonomía de expulsarlo del bar e imponerle una multa. Y si el bar le sigue vendiendo la multa es para el establecimiento. Aquí estamos lejos de eso, pues el poder de la industria licorera es bastante fuerte y, además, ¿quién quiere dejar de vender licor cuando tiene un margen de ganancia tan alto? Cabe anotar también que para trabajar con licor en ese país, como mesero o ‘bartender’ se debe hacer el curso de RSA (Responsible Service of Alcohol). Sí se puede, Andrés.

Por otra parte, Andrés afirma que las noticias en este país se clasifican según el estrato: “Ustedes (los medios) tienen la costumbre de darle estrato social a las noticias”, dice el empresario. Tiene mucha razón. Lo irónico es que critica algo que él hace. Andrés Carne de Res tiene unos espacios (Comedores)  también clasificados socialmente y allí son ubicadas las personas según un escaneo social, político, económico y hasta de farándula que hacen los encargados de la entrada del restaurante a quienes deseen ingresar. Ellos deciden quién va y para dónde. Muy poco al azar. Aunque hay que aclarar que es un sitio privado. Así que de puertas para dentro, Andrés Jaramillo puede decidir lo que guste. Está en todo su derecho.

Este país enfrenta un conflicto interno hace más de 50 años. Y aunque se ven esperanzas de paz, esta se demorará en llegar si no entendemos que todos somos iguales y que todos, TODOS, tenemos los mismos derechos.

Por las mujeres sufrimos, sonreímos; son parte fundamental en una sociedad; en la vida misma. Sí, de vez en cuando algunas nos decepcionan o nos sacan la piedra. Nos dejan de querer. A otras no les gustamos. Muchas tienen pensamientos diferentes, ideas de vida que no cuadran con las de nosotros. Posiblemente con algunas no compaginemos, pero siempre se deberán respetar. Nunca se justificará la violencia contra ellas. Nunca.

¡Qué lejos estamos!

Sobre el autor de este blog:
LuisÉ Quintero
En Twitter @donluiseduardo 
En Facebook http://www.facebook.com/donluiseduardoquintero

Otras entradas de este autor

Justin Bieber, ¡Píntameeeeeee la carita!
Un presidente indignado… pero poquito
La regulación colombiana vive en el ‘Space’
Un pobre concejal incomprendido
¡¡¡Nos robaron la corona del país más feliz!!!
La cultura de la trampa en el país de las abejas
(La entrada de blog más leída en la historia de eltiempo.com (Más de 350.000 visitas)
El asesino del Audi que no quiso serlo
El valor de un muerto
Dime qué cargo tienes y te diré qué tan inmune eres
La justicia colombiana, un peligro para la sociedad
Los últimos 1.127 gritos de la moda

(Visited 1.060 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Algunas encuestan dicen que somos el país más feliz, con dos océanos y las mujeres más lindas. Llenos de recursos naturales. Miles de especies en flora y fauna. La gente más linda, amable, trabajadora y frentera. Tenemos todo el potencial para ser un país avanzado. Para estar más cerca de ser una sociedad incluyente, igualitaria, desarrollada y sobre todo en paz. Entonces ¿por qué estamos tan lejos de serlo? En este blog encontrará parte de la respuesta. No apto para chovinistas, personas con enfermedades cardiacas o quienes todavía viven en una burbuja azul. Si lo lee y desea insultarme, hágalo con buena ortografía, por favor. Estoy en Twitter @donluiseduardo Y en Facebook facebook.com/donluiseduardoquintero

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

A través de los medios de comunicación, a diario tenemos noticia(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar